VIAJANDO: UNA APROXIMACIÓN FILOSÓFICA

VIAJANDO: UNA APROXIMACIÓN FILOSÓFICA

Maximiliano Korstanje

Volver al índice

 

 

 


 

Teoría de las variaciones

En la construcción de su pensamiento Leibniz distingue dos categorías: la composición de los objetos, es decir la sustancia que forma las cosas y la situación de los objetos, o lo que llama la variación de orden. La primera cuestión da origen (a su vez) a la idea de la complexión y la segunda a la de variación. A su vez, Leibniz dividía la complexión en absoluta y particular pero su ampliación no viene al caso.

Dados los términos primitivos, moleculares y complexiones los predicados se hallan en los sujetos. De esta forma si tuviéramos cuatro términos: a, b, c y d sus combinaciones serían:

I a, b, c y d (partes o términos primitivos)

II ab, ac, bc, cd (términos moleculares)

III abc, abb, acd, dcd (complexiones)

IV abcd (todo)

Esto obliga por un lado, a suponer que dado el nivel de divisiones se encuentra la especie, y dadas las especies hay géneros subalternos. Pero por el otro, su hallazgo principal es haber demostrado que en toda predicación verdadera el predicado está contenido en el sujeto y es la situación del sujeto lo que predispone al verbo. Con esto último, Leibniz integra su tesis de la combinatoria y del orden.

¿Pero cual es su aporte a la comprensión metafísica del movimiento?.

Si el todo abcd es concebido como todo, entonces a, b, c y d son partes que Leibniz llama primitivas. En tanto que a (predicado) está contenido en abcd, b está contenido en abcd, c está contenido en abcd y d está también contenido en abcd. Leibniz comprende que si abcd es sujeto, entonces sus partes son predicados.

De esta manera, la posición de las partes no hace variar al todo. Por ese mismo motivo, cuando nos desplazamos, cuando viajamos, cuando nos movemos no cambiamos sino que seguimos siendo nosotros mismos. Sin embargo, la teoría Leibziana tiene otras aplicaciones más bastas a la que ya hemos planteado. Nicholas Rescher sostiene que los actos futuros están contenidos en forma de programas en el sujeto incluso antes de ser desplegados. (Rescher, 1986)

Leibniz no sólo esboza una teoría teológica (ya que sólo Dios es todo) sino que también incursiona en una sistémica, ya que toda parte es componente de su conjunto de partes relacionadas lógicamente que hacen a un sistema que se encuentra dentro de otro sistema.

Un hotel está compuesto de partes: empleados, muebles, edificio, turistas. Todas esas partes hacen un todo, y ese todo (a su vez parte) comprende la planta hotelera de la ciudad (junto a otros hoteles), otros turistas y otros empleados componen el sistema hotelero, y éste último en conjunción con otros forman el sistema turístico.

De esta forma, Leibniz (a nuestro entender) formula en el siglo XVII lo que podríamos considerar la antesala para la tesis de la auto-phoiesis en Maturana y Luhmann, la cual sostiene que el sistema se produce en forma endo-gama a sí mismo. (Maturana, 2004) (Luhmann, 1990)

Sin embargo, Leibniz va más allá de lo expuesto, y en concordancia con Lull, sostiene que el orden de los componentes (factores) no altera el todo (producto) y si es el sujeto aquel que contiene al verbo, es indistinta la posición del objeto. Un turista alcanza el status de tal en la medida en que se encuentra fuera de su hogar, pero cuando regresa ya deja de ser turista. Su rol está dado a su posición tanto que la sustancia contiene al accidente.