SISTEMAS LOCALES DE INNOVACIÓN:
LAS EMPRESAS PYMES METALMECÁNICAS DE TANDIL (1995 ¿ 2005)

SISTEMAS LOCALES DE INNOVACIÓN: LAS EMPRESAS PYMES METALMECÁNICAS DE TANDIL (1995 ¿ 2005)

Sergio Farinelli

Volver al índice

 

 

 

 

Consideraciones Finales

A continuación se recogen a modo de reflexión final, las principales conclusiones obtenidas de la presente investigación. El objetivo central, ha sido presentar a la innovación tecnológica, como un concepto susceptible de ser incorporado al análisis de las pequeñas y medianas empresas (PyMEs) para determinar su competitividad dentro del mercado interno e internacional.

En la actual economía mundial se observan claras tendencias hacia la internacionalización de los negocios, de los mercados, y también hacia la liberalización del comercio y el intercambio entre grandes bloques económicos regionales. Este escenario se complementa por una nueva orientación en los flujos mundiales, donde cobra especial relevancia el criterio de competitividad que contempla la capacidad de las empresas para responder en la forma adecuada a los cambios en el mercado internacional, adaptándose a los tipos de bienes producidos, cantidad y calidad de mano de obra, insumos, etc. En este contexto las PyMES cumplen un papel destacado.

El análisis realizado del estudio de caso de las pequeñas y medianas empresas de la industria metalmecánica del distrito Tandil reviste un aporte determinante, transformándose en un indicador de la realidad actual.

La necesidad del presente análisis se corresponde con lo que consideramos hoy son las PyMEs, en tanto pequeñas “usinas” generadoras de trabajo, producción y economías regionales en todo el mundo. Razón por lo cual se considera a este trabajo de relevancia y aporte para las relaciones económicas internacionales.

El estudio de las pequeñas y medianas empresas tandilenses también muestra las relaciones de colaboración y competencia que se dan dentro de este escenario de la industria metalmecánica, en el cual la innovación tecnológica marca las diferencias estructurales en cuanto quienes lograr innovar y quienes no, como también a quienes este concepto excluye.

Se ha analizado el impacto de la globalización y de las nuevas tecnologías, sobre la cual las pequeñas y medianas empresas deben desarrollar sus actividades. Dentro de este contexto, la importancia de la globalización de los mercados, las nuevas tecnologías de la información y de la comunicación y la emergencia de nuevos paradigmas tecno-organizacionales, transformaciones que se han producido en las últimas décadas, produjeron en las empresas y en los agentes económicos una creciente presión competitiva, que surge como consecuencia de este conjunto de cambios.

Las reformas estructurales que se aplicaron en nuestro país a lo largo de la década pasada, propiciaron desequilibrios dentro del sector industrial, más precisamente en las pequeñas y medianas empresas de la industria metalmecánica del distrito Tandil. Los altos costos que la industria local debió afrontar, marcaron una desarticulación que se fue consolidando de manera pronunciada con el transcurso de los años después de la segunda mitad de la década pasada.

Si nos centramos en el rol de las políticas cambiarias, con el objeto de evaluar los aportes y limitaciones que brinda la devaluación del peso argentino acontecida en enero del 2002 en nuestro país, debemos tener en cuenta que, la devaluación se dió junto a una severa crisis económica, financiera y social. La misma permitió visualizar que en los últimos años de la década pasada y producto de los shocks externos y del desgaste propio del modelo de convertibilidad, se desencadenó la crisis.

Tomando en consideración lo anterior, podemos observar que la lógica de acumulación de un grupo reducido de pequeñas y medianas empresas locales (con el objetivo de aumentar la competitividad), pasó por la modernización tecnológica de la base industrial, centrándose en la innovación durante los últimos años de la década pasada. Muchos vieron agotarse los beneficios de sus estrategias rentísticas y comenzaron a percibir la necesidad de que la rentabilidad también se debía dirigir a estrategias innovativas.

De acuerdo a nuestro desarrollo, la devaluación es una condición necesaria, pero no suficiente para lograr un incremento de la competitividad genuina y sistémica dentro de la estructura industrial. En Argentina, la salida del régimen de tipo de cambio fijo se tornó una necesidad imperiosa para reinstalar incentivos proclives a una estrategia competitiva genuina. El alto desempleo y la recesión impidieron que la devaluación se tradujera totalmente a precios aunque la crisis financiera incrementó fuertemente la tasa de interés.

La devaluación como una estrategia competitiva es apropiada cuando la misma es necesaria para corregir los desequilibrios que puede generar un tipo de cambio no adecuado en el ambiente macroeconómico.

