ESPACIOS REGIONALES FRONTERIZOS
Teoría, política y práctica del desarrollo y la integración fronteriza

ESPACIOS REGIONALES FRONTERIZOS TEORÍA, POLÍTICA Y PRÁCTICA DEL DESARROLLO Y LA INTEGRACIÓN FRONTERIZA

Nilo Meza Monge

Volver al índice

 

 

 

4.1. Impacto de las políticas nacionales en regiones fronterizas.

Una de las variables más importantes en cualquier economía es la tasa de cambio real. Este indicador condensa, finalmente, el efecto de las diferentes políticas macroeconómicas y de la actividad económica nacional en relación a lo que acontece en los demás países del mundo .

Por lo anterior, cualquier actividad económica en una región o centro urbano del país, sea fronteriza o no, es afectada por la tasa de cambio real de su moneda nacional. Sin embargo, el impacto de la tasa de cambio real estará en función directa al grado de vinculación que tenga un centro urbano o área rural con la economía del país. Por tanto, a mayor incidencia de la tasa de cambio real en una región, mayor será la interrelación de esta región con la economía internacional.

La interacción de dos economías y sus tasas de cambio real en una región fronteriza, hace que en dicha región la relación entre las dos monedas sea más importante que para una región no fronteriza. Ese fenómeno, sin duda, afecta a las decisiones económicas de las personas que ocupan dicho territorio, quienes buscarán los precios reales más convenientes entre los dos países en el momento de consumir, producir o comercializar.

Si una de las naciones que confluyen a configurar un espacio regional fronterizo presenta alteraciones permanentes en su política macroeconómica, generando variaciones continuas en su tasa de cambio real, el efecto será particularmente nocivo en dicho espacio. Las continuas variaciones en la tasa de cambio real impedirán que las actividades agrícolas, industriales, comerciales y de servicios se consoliden y prosperen.

Ese tipo de circunstancias, aconseja que las entidades territoriales fronterizas deban disponer de mecanismos de seguimiento de las políticas macroeconómicas, de su posible evolución y de su eventual impacto. Aunque estas políticas escapan a su ámbito de competencia, la estructura orgánica y funcional de las entidades territoriales debería ser capaz de trascender la habitual actitud de "reaccionar" y “presionar” ante la crisis originada en los centros de decisión económica y política.

Es decir, aquellas entidades, tendrían que dotarse de la capacidad de observar la evolución y las tendencias de las políticas macroeconómicas en los países involucrados en el espacio regional fronterizo. A partir de allí, sería posible establecer una interlocución permanente con las agencias del nivel central que formulan las políticas en cuestión e incluso abrir el camino para un intercambio institucionalizado de planteamientos, de percepciones, de análisis de situaciones concretas, que se incorporen en los procesos de formulación de las políticas macroeconómicas.