SISTEMAS LOCALES DE INNOVACIÓN:
LAS EMPRESAS PYMES METALMECÁNICAS DE TANDIL (1995 ¿ 2005)

SISTEMAS LOCALES DE INNOVACIÓN: LAS EMPRESAS PYMES METALMECÁNICAS DE TANDIL (1995 ¿ 2005)

Sergio Farinelli

Volver al índice

 

 

 

 

4.1.3 La Problemática actual de las PyMEs en el partido de Tandil

Uno de los problemas claves del desarrollo productivo de las PyMEs en el partido de Tandil lo constituye la falta de iniciativas entre los principales actores locales. Dichas acciones deben trazarse como objetivo la reformulación de la industria local, más precisamente a lo que a PyMEs metalmecánica se refiere.

Como lo hemos venido expresando en diferentes párrafos, la necesidad de diagramar en forma conjunta una política industrial que aglutine a todo el sector de la industria PyMEs local requiere de tiempos y también de voluntades por parte del empresariado local, lo cual no representa una tarea sencilla al menos en la actualidad.

Se debe considerar importante también la actitud y compromiso que muchas PyMEs demostraron a lo largo de estos años con la devaluación. Si tomamos en consideración el impacto de las políticas macroeconómicas implementadas en la posconvertivilidad, podemos observar que hasta el momento no han sido suficientes para generar un desarrollo productivo en las PyMEs en general y en las tandilenses en particular. En términos generales la implementación de todas y cada una de las acciones tendientes a fortalecer el sector PyMEs y especialmente la industria metalmecánica, resultan ser demasiado globales para ese fin y solo contribuyen a crear las condiciones generales en la cual podría insertarse el sistema productivo industrial.

En la actualidad podemos dar cuenta de una amplia gama de programas de fomento a la pequeña y mediana empresa, todos ellos tendientes a generar de una forma u otra cierto estímulo al sector PyME industrial .

Si hacemos una rápida lectura de todo el tejido industrial PyME a nivel local, en su mayoría nos encontramos con variados programas de apoyo a este sector que pretenden dar estímulo a las pequeñas y medianas empresas, pero que tampoco son suficientes ya que en su mayoría son de corto alcance para recrear el aparato productivo: capacitación empresarial, consultoría, asistencia técnica y provisión de información. Estos programas no tienen suficiente fuerza de impacto para generar el respaldo que le permita a las PyMEs crecer y a todo el tejido productivo local afianzarse como un distrito con un desarrollo industrial sustentable en el tiempo.

La organización productiva para un distrito como el de Tandil requiere enfoques muchos más abarcativos y con estricta visión de largo plazo. La mayoría de los empresarios manifiestan en reiteradas oportunidades que acciones por demás repetidas, como el subsidio de la tasa de interés y el aumento de la oferta de crédito, no resultan viables para todas las empresas por igual ya que muchas de ellas carecen de un capital considerable y además se encuentran ante un sistema financiero fluctuante. Al respecto, Kosacoff, (2003) sostiene que “el dólar alto debe estar acompañado de una política industrial acorde a la realidad que hoy presentan muchas PyMEs argentinas”.

Resulta oportuno entonces analizar algunas cuestiones claves relacionadas al desarrollo de las pequeñas y medianas empresas de la industria metalmecánica tandilense hacia futuro. Considerando las experiencias y trabajos más recientes las PyMEs están aisladas, es decir no se encuentran integradas en un modelo productivo que sinergice sus esfuerzos y genere competitividad sistémica, en el cual se logren economías de redes y los beneficios de aglomeración. Las exigencias impuestas por la competitividad basada en el modelo de convertibilidad generó en el partido de Tandil una reconversión empresaria de las PyMEs que en su mayoría se orientaron a una “estrategia defensiva”, de baja de costos, reducción de tamaño, eliminación de planteles, que no ha sido suficiente para la supervivencia empresarial, debido a que hoy se encuentran con otra realidad económica como es la devaluación. La “estrategia defensiva” a la cual acudieron muchas PyMEs tandilenses tuvo como resultado un atraso en la innovación de su plantel de producción. Todo esto no hizo más que alejarlas de su carrera en pos de una mayor competitividad.

Continuando con el razonamiento de las PyMEs en el partido de Tandil, si hacemos un paralelismo con el viejo continente, podemos observar que en años recientes Europa ha experimentado nuevos enfoques de política industrial, tendientes a producir transformaciones muy importantes dentro de la estructura industrial. En el pasado la política industrial estaba dominada por la intervención del Estado, orientada a crear empresas líderes nacionales para competir en el ámbito internacional. Este enfoque fue el resultado de una larga tradición de intervención en la economía, principalmente derivada de la experiencia francesa.

En nuestro país, la política industrial gubernamental actual tiende a tener una mayor presencia en el sector PyMes, con el objetivo de favorecer el proceso de crecimiento interno. Así, con la protección y fomento a las PyMEs desde el ámbito gubernamental las pequeñas y medianas empresas que hoy se encuentran con baja productividad, y tecnológicamente pobres, podrían jugar un rol más dinámico en la economía, tal desarrollo se correspondería para las PyMEs metalmecánica de Tandil.

Ahora bien, si observamos la experiencia de aquellas PyMEs tandilenses que cuentan hoy con procesos de producción y tecnología de última generación, las mismas demuestran que las acciones llevadas a cabo en tiempos de la convertibilidad basadas en políticas y gestiones activas con orientación de largo plazo, más el enfoque “constructivista” de sus dueños, muestran acciones diferenciadas y concretas.

En este contexto la llegada de la devaluación y las nuevas reglas económicas con las que la economía Argentina iniciaba un proceso de reestructuración profunda a principios del año 2002 encontraba a las PyMEs de la industria metalmecánica de Tandil, acostumbradas a la actividad local, sin grandes cambios en su accionar competitivo y altamente especializadas en actividades que no requerían grandes transformaciones, simplemente porque sus acciones se desplegaban en un mercado restringido y sólo tenían que enfrentar una competencia moderada a nivel local.