THINKING ON DEVELOPMENT:
ENFOQUES TEÓRICOS Y PARADIGMAS DEL DESARROLLO

THINKING ON DEVELOPMENT: ENFOQUES TEÓRICOS Y PARADIGMAS DEL DESARROLLO

Francisco José Calderón Vázquez

Volver al índice

 

 

 

 

CAPITULO I . EL DESARROLLO COMO PROBLEMA COMPLEJO

1.- Aproximación a la idea del desarrollo: cambios y procesos

Una perspectiva etimológica del termino “desarrollo” (Diccionario de la Real Academia de la Lengua, DRAE, 2002) considera al “desarrollo” como “acción y efecto de desarrollar o desarrollarse” y por “desarrollar” en su primera y principal acepción “extender lo que está arrollado, deshacer un rollo”; una segunda acepción lo define como “Acrecentar, dar incremento a una cosa del orden físico, intelectual o moral”. Una ulterior acepción lo concibe como “Progresar, crecer económica, social, cultural o políticamente las comunidades humanas”. (Hidalgo Tuñón, 2000)

En cualquiera de las formulaciones anteriores, parece apreciarse con cierta nitidez que la esencia, el “alma” del desarrollo está en el desplegarse, se trata del despliegue de lo que antes estaba plegado. La imagen del desarrollo podría sintetizarse en la vela que se despliega henchida por el viento. En otros términos, el desarrollo significa necesariamente mutación, modificación o cambio de un estado o circunstancia precedente, modificación que necesariamente se produce en el tiempo y que por tanto tiene un carácter sucesivo o procesual.

La idea del cambio y la variación, implican una referencia dual, tanto cuantitativa como cualitativa, por cuanto que el aspecto cuantitativo afirma la expansión, el aumento o el incremento de algo precedente, es decir se refiere al crecimiento del mismo. Mientras que el aspecto cualitativo se orienta a subrayar una diferencia en el carácter, en la calidad de ese estado precedente. Por tanto, en una primera instancia el desarrollo se presenta como un proceso de cambio en cuya matriz coexisten aspectos cuantitativos y cualitativos.

Si trasladamos la idea del cambio al plano humano y social, el cambio implica o conlleva necesariamente el conflicto, por cuanto que cualquier sociedad o comunidad que necesariamente debe adaptarse a tiempos y circunstancias cambiantes renovándose, vive y afronta los procesos de cambio a través de tensiones, enfrentamientos, desafíos y toda una amplia tipologia de antagonismos, que pueden ser abordados desde una óptica cruenta de hostilidad, o bien desde una perspectiva incruenta de cooperación y de resolución pacifica de conflictos.

A su vez, el conflicto es fuente y origen de cambios, puesto que del mismo se derivaran toda una serie de resultas y efectos que, de una u otra manera, provocaran el cambio del estado precedente al conflicto.

Si el desarrollo consiste en un proceso de cambio, no debería aparecer definido como una suerte de estado de armonía o de equilibrio como si fuera una especie de “Tierra Prometida”, una Arcadia feliz, sino que debería ser entendido como tal dinámica, es decir como un proceso de cambios constantes, donde la dimensiona cualitativa es cada vez mas predominante.

A medida que avanza y se consolida el proceso, los aspectos inmateriales e intangibles son paulatinamente mas y mas importantes, con particular referencia al capital social y a los componentes organizacionales del proceso, que son aquellos que posibilitan que el desarrollo presente una textura de entramado, de tejido vivo, de una red de nodos que interactúan y se interrelacionan, dicho actuar hace que la malla de la red se densifique y se haga cada vez mas tupida. Esta configuración facilita que la red se retroalimente y se mantenga en el tiempo, adaptándose en la medida de sus posibilidades a las circunstancias cambiantes.