SISTEMAS LOCALES DE INNOVACIÓN:
LAS EMPRESAS PYMES METALMECÁNICAS DE TANDIL (1995 ¿ 2005)

SISTEMAS LOCALES DE INNOVACIÓN: LAS EMPRESAS PYMES METALMECÁNICAS DE TANDIL (1995 ¿ 2005)

Sergio Farinelli

Volver al índice

 

 

 

 

2.5 Conclusiones del Capítulo

Un gran interés existe hoy en el mundo entero por la pequeña y mediana empresa y su papel en el proceso de desarrollo económico y social. Ella representa en gran medida el universo empresarial. Es por ello que resulta imprescindible para las PyMEs poseer ciertas capacidades que les permita realizar cambios tecnológicos, empresariales y anticiparse a las necesidades de los consumidores para alcanzar la clave del éxito en un mercado altamente competitivo.

A este respecto, la capacitación, la organización, el marco jurídico institucional y la infraestructura disponible, son también elementos importantes que deben incorporarse a la pequeña y mediana empresa.

Producción moderna sin deterioro ecológico, excelente respuesta en términos de empleo, distribución de capital, buen balance social, adaptabilidad al cambio tecnológico respuesta metódica a las necesidades y exigencias de los mercados internacionales, redistribución del ingreso, satisfacción de necesidades colectivas, eficiencia, versatilidad, escalas de producción en armonía con tamaños y características de los mercados, tanto en el orden político como en el económico, son todos ellos, atributos de la pequeña y mediana empresa.

La PyME, como factor importante de desarrollo para el país y para cada una de las regiones que lo integran, debe emprender impulsos modernizadores para enfrentar mercados cada vez más competitivos. Sin embargo, las medianas y, especialmente, las pequeñas empresas tienen limitaciones para internalizar efectos dinámicos y modernizadores. Respecto de su importancia, podemos decir, que dos son las razones que vinculan a este sector con un proceso de transformación productiva: su carácter intensivo en el empleo del recurso humano y porque, la incorporación y difusión tecnológica, exige desarrollar una base empresarial amplia y dinámica.

En lo que respecta a la innovación, entendemos que esta última no es únicamente un mecanismo económico o un proceso técnico. Ante todo es un fenómeno social a través del cual los individuos y las sociedades expresan su creatividad, sus necesidades y sus deseos. De esta forma, independientemente de su finalidad, sus efectos o sus modalidades, la innovación está estrechamente ligada a las condiciones sociales en que se produce. La historia, la cultura, la educación, la organización política institucional y la estructura económica de cada sociedad determinan, en último término, su capacidad de generar y aceptar la novedad. Como podemos observar en este capítulo los grandes programas públicos de fomento a la innovación, parecen estar diseñados para las grandes empresas no para las PyMEs.

El hecho de que en nuestro país el empresario PyMEs sea el motor de todo en la empresa y quien generalmente está al frente de toda la actividad que esta desarrolla, demuestra también la verticalidad existente en la organización de estas, lo cual denota una gran falencia en estos tiempos en donde esta jerarquía a dado lugar a otras formas de dirección.

Las PyMEs encuentran dificultades específicas, en particular en materia de financiación, pero también en cuanto a sus posibilidades de cooperación, acceso a las fuentes de competencias técnicas y de gestión. Las deficiencias estructurales en su capacidad de gestión nacen porque generalmente como decíamos anteriormente el empresario es el único que realiza funciones de gestión y la situación más normal es que falte personal ejecutivo.

El acceso a los conocimientos y la información con los que se cuenta para reducir la incertidumbre, es mucho más difícil profesionalmente y mucho más costoso para las PyMEs que para las grandes empresas. La mayoría de las PyMEs se muestran reticentes en recurrir a los servicios y los regímenes de ayuda, asistencia técnica o asesoría existentes. Están menos abiertas a la cooperación.

Con respecto a la globalización, el cambio fundamental que esta ha generado en las PyMEs es, haber modificado el contexto, el origen y, sobre todo, el ritmo con que se dan los procesos que conducen al logro de la competitividad de las mismas.

Para finalizar, es una realidad que las PyMEs generan gran cantidad de puestos de trabajo y son consideradas como un aporte muy importante al desarrollo económico, pero en nuestro país es clara la falta de coordinación entre lo público y privado para avanzar en realidades más concretas hacia este sector.