SISTEMAS LOCALES DE INNOVACIÓN:
LAS EMPRESAS PYMES METALMECÁNICAS DE TANDIL (1995 ¿ 2005)

SISTEMAS LOCALES DE INNOVACIÓN: LAS EMPRESAS PYMES METALMECÁNICAS DE TANDIL (1995 ¿ 2005)

Sergio Farinelli

Volver al índice

 

 

 

 

CAPÍTULO II. LAS PYMES Y LAS TRANSFORMACIONES DE LA ECONOMÍA ARGENTINA EN LA ÚLTIMA DÉCADA, SUS IMPLICANCIAS EN LA ESTRUCTURA PRODUCTIVA

2.1 Las PyMEs Argentinas

En la actual economía mundial se observan claras tendencias hacia la internacionalización de los negocios y de los mercados, también hacia la liberalización del comercio y el intercambio entre grandes bloques económicos regionales. Ese escenario se complementa por una nueva orientación en los flujos mundiales, donde cobra especial relevancia el criterio de competitividad que contempla la capacidad de las empresas para responder en la forma adecuada a los cambios en el mercado internacional, adaptándose a los tipos de bienes producidos, cantidad y calidad de mano de obra, insumos, etc.

En este contexto las PyMES cumplen un papel destacado. Como sostiene Bloch (2004), el actual contexto internacional favorece particularmente a organizaciones capaces de adaptarse rápidamente a los cambios tecnoproductivos globales. Además, desde el punto de vista de los estilos de desarrollo de los países, las PyMES representan un importante factor de política de distribución de ingresos, pues, afirma el autor, las PyMES son la columna vertebral del aparato productivo en una economía moderna.

Por ejemplo, en Italia, las PyMES desempeñan un papel vital en la creación de valor, generación de empleo y conquista de nuevos mercados. En los Estados Unidos, las pequeñas empresas generan del 60 % al 80 % neto de los nuevos empleos que se crean cada año y representan más del 50 % del PBI no agrícola.

En Argentina, el panorama es similar. Las decenas de miles de PyMES industriales, comerciales y de servicios dan trabajo a las tres cuartas partes de la fuerza laboral. Al respecto Bloch (2004, p. 9) sostiene que, “a partir de la fuerte recuperación que ha comenzado a experimentar la economía argentina después de la aguda crisis de 2001/2002, las PyMEs han pasado a desempeñar un papel aún más importante en la generación de empleo y el aumento de la producción y las exportaciones”.

En este trabajo de investigación se sostiene que el desarrollo de las pequeñas y medianas empresas es central para asegurar un crecimiento sustentable, con equidad e integración territorial. Para alcanzar ese objetivo se hace necesario dar cuenta de algunas variables importantes.

La solidez de este sector empresarial es imprescindible para el fortalecimiento del sistema económico, a partir de su contribución en la generación de riqueza y como una de las fuentes más importantes de captación de mano de obra. El desarrollo de este segmento empresarial (micro, pequeños y medianos empresarios) se encuentra íntimamente relacionado con la generación de capacidades en los estratos medios de la población.

Desde el punto de vista territorial, el desarrollo de las PyMEs es un elemento constitutivo central ya que su promoción y desarrollo tienden a asegurar el equilibrio entre las diferentes regiones del país y, por ende favorecen un entramado productivo más integrado desde el punto de vista territorial. En ese sentido, como sostienen Kosacoff y Aspiazu (1998), el desarrollo de las PyMEs constituyen el núcleo fundamental para el desarrollo de las economías regionales.

Por otra parte, desde un punto de vista dinámico, la entrada y salida constante de estas empresas del mercado es lo que contribuye a mantener un entorno de competencia, con niveles de precios y rentabilidad que tienden a los de un mercado competitivo. Como expresa Chudnovsky (1993), “resulta fundamental remarcar que las políticas específicas tienen una alta significación en términos de impacto sólo cuando se desarrollan en el marco de una política económica que contempla el desarrollo productivo y al pequeño empresariado nacional”.

Además, la renovación constante de empresas cumple un rol crucial en los procesos de innovación y avances tecnológicos, al proveer una fuente esencial de nuevas ideas y experimentación que, de otra forma, permanecería sin explotar en la economía.

Por último, es importante destacar que la experiencia internacional ha demostrado que las PyMES evidencian una alta capacidad de respuesta ante políticas de fomento de asociación y cooperación, de desarrollo tecnológico e innovación, estrategias de internacionalización, políticas de financiamiento, beneficios fiscales y programas de compras públicas y promoción de nuevas empresas y empresarios.