VIAJANDO: UNA APROXIMACIÓN FILOSÓFICA

VIAJANDO: UNA APROXIMACIÓN FILOSÓFICA

Maximiliano Korstanje

Volver al índice

 

 

 


 

El Juego como objeto transicional

En su tesis sobre el objeto transicional Winnicott sostuvo que su creatividad, seguridad y estima sobre el self estaría configurada por las posibilidades de desarrollarse durante la etapa de lactante por medio del juego. La ilusión y el objeto transicional se construyen como medios de interacción del ego con su madre. Así, el autor advierte “un niño no tiene la menor posibilidad de pasar del principio del placer al de realidad, o a la identificación primaria y más allá de ella, sino existe una madre lo bastante buena. La “madre” lo bastante buena (que no tiene porque ser la del niño) es la que lleva a cabo la adaptación activa a las necesidades de este y que la disminuye poco a poco, según la creciente capacidad del niño para hacer frente al fracaso en materia de adaptación y para tolerar los resultados de la frustración.” (Winnicott, 1989:27)

En efecto, el juego (como factor lúdico) se transforma en una experiencia creadora, que vincula al individuo con su ambiente, adaptándolo a superar los obstáculos que éste le presenta. La zona intermedia entre la seguridad materna (cuya expresión podría ser el hogar) y la incertidumbre de un medio (al menos desconocido), deben ser articuladas por un lazo común que puede tomar (según Winnicott) la forma de un objeto transicional.

“La experiencia del bebé con esta confiabilidad a lo largo de un período hace nacer en él, y en el niño en crecimiento, un sentimiento de confianza. La fe del bebé en la confiabilidad de la madre, y por lo tanto en la de otras personas y cosas, permite la separación del no-yo y el yo. Pero al mismo tiempo se puede decir que la separación se evita al llenar el espacio potencial con juegos creadores, con el empleo de símbolos y con todo lo que a la larga equivale a una vida cultural”. (Winnicott, 1989: 145)

Nos hemos permitido extendernos, en el desarrollo de esta teoría un poco más de lo normal ya que es de vital interés en el autor, la posición de la cultura como objeto intermedio entre el self y el ambiente. Sin embargo, Winnicott tampoco aclara el rol que juega en este proceso el placer como forma de aprendizaje y consecuentemente como motivo de desplazamiento y búsqueda. El juego parece tener una función de adaptación condicionadamente normada y no hedonista como sugiere el psicoanálisis freudiano, del cual nos ocuparemos a continuación. Pero ¿Por qué Freud y su polémico psicoanálisis?, ¿Qué tiene esta disciplina para aportar al tema estudiado?