Ahora bien, esto no implica que una estrategia que fomente la depreciación del tipo de cambio más allá del valor que determinaría el equilibrio comercial, no pueda convertirse en una interesante estrategia competitiva. De esta forma, la devaluación desde el punto de vista de la competitividad y con el objeto de evitar el deterioro de los términos de intercambio, fomentar economías de aprendizaje y fundamentalmente aprovechar los procesos de innovación que se desarrollan en el sector industrial, debe considerarse como un hecho satisfactorio pero no decisivo para las PyMEs en general y para las industria metalmecánica tandilense en particular.

Luego de la devaluación aquellas PyMEs que innovaron en los ‘90 comenzaron a crecer, como fruto de las estrategias defensivas que habían puesto en marcha anteriormente.

De lo expresado anteriormente debemos destacar que una de las funciones esenciales del Estado es la de actuar como coordinador en los asuntos económicos. Aún manteniendo una economía de mercado, resulta necesario un agente que promueva el diálogo y la articulación para fomentar procesos de aprendizaje constantes y ensayos que permitan propagar la innovación junto con el desarrollo industrial.

Los incentivos generados a nivel macroeconómicos deben ser favorables, pero serán exitosos en la medida en que promuevan la búsqueda de una mayor competitividad genuina dentro del ámbito de las pequeñas y medianas empresas. De esta manera, la existencia de un contexto macroeconómico estable se transforma en una condición necesaria para el desarrollo de la competitividad. En este sentido, el Estado debe procurar que la tasa de inflación, el tipo de cambio, el déficit y la deuda sean controlables y generar reglas claras y estables.

Bajo estas condiciones el papel que jugaron las variables tecnológicas en las PyMEs locales estuvo dado en gran medida por las capacidades innovadoras que le permitirían a las PyMEs de la industria metalmecánica sustentar la competitividad previendo la erosión progresiva en el terreno de la comercialización tanto interna como externa.

De la revisión del estudio de caso de las pequeñas y medianas empresas locales de la industria metalmecánica tandilense, se revela que el tamaño de las empresas juega un papel preponderante en las asimetrías productivas y en la capacidad de estas para explotar economías de escala, el uso intensivo de capital y de participar en actividades de mayor valor agregado.

Esta evidencia muestra que el elemento principal en la conducta tecnológica resulta ser la adquisición de maquinaria y equipo. La innovación es el canal por el cual se moderniza y se innova en las PyMEs locales. Sumado a lo anterior, el capital humano también se transforma en un factor clave dentro del marco de la competitividad. La mano de obra calificada y el nivel educativo de los empleados son responsables en buena medida de los incrementos en la productividad. Los conocimientos, habilidades y experiencias de los ingenieros y técnicos, son considerados como la fuente más importante de innovación por las PyMEs locales.

Con respecto a la geografía industrial del distrito Tandil, podemos sostener que la misma esta compuesta mayoritariamente por empresas medianas. En lo que respecta a la estructura de propiedad y pertenencia la gran mayoría de ellas son familiares e independientes. Un número muy reducido está compuesto por empresas transnacionales y/ ó pertenecientes a grupos de capitales nacionales.

Introduciéndonos específicamente en el análisis del presente estudio de caso, y en lo que a la incorporación de tecnología se refiere por parte de las pequeñas y medianas empresas del sector metalmecánica en el distrito Tandil, el mismo revela una alta heterogeneidad en cuanto a la incorporación de tecnología por parte de las PyMEs locales. Del mismo se pueden destacar grandes diferencias en cuanto a los recursos destinados a la adquisición de maquinaria y equipo, ingeniería, diseño y capacitación del personal entre otros.

Este análisis del caso de estudio de las PyMEs metalmecánica tandilense nos permite sugerir ciertos perfiles de acuerdo al tipo de empresa y su tamaño:

• Las empresas pequeñas destinan, en relación a sus ventas, mayores gastos a la adquisición de tecnologías no incorporadas, a las actividades de I+D y a la introducción de nuevos productos.

• Las empresas medianas tienen un perfil similar a las empresas pequeñas. La diferencia con las pequeñas empresas está dada en que emplean mayor esfuerzo para la adquisición de maquinarias y equipos y no lo hacen en I+D. Movilizan sus recursos hacia el diseño y no desarrollan acciones en lo que respecta a la capacitación en recursos humanos.

La capacidad innovadora de las PyMEs se transforma en un factor que influye de manera determinante en la competitividad tanto interna como internacional. Se observa como un común denominador la influencia que con tendencia positiva generan las actividades innovadoras que realizan las PyMEs en general, es decir el esfuerzo endógeno o la adquisición externa de tecnología denota una marcada diferencia entre, quienes la realizan y quienes no, al igual que las PyMEs correspondientes al sector de la industria metalmecánica.

