VIAJANDO: UNA APROXIMACIÓN FILOSÓFICA

VIAJANDO: UNA APROXIMACIÓN FILOSÓFICA

Maximiliano Korstanje

Volver al índice

 

 

 


 

INTRODUCCIÓN

A lo largo de los siglos los hombres se han arrojado hacia lo desconocido, en conquistas, viajes, excursiones y diásporas (por motivos económicos o de placer). El siguiente artículo está orientado a describir y analizar la relación que ha existido y permanece entre los viajes, las crónicas que de ellos se derivan y las Ciencias Sociales.

El psicólogo Ralph Linton en su análisis de las diferencias culturales advierte “todo el mundo se interesa por la rara o curiosa conducta de los demás y le gusta oír hablar de ella. La presencia de cualquier narración de un viajero, realmente buena, no radica en los lugares extraños que menciona, sino en las originalidades de sus moradores” (Linton, 1989:41)

La costumbre de viajar es inherente a casi la mayoría de las culturas del globo. De los relatos que han surgido de esas empresas; tanto historiadores, arqueólogos, geógrafos, antropólogos, politólogos y hasta psicólogos se han servido de ellos como fuentes secundarias para analizar y construir su objeto de estudio.

Si bien no faltaron quienes continuaron los viajes con escepticismo -para revalidar o refutar los datos que se habían obtenido- esos testimonios han servido para edificar parte del conocimiento occidental sobre civilizaciones antiguas, sus costumbres y hábitos, como así también momentos épicos que marcaron el fin de una época.

Por otro lado, también es cierto que en la modernidad los tiempos se han acelerado. A diferencia de lo que podía ser una viaje de Efeso a Roma, hoy se une Tokio con Toronto en un día. La revolución tecnológica, la reducción de los tiempos de trabajo y el aumento de los salarios han contribuido a la proliferación de los viajes de placer y negocios. Sin embargo, precisamente por extendido el fenómeno del viaje no ha sido comprendido en su total magnitud, mucho menos los casos en los cuales estos desplazamiento reglados se convierten en momentos de miedo y pánico; ora por traumas internos derivados de la niñez (fobia), ora por estímulos externos transmitidos por los medios masivos de comunicación (como noticias de atentados), etc. Lo cierto, parece ser que el viaje y occidente se encuentran en una encrucijada que debe ser comprendida y resuelta. La siguiente obra, trata precisamente de abordar diferentes tópicos relacionados al mundo de los viajes y el turismo como así también a los aspectos psicológicos involucrados en sus génesis.

Referencia

• Linton, R. (1989). Cultura y Personalidad. México: Fondo de Cultura Económica.