MIGRACIÓN, PERCEPCIÓN CULTURAL DEL TRABAJADOR PERIFÉRICO EN EL CENTRO 
(CONSTITUCIÓN SIMBÓLICA EN CONTEXTOS ESTRUCTURADOS)

MIGRACIÓN, PERCEPCIÓN CULTURAL DEL TRABAJADOR PERIFÉRICO EN EL CENTRO (CONSTITUCIÓN SIMBÓLICA EN CONTEXTOS ESTRUCTURADOS)

Ricardo Contreras Soto

Volver al índice

 

 

 

 

11.1.1 Estructuras, mecanismos, entramados, instancias y juegos del centro

La relación con los centros es compleja, porque su relación, influencia y adscripción de las periferias se da en entramados y mallas de relaciones de poder dentro de los escenarios económicos, políticos y culturales.

Por un lado se encuentran los "Organismos Multinacionales" que son instituciones, estructuras y mecanismos internacionales que ejercen un grado alto de fuerza e intervención en las políticas de las naciones periféricas (sobre todo las endeudadas). Que se constituyeron históricamente después de la segunda guerra mundial y en la llamada guerra fría, con determinados fines doble intencionados: establecer un nuevo orden mundial. Estas instituciones son principalmente Banco Mundial, Fondo Monetario Internacional, Banco Interamericano de Desarrollo, etcétera. Que están articuladas a los centros o naciones poderosas del Grupo de los 7. Sobre un recuento histórico del capitalismo ver a Samin (2001:48), quien plantea sintéticamente la fase actual del capitalismo, que nombra como: "neoliberalismo mundializado" basado más en la gestión de la crisis y no en modelos nuevos de expansión, cuyos dogmas son la privatización, apertura, cambios flexibles, reducción de los gastos públicos, no regulación de los mercados, que son los principios y recomendaciones son promovidos por estos organismos.

Quien detalla los mecanismos y las estructuras de dominio es Baker y Mander (1999), exponen que el proceso de globalización se basa principalmente como corazón ideológico en: tratados libres, desregulaciones y privatizaciones en las periferias, los objetivos son las eliminaciones de las regulaciones nacionales, las eliminaciones de leyes y tarifas que impiden inversiones de los corporativos, tener mayor ingerencia en el movimiento de capitales y mercancías por parte de los centros.

Para reconfigurar mercados en un nuevo orden mundial. Estos propósitos tienen obstáculos en los países, en las regiones y en las comunidades, se enfrentan a los derechos sociales constituidos históricamente en los derechos laborales, en los derechos humanos, en los derechos de los consumidores, en las protecciones ambientales, en las culturas locales, valores, usos y costumbres, en la democracia, en la justicia y equidad, en la estructura y dinámica social.

Las acciones de esta nueva economía ha tenido repercusiones desfavorables (sobre todo para los agentes de las periferias) en el medio ambiente, en la agricultura, los alimentos y en la salud pública, en la cultura, en los derechos de propiedad intelectual, en las inversiones y en las inversiones y financiamientos.

La exodirección de los países periféricos llevados en las “políticas de ajuste” diseñadas, “sugeridas” u obligadas por los Organismos Multinacionales, por ejemplo en las asignaciones que le dan a cada país para realizar determinadas acciones, denominada (CAS) Country Assistance Strategy (ver a Saxe-Fernández y Delgado 2004), para llevar el ordenamiento directo de la política económica, social, y cultural de cada una de las periferias.

Existen otras instituciones laterales que participan en ese supuesto orden, como es la OCDE que en el caso de México donde "sus sugerencias" han influido en los mecanismos, instrumentos y acciones de la política económica, en la educación y en la "gobernabilidad".

El país centro de influencia principal que en nuestro caso es Estados Unidos, que a través de su Estado interviene directamente como actor de gran peso (fuerza) en el escenario mundial. Saxe - Fernández (2002) hace un recuento minucioso histórico de los "Tratados" de México con Estados Unidos, exponiendo las posiciones favorables y ventajistas del centro: Estados Unidos en estos acuerdos, la lucha por las posiciones geoestratégicas, la apropiación de recursos, las cláusulas de intervención, los anexionismos como eufemismos de despojo, etcétera, hasta llegar al NAFTA o TLC (Tratado de Libre Comercio) y al Plan Puebla Panamá.}

Las Corporaciones Multinacionales (CMN) que son empresas trasnacionales que participan y tienen intereses específicos de los centros. Con respecto a las repercusiones de la producción estratégica y la hegemonía mundial, en el sistema Ceceña y Peña en Ceceña y Barreda (1995:359) explican este proceso migración de la fuerza de trabajo en el sistema mundial:

"El desarrollo de las fuerzas productivas materiales, generado en la búsqueda del plusvalor extraordinario, provoca simultáneamente efectos contrarios de concentración – desposesión sobre los cuales se asienta su poder...La gran concentración del capital que supone estos procesos de la medida, por oposición, de la escala de desposesión a que es sometida la población del mundo. Asimismo, y como manifestación de dicho proceso, la internacionalización y movilidad del capital se corresponde con la extensión del espacio de definición del ejercito proletario y, por lo tanto del ejercito industrial de reserva... el mercado de trabajo se extiende y profundiza aumentando el peso relativo y absoluto del ejercito industrial de reserva y, adicionalmente, incrementa la gama de diferencias entre sus miembros, lo que agudiza su atomización interna y fortalece la posición del capital.”

Este conjunto de organismos, procesos, instituciones y corporaciones en el juego de fuerzas, tanto de sus inercias como sus tendencias y resultantes son los actores principales del "gobierno invisible" que ejerce el centro en las periferias.

Existen contradicciones fundamentales en la economía mundo, una de ellas es el supuesto libre flujo de capitales, mercancías, tecnologías e información ante el impedimento de la mano de obra (mercancía) para que fluya libremente. El mismo Samin (2001:49) señala más adelante sobre la mundialización preconizada:

“sigue truncada, y hasta lo está de más en más en prejuicio del mercado laboral por las restricciones reforzadas a los flujos de migraciones; el discurso sobre las virtudes de la competencia ocultan mal las prácticas de defensa sistemática de los monopolios (como vemos desarrollarse en el seno de la nueva Organización Mundial del Comercio OMC),..".

Una de las tendencias que se impone, es aislar a los centros de los problemas sociales globales, aún más con los discursos antiterroristas: reforzando sus fronteras, las vigilancias, las tecnologías para esos fines, su nacionalismo (ver por ejemplo la postura de Huntington 2004), sus discursos de supremacía, etcétera. Les molesta los costos sociales de la migración internacional, no la transferencia de capitales. La situación de las grandes masas desposeídas - excluidas no es causa, es efecto. Los representantes de esta tendencia no quieren una responsabilidad compartida "global". Los centros como mundos felices apartados.