Se puede afirmar entonces que, la innovación es un factor determinante en cuanto a la posibilidad de competir dentro del mercado doméstico, como del externo. Todo esto se ve reflejado por las disparidades que denotan las PyMEs de la industria metalmecánica del distrito Tandil.

La relación entre el proceso innovador y la competitividad es estadísticamente significativa, ya que en el presente análisis podemos observar que aquellas PyMEs que presentan al menos un nivel innovador intermedio que les permite estar en relación directa con las exigencias que el mercado y la competitividad demandan en la actualidad, mantienen índices interesantes de competitividad dentro del mercado.

De la presente investigación se desprenden una serie de conclusiones relevantes no sólo para entender el papel de la innovación tecnológica en el entramado productivo de las PyMEs, sino, incluso, para valorar el grado de importancia interna que la misma reviste en el desarrollo de la empresa y su aporte dentro de la faz competitiva.

La inversión y movilización de recursos financieros, es un hecho que resulta muy importante a la hora de pensar en innovar para las pequeñas y medianas empresas. Estas inversiones se destacan mayoritariamente en aquellos establecimientos productivos con mayor capacidad económica para invertir en procesos tecnológicos. Estas acciones dentro de las PyMEs fortalecen su papel competitivo con respecto a las grandes empresas y terminan motivando un aumento del protagonismo en el conjunto de las PyMEs locales.

Todos estos mecanismos explican que, en el caso estudiado, el crecimiento de las pequeñas y medianas empresas, está dado por la innovación que estas mismas realizan a lo largo de su actividad comercial. Las decisiones a nivel interno de la empresa son las que permiten que estos procesos puedan llevarse a cabo.

La adopción del nuevo paradigma tecnológico genera un potencial de desarrollo industrial y junto a esto, la calidad de crecimiento urbano juega un papel central dentro del conglomerado de las PyMEs locales.

Frente a ello, las pequeñas y medianas empresas de la industria metalmecánica recobran cierto protagonismo en relación a este nuevo paradigma. Estas además de competir, también pueden cooperar entre sí sobre la base de la interacción y en pos de una cultura productiva que incremente el desarrollo local. Se afirma, por tanto, que la posibilidad del empresariado local, de propiciar procesos de crecimiento e innovación depende en gran medida, de ellos mismos.

El distrito Tandil analizado sobre la base de las pequeñas y medianas empresas locales resulta un escenario complejo en cuanto a la condición para hacer negocios que demuestran los empresarios. Se trata de mercados “maduros” y tradicionales donde la creación de nuevos productos es algo complejo.

Otro detalle que se muestra como un rasgo muy marcado en el escenario de las PyMEs locales, es el relacionado con la búsqueda de financiación. La falta de protagonismo para iniciar acciones tendientes a incorporar créditos para el sector se muestra prácticamente nula. Solo un número muy reducido de pequeñas y medianas empresas se interesa por realizar dichas gestiones.

En cuanto a las acciones comerciales, la pequeña y mediana empresa se encuentra íntimamente ligada a la gran empresa a partir de complejas relaciones proveedor / cliente, pero siempre en una posición de debilidad, es decir, subordinada a la misma. Normalmente, se ocupa de la primera transformación dejando que sean las grandes organizaciones empresarias las que direccionen sus procesos productivos.

Este papel dominante de la gran empresa no es puesto en cuestión como consecuencia de los cambios acaecidos en los mercados en el período estudiado, sino que se fortalece como consecuencia de los mismos. Las pequeñas y medianas empresas de la industria metalmecánica tandilense han tenido en los últimos años una nueva generación de empresarios capaces de reestructurar y rearticular las relaciones de producción, dando lugar a sistemas productivos más abiertos y eficientes, aunque esto sólo se dió en una minoría del sector empresario.

Las grandes disparidades que pueden observarse con respecto a la existencia de intereses encontrados entre la gran empresa y la pequeña y mediana empresa, se traduce en una situación fuertemente competitiva que termina por afectar las características de los procesos de producción local. Las PyMEs metalmecánica locales desarrollan sus actividades dentro de un marco de competencia generalizado en busca de la mayor eficiencia productiva.

Como se puede observar nos encontramos dentro de la estructura industrial de las pequeñas y medianas empresas metalmecánica del distrito Tandil con un “modelo” de desarrollo de actividades muy diversificado en cuanto al desarrollo tecnológico que presenta el mapa industrial del distrito Tandil.

