ESPACIOS REGIONALES FRONTERIZOS
Teoría, política y práctica del desarrollo y la integración fronteriza

ESPACIOS REGIONALES FRONTERIZOS TEORÍA, POLÍTICA Y PRÁCTICA DEL DESARROLLO Y LA INTEGRACIÓN FRONTERIZA

Nilo Meza Monge

Volver al índice

 

 

 

 

1.2. ¿Qué es, entonces, la Región?

Al respecto, en el mundo intelectual y político, es un lugar común la percepción de dos corrientes fundamentales:

1.2.1. Las concepciones convencionales

a. En esta corriente, predominan aquellas concepciones que entendían a la región en tres formas: primera; la Región Homogénea, cuya unidad territorial estaba definida por un factor único de diferenciación, especialmente de orden geográfico; segunda, la Región Polarizada, cuya unidad territorial estaría definida a partir de la interdependencia funcional y de la densidad de flujos entre sus elementos, es decir la clásica interacción de centro-periferia; y, tercera, es la Región Plan o la Región Programa, cuya unidad territorial está definida a partir del establecimiento de objetivos y criterios específicos que, generalmente, va asociada a la búsqueda de eficiencia y coherencia administrativa en las áreas definidas como tales.

Esta tipología regional, exhibe características comunes: uno, responden a secciones territoriales diferenciadas en virtud de algún elemento o condición que se cumple en su interior, dándoles cierto grado de “homogeneidad” que las distingue de otras áreas del continuo geográfico; y, dos, son nociones de alto grado de abstracción, pues no consideran las condiciones históricas y sociales que contextúan su formación.

b. En esta misma línea de pensamiento están quienes postulan una región ideal basada en la comprensión de las leyes y mecanismos que regían el orden territorial de los fenómenos económicos, con distribución uniforme de recursos, hacia la cual deberían orientarse todas las configuraciones territoriales.

De esta manera surge la noción de “región económica” en oposición a las regiones culturales, geográficas y políticas, definiéndose a partir de la forma como se distribuyen las actividades productivas sobre el territorio y de la forma como se dan los procesos económicos teniendo en cuenta los efectos de la distancia. La Región será, entonces, una unidad económica autosuficiente integrada por la agregación de mercados menores correspondientes a los distintos bienes que se producen en su interior, alrededor de un centro mayor encargado de ordenar el conjunto.

c. Finalmente, están también las Teorías del Crecimiento Regional de inspiración neoclásica, la misma que sostiene que la superficie terrestre está diferenciada por la dotación de recursos naturales, dando lugar a la división territorial del trabajo y, consiguientemente, a su especialización.

A diferencia de la percepción anterior (autosuficiente), señalan que esta característica (especialización) las hace dependientes de otras regiones, y que sus posibilidades de crecimiento estarían en función de su capacidad de exportar, desarrollando complementariamente la producción doméstica en base a las economías externas que generarían la actividad productiva destinada a los mercados externos. El elemento unificador y cohesionador de este tipo de región, más allá y por encima de las regularidades geográficas, es su desarrollo alrededor de una base económica común.