THINKING ON DEVELOPMENT:
ENFOQUES TEÓRICOS Y PARADIGMAS DEL DESARROLLO

THINKING ON DEVELOPMENT: ENFOQUES TEÓRICOS Y PARADIGMAS DEL DESARROLLO

Francisco José Calderón Vázquez

Volver al índice

 

 

 

 

CAPITULO VII. ENFOQUES LIBERALES Y GLOBALIZADORES

13.1- Deuda Externa y Ajuste Estructural

A partir de la suspensión de pagos de Méjico en 1982, estalla la denominada “crisis de la deuda”, iniciándose un periodo oscuro para muchos de los países del Tercer Mundo que deberán afrontar un escenario internacional preñado de dificultades puesto que tendrán que hacer frente simultáneamente a una yuxtaposición de circunstancias negativas: estancamiento de los flujos de la AOD, fuerte aumento de los pagos en concepto de intereses de sus empréstitos internacionales combinada con una acentuada disminución de los flujos de IDE hacia los países del Tercer Mundo, que entraran en una etapa de “cuarentena” financiera al ser considerados peyorativamente en los círculos financieros internacionales como destinos poco o nada solventes.

La conjunción del estrangulamiento externo con la crisis económica interna trajo consigo enormes dificultades económicas a lo largo de los ochenta para los PVD. Crisis estructurales que desembocaron en los denominados Programas de Estabilización y de Ajuste, impuestos por el Fondo Monetario Internacional para tratar de sanear economías desequilibradas y, posiblemente la razón decisiva, afrontar el pago de la deuda externa.

El problema radicó en que el “ajuste” supuso la reducción drástica del gasto público, lo que en muchos de los PVD supuso un agravamiento de las crisis internas, por cuanto que agudizó aún más la contracción de la demanda en términos económicos. En términos sociales, trajo consigo un deterioro exponencial, sin precedentes, de las condiciones de vida de la gran mayoría de la población de dichos países que se vieron abocadas a un dramático quebranto de su cotidianeidad.

Todavía en la actualidad pueden percibirse los dramáticos efectos de los ajustes macroeconómicos en muchos países latinoamericanos, africanos y asiáticos. Si bien a finales de los 80 comienzos de los 90 el deterioro de la situación se hizo tan evidente, en términos de expansión de la pobreza, intensificación de la desnutrición e incremento de la mortalidad infantil, que determinadas agencias multilaterales reivindicaron el denominado ajuste con rostro humano (UNICEF, 1987) ante la regresión constatada.