El análisis de la innovación tecnológica en las PyMEs de la industria metalmecánica del distrito Tandil, muestra que es necesario establecer condiciones donde la innovación conforme un círculo virtuoso en constante expansión que permita a cada una de ellas poder afianzarse dentro de un mercado cada vez más competitivo y sofisticado.

Uno de los principales cambios para inducir esas condiciones es superar la tradicional cultura conservadora y vertical que presentan en su gran mayoría los empresarios de las pequeñas y medianas empresas de la industria metalmecánica local.

Adaptarse a los nuevos avances tecnológicos significa también generar productos y/o servicios con alto valor agregado, más propios de una economía conducida por el conocimiento. Bajo este nuevo paradigma el Sector Privado, la Universidad y el Municipio de Tandil, tienen que cumplir importantes funciones para impulsar el fortalecimiento de estas acciones.

La puesta en marcha de estas acciones deben considerarse tendientes a la asociatividad por parte de los empresarios para estar en constante relación con la innovación, debe considerarse una iniciativa que cuente con el apoyo de la Universidad (UNCPBA), el Municipio de Tandil y la Asociación de la Pequeña y Mediana Empresa de Tandil (APYMET). Lograr acciones más fluidas entre este conjunto de actores representaría un paso trascendental capaz de aglutinar el potencial que cada uno representa para encontrar un modelo de desarrollo propio, sostenido y sustentable que tenga a la innovación como su principal eje de acción.

Las PyMEs locales deben ubicar a la innovación como el centro generador de productos de alta calidad y competitividad. Poner énfasis en proponer acciones que conduzcan a incrementar la cultura emprendedora y la innovación empresaria, privilegiar la necesidad de generar cambios desde el ámbito local, es un hecho que debe considerarse a futuro.

Cuando hablamos de cooperación entre los diferentes actores para fortalecer la innovación, lo hacemos en referencia tanto a los procesos de producción, como así también a los productos, la organización y gestión empresaria.

En lo que respecta a la cooperación entre las PyMEs es conveniente pensar la cooperación como un hecho destacado entre las pequeñas y medianas empresas, no sólo es importante aumentar sus capacidades internas, sino también contar con un entorno de calidad. Para las empresas que buscan actuar en un concierto internacional, la habilidad de responder rápidamente a las oportunidades, o a la competencia es una cuestión clave a considerar siempre.

Innovar es la clave, la innovación muchas veces tiene un sentido más cercano a un cambio integral que sólo a mejoras en la tecnología. Innovación en este sentido, implica investigación, desarrollo, tecnología, nuevas habilidades, logística, y la gestión de todos estos aspectos en un todo coherente. En buena parte estas habilidades se encuentran, como ocurre en el caso de la PyMEs de la industria metalmecánica tandilense, fuera de su estructura interna.

Poder contar con la elaboración de una perspectiva tecnológica a futuro, es un proceso, mediante el cual se logrará una mejor comprensión de las capacidades que moldean el futuro de la PyMEs en una línea de análisis de innovación a largo plazo. Por tanto deberían tenerse en cuenta en la formulación de políticas, la planificación y la toma de decisiones dentro de esta elaboración por parte del empresariado PyMEs local.

La utilización de medios cualitativos y cuantitativos para monitorear tendencias resulta una metodología adecuada para analizar las probables consecuencias y beneficios de implementar a futuro una política de innovación tecnologíca.

Lo antes expresado permitirá identificar las oportunidades y las necesidades que el mercado y la competitividad demandan en la actualidad. Poder contar con la capacidad de aportar elementos que sean más apropiados, más flexibles y más contundentes al momento de aplicar acciones, especialmente si las circunstancias cambian, brindará la posibilidad de realizar cambios profundos, comenzando de abajo hacia arriba, que vayan desde lo pequeño y simple, pero con la visión de alcanzar lo grande y complejo.

Las pequeñas y medianas empresas de la industria metalmecánica ubicadas en el distrito Tandil deben redireccionar su política a un papel protagónico dentro de su organización, contando además con un rol más activo de los empleados. Definir y ejecutar acciones, en el marco de estructuras cada vez más distribuidas entre las cuales los empleados, formen una porción importante y donde éstas crezcan de abajo hacia arriba, y que cada individuo sea una parte importante y comprometida de la pequeña y mediana empresa debe considerarse un decisión a implementar.

La “tradición” debe dar lugar a la “innovación”. Los problemas deben ser analizados desde una perspectiva sistémica integrando los aspectos tecnológicos y económicos. Este déficit que forma parte de un gran número de PyMEs dentro del distrito Tandil, debe inducirnos a reflexionar sobre los cambios profundos que necesitan las pequeñas y medianas empresas en la industria metalmecánica local.