VIAJANDO: UNA APROXIMACIÓN FILOSÓFICA

VIAJANDO: UNA APROXIMACIÓN FILOSÓFICA

Maximiliano Korstanje

Volver al índice

 

 

 


 

Lenguaje y Lógica en aplicación al turismo

Uno de los primeros pensadores que se ocupó del tema fue Aristóteles. Si bien, la lógica en Aristóteles es sumamente compleja y difusa, su tesis se basa en cuatro supuestos fundamentales (dos universales y dos particulares). Su aporte principal al estudio ontológico de la sustancia radica en comprender la relación entre accidente y sustancia.

De esta forma, elabora lo que los estudiosos han conocido como los cuadrados de las oposiciones donde: A = todo viajero es turista (entonces) O = algún viajero no es turista y E = ningún viajero es turista (entonces) I = algún viajero es turista. (Correia, 2006)

Si bien la tendencia puede ser considerada positiva, Manuel Correia sostiene “A Tarski junto con muchos de sus discípulos, algunos de ellos fueron nuestros conocidos, sostenían que la lógica de Aristóteles es un fragmento de la teoría lógica contemporánea, algo muy menor en comparación con ésta. Opinión muy extendida, porque –así se cree- la teoría lógica de Aristóteles y de los aristotélicos (básicamente sus desarrollos sobre proposiciones y silogismos) puede contenerse dentro de una parte de la teoría contemporánea … me parece sin embargo, que esta tendencia es positiva sólo en parte, porque – como mostraré enseguida- FOL no traduce completamente la riqueza y sutileza de algunos pensamientos lógicos de Aristóteles”. (Correia, 2006:140)

Para Leibniz (1982), Raimundo Lull sostiene una tesis que cambia la forma de concebir la lógica aristotélica. A través de su teoría de la computatio la sustancia y el accidente adquieren un carácter combinatorio. De esta forma S es a P lo que P es a S, Los turistas (sustancia) visitan (accidente) Marsella (entonces) Marsella es visitada por los turistas.

En 1666 el joven Leibniz presenta su teoría sobre el arte combinatoria. Influido notablemente por Lull pero a la vez distante de sus principales postulados, Leibniz elabora toda una tesis lógica que merece ser analizada gradualmente. Uno de los primeros puntos que el autor le critica a Lull, es el haber descubierto su idea más preocupado por convencer a los moros que por un esfuerzo metafísico. Para Leibniz, Aristóteles estaba equivocado al pensar la sustancia y el accidente como independientes ya que la primera contiene al accidente. Así, siendo ella misma sustancia despliega un conjunto de contenidos (desde dentro) que es la propia acción. Como un todo que contiene una parte, y una parte que despliega otra parte, Leibniz entiende que la razón humana es división por naturaleza. Leibniz considera que Lull dio un paso importante en la investigación pero insuficiente. (Leibniz, 1982)

La noción del todo y su parte pertenecen a las reflexiones primeras (primitivas). En su tesis de la monada las partes (reales o conceptuales) forman un vínculo con otra parte, que a su vez se relaciona con otra parte hasta llegar al todo. La sustancia no recibe el accidente sino que éste surge del todo. Para comprender la mónada es necesario referirse a esta como una jerarquía continua y perfecta sometida a la ley de continuidad de tal que entre la monada y la parte siempre habrá un infinito asignable. (Luna Alcoba, 1997)

Este razonamiento da como origen a la conocida tesis de las variaciones que a continuación se va a explicar.