SISTEMAS LOCALES DE INNOVACIÓN:
LAS EMPRESAS PYMES METALMECÁNICAS DE TANDIL (1995 ¿ 2005)

SISTEMAS LOCALES DE INNOVACIÓN: LAS EMPRESAS PYMES METALMECÁNICAS DE TANDIL (1995 ¿ 2005)

Sergio Farinelli

Volver al índice

 

 

 

 

3.3.5 Las PyMEs y su rol exportador

Las PyMEs participaron del salto exportador que se evidenció tras la devaluación y que se sostuvo gracias a un tipo de cambio competitivo. Según el informe de la Fundación Observatorio Pyme (2005), estas empresas prefieren vender sus productos en los mercados más cercanos tanto geográficamente como culturalmente, donde generalmente los costos de entrada son relativamente inferiores. Esta tendencia se acentúa cuando más chica es la compañía. En el caso de las micro y pequeñas, el MERCOSUR y Chile reciben el 50% de sus exportaciones, mientras que en las medianas estos destinos adquieren 40% de la oferta. El segundo mercado es la Unión Europea.

En la actualidad el principal motivo que explica por que hay una franja muy importante de PyMEs que no exportan regularmente es que no existe suficiente capacidad productiva y comercial para emprender el proyecto exportador. Y esto tiene que ver con la falta de nuevas inversiones productivas que sostengan el proceso de expansión internacional. Otras variables que se suman a lo anterior son la falta de escala, el acceso limitado a nuevas tecnologías y la problemática de acceso al crédito, que hace que las pymes no prioricen en su agenda la decisión de tomar préstamos bancarios.

Ahora bien, si consideramos el objetivo principal de una devaluación, este nos lleva a que una parte de las importaciones, sea sustituida por producción local al tiempo que aumentan las exportaciones. Por ello las importaciones tienen que resultar más caras y las exportaciones más rentables. Con respecto a las exportaciones, podemos observar que la devaluación ha mejorado efectivamente la rentabilidad del negocio exportador y que, por esta razón, muchas PyMEs industriales han comenzado a exportar regularmente desde 2002.

La rentabilidad de las PyMEs exportadoras es casi el doble que la que registran las empresas orientadas exclusivamente al mercado interno. Sin embargo, analizando como un todo el sistema industrial de las Pymes, podemos constatar, según el informe de la Fundación Observatorio Pyme (2005), que las ventas al mercado interno han aumentado más que las exportaciones. Como consecuencia, la participación de las exportaciones en las ventas totales de las pymes industriales es similar o inferior a la registrada en los mejores años de la década pasada, la devaluación no ha permitido superar todavía el nivel de apertura exportadora de aproximadamente 10% registrado en 1996-97.

Como ya lo hemos expresado anteriormente la devaluación fue útil y necesaria, pero solamente con un tipo de cambio real competitivo y estable no alcanza para dotar de competitividad al sistema industrial PyMEs en nuestro país.

La actualidad del universo industrial PyMEs muestra un incremento en la cantidad de empresas que entraron al negocio exportador luego de la devaluación. Este hecho contrasta con el insuficiente incentivo de precios para exportar que predominaba en los noventa y que era un problema real. Sin embargo, a pesar de estos nuevos ingresos, la cantidad de PyMEs industriales argentinas exportadoras es todavía muy baja.

El éxito de la devaluación, realizada en 2002 para cambiar los precios relativos a favor de la producción local, no impactó todavía de manera neta en el modelo de inserción internacional de las PyMEs industriales argentinas.