ESPACIOS REGIONALES FRONTERIZOS
Teoría, política y práctica del desarrollo y la integración fronteriza

ESPACIOS REGIONALES FRONTERIZOS TEORÍA, POLÍTICA Y PRÁCTICA DEL DESARROLLO Y LA INTEGRACIÓN FRONTERIZA

Nilo Meza Monge

Volver al índice

 

 

 

 

3.5. Las Fronteras y la Comunidad Andina.

En la Comunidad Andina , la preocupación por las fronteras estuvo presente desde que se firmó el Tratado Constitutivo del GRAN en 1969. Luego, en 1988, se precisaría aún más los alcances fronterizos en su Protocolo Modificatorio.

Pero es a partir de 1987, con el estudio peruano-boliviano de la Cuenca del Lago Titicaca y, en 1989, con la formación de la primera Comisión Binacional de Asuntos Fronterizos entre Colombia y Venezuela, que se viene dando atención sistemática a los asuntos fronterizos, fundamentalmente al nivel bilateral.

Sin embargo, el tratamiento específico de las posibilidades de desarrollo e integración de las fronteras de los países miembros, fue plasmado en la Decisión 459 por el Consejo Andino de Ministros con el nombre de Política Comunitaria de Integración y Desarrollo Fronterizo que, en el marco de su objetivo fundamental de elevar la calidad de vida de las poblaciones y el desarrollo de sus instituciones de los ámbitos fronterizos, establecía los siguientes objetivos específicos:

• Facilitar la libre circulación de personas, bienes, capitales y servicios, a través de los pasos de frontera, mediante el trabajo comunitario en materias de: la infraestructura física, las aduanas, las migraciones, y la armonización de las normativas y legislaciones de los Países Miembros.

• Impulsar el desarrollo económico de las Zonas de Integración Fronteriza (ZIF) , considerando las particularidades de cada ZIF en las estrategias que aseguren la generación de empleo, mejoren los ingresos y eleven el nivel de vida, mediante la promoción de actividades productivas viables y el estímulo a las micro, pequeñas y medianas empresas.

• Asegurar la realización de acciones encaminadas a satisfacer las necesidades de infraestructura sanitaria, de educación, capacitación laboral, y de preservación y conservación del medio ambiente, en las Zonas de Integración Fronteriza.

• Fortalecer el diálogo, la consulta y la cooperación entre las autoridades de las Zonas de Integración Fronteriza, a fin de definir acciones conjuntas para impulsar la integración y el desarrollo económico y social, así como para consolidar la paz, la estabilidad y la seguridad subregional.

La Decisión establece que la Política Comunitaria de Integración y Desarrollo Fronterizo será dirigida por el Consejo Andino de Ministros de Relaciones Exteriores y, según corresponda, contará para ello con los aportes de la Comisión, del Consejo Asesor de Ministros de Economía y Finanzas y de los órganos comunitarios que correspondan.

Para poner en marcha la política referida, se crea el Grupo de Trabajo de Alto Nivel para la Integración y Desarrollo Fronterizo (GANIDF), cuya coordinación será responsabilidad de los Ministerios de Relaciones Exteriores de los Países Miembros. La Secretaría General de la Comunidad Andina actuará como Secretaría Técnica. Los Países Miembros asegurarán la participación activa de los sectores nacionales competentes. El Grupo de Trabajo de Alto Nivel será responsable de coordinar y proponer al Consejo Andino de Ministros de Relaciones Exteriores los programas y planes de acción que exija la ejecución de la Política Comunitaria de Integración y Desarrollo Fronterizo.

El GANIDF contará con el apoyo de los mecanismos binacionales existentes en los Países Miembros, así como del Grupo Consultivo Regional Andino, coordinado por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y la Corporación Andina de Fomento (CAF).

En el marco de la XI Cumbre Presidencial celebrada en Cartagena de Indias, mayo de 1999, los presidentes acordaron emitir las siguientes directrices a su Consejo Andino de Ministros de Relaciones Exteriores:

• Organización y promoción de un Banco de Proyectos de Integración Física y Desarrollo Fronterizo, el cual deberá ser coordinado con el Grupo Consultivo Regional Andino y apoyado por la Secretaría General de la Comunidad Andina.

• Actualización de los estudios sobre los cinco principales pasos de frontera entre los Países Miembros, a fin de precisar las prioridades para avanzar hacia la integración y desarrollo de esos ámbitos territoriales.

• Impulso de los proyectos piloto Bolivia-Perú (Desaguadero) y Ecuador-Perú (Huaquillas-Aguas Verdes), para atender las necesidades sociales, económicas, culturales y ambientales de las respectivas poblaciones fronterizas.

• Mejoramiento de la infraestructura física e institucional para la facilitación del comercio fronterizo en la frontera Colombo-Ecuatoriana.

• Reforzamiento de los puentes Simón Bolívar y Francisco de Paula de Santander y la construcción de un tercer puente sobre el río Táchira en el área de Tienditas, con sus obras complementarias.

• Profundización de los estudios para la posible construcción del puente internacional sobre el río Arauca, en el corredor vial El Nula-Saravena.

• Impulso a la implementación del proyecto del eje fronterizo Táchira-Norte de Santander entre Venezuela y Colombia, auspiciado por el BID, la CAF y el INTAL.

Desde entonces, lo fronterizo entre los países integrantes de la Comunidad Andina, se convirtió en uno de los tópicos de especial importancia para el proceso de integración, aún cuando a la fecha no se hayan establecido criterios únicos y concluyentes.

Sin embargo, y pese a los instrumentos mencionados, entre los países miembros predomina la idea de que las relaciones fronterizas están concentradas en asuntos de interés vecinal (contrabando, migraciones ilegales, control epidémico, narcotráfico, etc.), por lo que la necesidad de crear las condiciones propicias para profundizar la integración económica de la sub región obliga a reconsiderar la importancia de las fronteras dentro del nuevo escenario regional que se está conformando.

Los lineamentos estratégicos que orientarían la actuación de los Países Miembros de la Comunidad Andina en esta perspectiva serían los siguientes :

a. Promover el diseño de una Estrategia Regional de Integración, en la cual se establezca la direccionalidad del proceso de integración económica y socio-cultural en las fronteras comunes.

b. Negociar conjuntamente, ante la CAF y el BID, los fondos necesarios para atender, de manera prioritaria, los requerimientos de aquellos pasos de fronteras que se convertirán, en el corto plazo, en los módulos fundamentales de los ejes intermodales de conexión biocéanica dentro del territorio suramericano.

c. Realizar los estudios que sean necesarios para conocer con profundidad las especificidades estructurales que caracterizan a los principales ámbitos territoriales fronterizos que comparten los Países Miembros con terceros.

d. Hacer las gestiones institucionales necesarias para que se incluyan disposiciones relativas a los pasos de fronteras y a las relaciones fronterizas en los distintos Acuerdos de Libre Comercio que se están negociando.

e. Propiciar la compatibilidad de la liberalización del comercio, así como del desarrollo de infraestructuras, con la concepción del desarrollo sustentable, principalmente en aquellos ámbitos territoriales fronterizos de mayor fragilidad cultural y ambiental.

f. Las Decisiones 459, 501 y 502, entre otras, se han dado en esa perspectiva estratégica.