ESPACIOS REGIONALES FRONTERIZOS
Teoría, política y práctica del desarrollo y la integración fronteriza

ESPACIOS REGIONALES FRONTERIZOS TEORÍA, POLÍTICA Y PRÁCTICA DEL DESARROLLO Y LA INTEGRACIÓN FRONTERIZA

Nilo Meza Monge

Volver al índice

 

 

 

 

4.6. La cooperación transfronteriza en la UE.

Este es el centro de los procesos de integración fronteriza. Sus inicios pueden estar fijados en 1994 cuando la Unión Europea decide aprobar un Reglamento que norma la promoción de la cooperación transfronteriza entre los países miembros y los candidatos a serlo.

El campo de acción de dicha cooperación es vasto, pero destacan cuatro grupos de acciones:

• La planificación y la aplicación conjunta de programas transfronterizos que, en el caso de la Comunidad Andina, vendrían a ser los Planes de Desarrollo para las ZIF.

• La aplicación de medidas que aumenten el flujo de información entre ambos lados de las fronteras y entre regiones fronterizas, organismos públicos, organizaciones privadas y organismos voluntarios. Por ejemplo, sistemas interconectados recomendados por diferentes estudios e instituciones multilaterales.

• La creación de estructuras comunes, institucionales y administrativas que consoliden y fomenten la cooperación, tipo CEBAF y ZIF, incluyendo aspectos jurídicos, ambientales, etc.

• Promoción de alianzas estratégicas o asociaciones de regiones y provincias fronterizas.

En lo que a identificación y priorización de Proyectos y Programas con enfoque fronterizo e integrador se refiere, podría tenerse en cuenta los siguientes criterios de selectividad:

• La existencia de una estrategia regional coherente para las zonas fronterizas, contempladas como una unidad geográfica única, con una combinación razonable de medidas estructurales y medidas de fomento de recursos humanos, en los que se hayan integrado adecuadamente los objetivos de los programas operativos.

• La existencia de una evaluación ex ante del impacto que producirían las medidas propuestas en el desarrollo de las zonas involucradas, referidas especialmente a empleo y medio ambiente.

• En las zonas fronterizas nacionales, los proyectos y programas que se propongan deberán contribuir al fomento de la cooperación transfronteriza en el mayor número posible de sectores, de tal forma que el mercado fronterizo se fortalezca.

• En las fronteras extranjeras, el impacto de las medidas propuestas para las fronteras nacionales apuntará a la cooperación transfronteriza en términos bilaterales o con terceros países, en el mayor número posible de sectores.

• Los recursos financieros que demanden las propuestas de desarrollo fronterizo deberán tener una estructura de financiamiento que comprometa a todos los actores en las proporciones que aconseje las circunstancias.

• Deberá presentarse una evaluación de los mecanismos de aplicación, control y evaluación, así como el grado de involucramiento de las autoridades regionales y locales en la aplicación de las propuestas.