ESPACIOS REGIONALES FRONTERIZOS
Teoría, política y práctica del desarrollo y la integración fronteriza

ESPACIOS REGIONALES FRONTERIZOS TEORÍA, POLÍTICA Y PRÁCTICA DEL DESARROLLO Y LA INTEGRACIÓN FRONTERIZA

Nilo Meza Monge

Volver al índice

 

 

 

 

1.2.2. Las concepciones contemporáneas

a. La región espacial o espacio regional, son nociones similares en las que Coraggio (obras citadas) y Efraín González coinciden. Se trata de entender, en primer lugar, lo que es el ámbito de una relación social como un segmento de territorio, en el que se localizan ciertos agentes y medios dialécticamente relacionados entre ellos. De esta forma se avanza a definir la región a partir del dominio particular de una relación de acoplamiento.

Esta noción hace referencia a espacios configurados por procesos y relaciones sociales, así como elementos y procesos naturales, los cuales, al estar articulados bajo formas dialécticas, conforman lo que se denomina un complejo socio-natural. En otras palabras, es la relación sistémica que reclama el actual enfoque territorial.

El tamaño de la región concebida como un todo orgánico, así como su forma y localización, responderán a las características de los procesos sociales históricamente determinados, que dan lugar a un tipo de configuración territorial cuya lógica puede entenderse a partir de un proceso social concreto que acusa regularidad y recurrencia en la dinámica reproductora de recursos como son la fuerza de trabajo y el propio capital en sus diferentes formas.

b. En la misma línea, otros autores señalan que cada sociedad organiza su espacio y le imprime una forma específica de configuración, en la que el concepto de formación social juega un papel importante para la interpretación y análisis de lo regional.

Esta forma de concebir la región (como formación social específica al interior de la formación social nacional) permitirá entender cuestiones fundamentales que tienen que ver con el grado de desarrollo de las fuerzas productivas y las relaciones de producción, formas de acumulación, grado de concentración económica y los modelos de distribución de ingresos, modo de producción dominante, los modos subordinados, las formas de coexistencia de los mismos, la estructura política y de poder, etc. El grado de autonomía de las regiones tiene que ver con la forma cómo se articule a los centros de decisión nacional en el terreno económico y en el político – jurídico – administrativo.

c. Existe, finalmente, la visión histórica de la formación de las regiones y, por consiguiente, de su concepto. Se postula que las regiones son fruto de procesos históricos en lo económico, social y político que sucedieron en el país.

Haciendo un esfuerzo de síntesis de las concepciones contemporáneas, podría decirse que el concepto de región hace referencia a secciones de un territorio sobre el cual se establece un grupo humano que es parte de una formación más amplia, con cierto grado de autonomía que le permitiría, a su vez, constituirse en una formación social distinta. Su extensión, forma y posición relativa, no se explicarán por leyes físicas, sino por las que gobiernan esos fenómenos sociales de acuerdo al modo de producción dominante.