VIAJANDO: UNA APROXIMACIÓN FILOSÓFICA

VIAJANDO: UNA APROXIMACIÓN FILOSÓFICA

Maximiliano Korstanje

Volver al índice

 

 

 


 

El miedo al viaje

La interconexión y comunicación, como así los desesperados intentos por retener el paso del tiempo no son un producto del materialismo, sino un resultado de la acción humana en la tierra. El acortamiento de las distancias y las diferencias entre los hombres ha desjerarquizado a las sociedades pero a la vez las han complejizado. Si partimos de la base de que en la distancia existe presencia, en el acercamiento excesivo surge la ausencia. Es decir, el hecho de estar tan conectados y tener todo tan cerca, crea una forma saturada de otreidad que lejos de crear reconocimiento (conocimiento de mí en otro) genera indiferencia. Pero ello, no es otra cosa que el excesivo egoísmo producto de la era del “retener” y no una crisis de sentido como arguyen algunos pensadores.

La Ciencia moderna, por su pecado original de pensar que todo conocimiento debe ser precisamente original, olvida y rememora constantemente como bien advirtió Merton. En efecto, no es muy raro ver como hoy se presenta una teoría o investigación como innovadora, olvidando que la misma idea fue sostenida por otra persona varios siglos atrás. Empero ¿Qué cosa tan paradójica en tiempos en donde lo que prima es la escritura?.

Es ciertamente esa necesidad compulsiva, que toma Douglas de Merton, de los científicos por ser originales e innovadores que los llevan a reformular constantemente trabajos del pasado, siendo que el olvido o la ignorancia de lo ya escrito les son realmente funcionales. La obligatoriedad tácita del medio académico en producir constantemente conocimiento tiene como resultado esos efectos (Douglas, 1986). Los intelectuales como forma creada del capitalismo, también son un mero resultado de la era del retener, aunque ellos renieguen de ella; una clase burguesa en el sentido de Berger (1989) u ociosa en el de Veblen (1974). Este puede ser el riesgo de estudiar mucho, escribir mucho, pensar mucho y no decir absolutamente nada sustancial.