SISTEMAS LOCALES DE INNOVACIÓN:
LAS EMPRESAS PYMES METALMECÁNICAS DE TANDIL (1995 ¿ 2005)

SISTEMAS LOCALES DE INNOVACIÓN: LAS EMPRESAS PYMES METALMECÁNICAS DE TANDIL (1995 ¿ 2005)

Sergio Farinelli

Volver al índice

 

 

 

 

1.5 Conclusiones del Capítulo

Durante el desarrollo de este capítulo podemos observar la teoría de corte evolucionista, siguiendo las ideas de Schumpeter, que las innovaciones no son adaptaciones al desequilibrio en el mercado, pero las empresas innovadoras persiguen el desequilibrio temporal para obtener beneficios extraordinarios (Schumpeter, 1942; Nelson/Winter, 1982). Es decir, que con esta teoría se puede influir sobre el proceso de innovación y el crecimiento económico.

Para entender mejor la teoría evolucionista, habría que referirse a los modelos de la teoría del cambio tecnológico -el modelo lineal y el modelo interactivo-. Según el modelo lineal existen ciertos tipos de conocimientos que se pueden denominar bienes públicos, ya que son fáciles de copiar, sin costes adicionales, lo que implica que pueden apropiarse de ellos de manera libre cada uno de los agentes económicos.

El modelo interactivo subraya que existen conocimientos que serían más bien "bienes privados", ya que son muy complejos y difíciles de entender y están basados en un proceso de acumulación de experiencias y de aprendizaje, y su imitación sería un proceso costoso en recursos financieros y en tiempo. Según este modelo, el nivel innovador de las empresas depende, entre otros, de la interacción y retroalimentación entre los distintos departamentos de una empresa o entre los agentes del sistema de innovación. El reconocimiento de este modelo implica que la política tecnológica basada únicamente en la generación de tecnologías no es suficiente, ya que no generan de forma directa y automática externalidades.

Para que las empresas -o el sistema productivo en su conjunto- puedan absorber las nuevas tecnologías generadas por otros agentes o países tendrían que haber desarrollado anteriormente la capacidad tecnológica necesaria basada en un proceso de acumulación de experiencias y aprendizaje. Siendo la innovación una actividad compleja de índole acumulativa y la transferencia tecnológica una actividad difícil y costosa.

Sería importante como hemos visto poder contar con políticas públicas orientadas en tecnología e innovación con apoyo a la gestión empresarial (especialmente para las PyMES), la mejora de la infraestructura tecnológica y el fomento de los flujos de transferencia tecnológica. Es decir, el Estado tendría que estimular tanto el entorno de la empresa como las capacidades tecnológicas de las empresas en sí mismo. El esfuerzo estatal tendría que dirigirse tanto a la generación de nuevas tecnologías como a la difusión de las existentes. Además, la política tendría que tener en cuenta el efecto de "path dependency". Este efecto, ligado al modelo interactivo del cambio tecnológico, implica que puedan existir altos costes para la corrección de una especialización equivocada o un cambio de los parámetros tecnológicos que, debido a la tecnología tradicionalmente utilizada, quedan obsoletos.

La importancia del progreso tecnológico para el crecimiento a largo plazo no sólo depende del intercambio entre los sectores de I+D y el sector de producción, sino también de la selección de ciertas tecnologías que, a corto plazo, sean importantes para el desarrollo económico, aunque puedan quedarse obsoletas en el caso de una innovación radical.

Es decir, una empresa especializada en un cierto tipo de tecnología para producir un producto no puede cambiar de manera fácil de tecnología. El enfoque evolucionista, cuya política está centrada en la creatividad de empresas y el apoyo a instituciones, afirma que la novedad no se puede vaticinar, y, por tanto, las empresas se tendrían que preparar para poder reaccionar a cambios tecnológicos de índole radical, evitando, de esta forma, los posibles efectos "lock-inn".

Aunque las consecuencias de la teoría evolucionista sobre el diseño y planificación de las políticas tecnológicas todavía no están claramente desarrolladas, sí se pueden mencionar algunas líneas generales.

Primero, esta teoría se desvía de los conceptos de equilibrio y búsqueda del óptimo económico teniendo en cuenta que los cambios tecnológicos -que implican futuros inciertos e información imperfecta- son procesos que, en gran parte, determinan el cambio estructural y el desarrollo económico.

Segundo, la importancia de la eficiencia y la maximización de la producción de información científica han sido superadas por la atención a la creatividad, la adaptación a los cambios en el mercado y el aprovechamiento de las oportunidades tecnológicas (Smith, 1991). La política estaría más interesada en asegurar el proceso de aprendizaje y la capacidad de adaptación del sistema nacional y regional de innovación que en los resultados tecnológicos concretos. La política tecnológica tendría que concentrarse más en la evolución conjunta del entorno tecnológico y el del mercado que en las innovaciones individuales.

El Estado no tiene mejor información sobre las tecnologías y su desarrollo futuro, pero sí cierta superioridad en la coordinación e integración de distintos componentes del sistema de innovación. Esta forma de actuar desvía la atención de los "fallos de mercado", subrayando la importancia de la mejora del comportamiento competitivo y la atención necesaria a los cambios estructurales (Mowery/Rosenberg, 1989).