ESPACIOS REGIONALES FRONTERIZOS
Teoría, política y práctica del desarrollo y la integración fronteriza

ESPACIOS REGIONALES FRONTERIZOS TEORÍA, POLÍTICA Y PRÁCTICA DEL DESARROLLO Y LA INTEGRACIÓN FRONTERIZA

Nilo Meza Monge

Volver al índice

 

 

 

 

2.4. La dinámica de las economías fronterizas.

Como ya se dijo, en términos generales, la existencia de las regiones se explica básicamente por la forma cómo organiza su economía y se apropia de la naturaleza. En otras palabras, las regiones se identifican por el grado de especialización que adquieren en el proceso productivo nacional o por el rol que cumplen en la fase de la distribución y consumo de las mercancías.

En ese marco, la extensión y límites de la región fronteriza no son objeto de determinaciones arbitrarias, sino resultado de leyes sociales y económicas que tienen vigencia espacial. Una de éstas es la Ley de Valor , por cuyo efecto se delimita los alcances espaciales de la circulación de mercancías en general, organizando y regulando la actividad humana en sociedades donde predomina el sistema capitalista de producción. Esta Ley se hace mucho más explícita en el intercambio de mercancías que, con valor de uso diferente, se realiza con ayuda de un equivalente universal denominado dinero.

La vigencia de la Ley del Valor, territorialmente delimitada, es uno de los factores fundamentales de la formación de regiones, sobre todo en el contexto de un desarrollo desigual de las fuerzas productivas, dando lugar a un intercambio de valores no equivalentes entre regiones, por medio del cual se produce la transferencia de excedentes de una región a otra, de las más débiles a las más poderosas. De esta manera comienza a funcionar la “cadena jerárquica”, de la que Gunder Frank hablaba, articulando la última región del mundo con los centros de dominio nacional e internacional.

Nada hace suponer que las economías regionales de frontera, sean ajenas a esta lógica, a este orden establecido. Es más, parecen ser más sensibles en tanto receptoras de excepción de impactos originados en el mercado internacional y de las medidas de carácter macroeconómico tomados a escala nacional.

Si las regiones fronterizas fueran, básicamente, espacios de circulación mercantil, entonces los “precios de mercado” y el sentido de los flujos suelen estar en el centro de las modificaciones que experimenta la economía fronteriza. Si, por el contrario, son básicamente receptoras del capital productivo y, por tanto, reproductoras de condiciones para procesos de acumulación, las modificaciones tienen que ver con el costo y movilidad de factores en el espacio regional fronterizo.

Es decir, más allá de quienes aún piensan que los mecanismos de mercado son los mejores asignadores de recursos, aparece con particular fuerza la necesidad del Estado en el desenvolvimiento de las economías de frontera. Aunque este tema se aborda más adelante, no deja lugar a dudas que las determinaciones de los Estados en política macroeconómica, por lo general, están en la base de las variaciones del precio y sentido de los flujos en las regiones de frontera, trayendo consigo los resultados de “conveniencia” o “inconveniencia” de los intercambios en los espacios regionales fronterizos.