SISTEMAS LOCALES DE INNOVACIÓN:
LAS EMPRESAS PYMES METALMECÁNICAS DE TANDIL (1995 ¿ 2005)

SISTEMAS LOCALES DE INNOVACIÓN: LAS EMPRESAS PYMES METALMECÁNICAS DE TANDIL (1995 ¿ 2005)

Sergio Farinelli

Volver al índice

 

 

 

 

1.4 Innovación tecnológica como Motor del Crecimiento

La crisis del modelo industrial de posguerra y el estancamiento de la demanda junto con la globalización y la emergencia de nuevos paradigmas intensivos en información, fueron produciendo importantes transformaciones en la organización de la producción y han inducido a las firmas a aumentar el rol asignado a los procesos innovativos, tanto formales como informales en la búsqueda de la competitividad.

“...La innovación tecnológica ha tenido como eje central establecer, que los procesos de producción, de difusión y de adopción de nuevas tecnologías mejoradas deben ser integrados de manera totalmente central en la teoría de la acumulación del mercado y de la competencia capitalista”. (Manzanares, M.A: 1996: pp: 16-26).

Si tomamos como ejemplo el sector industrial vemos que hay únicamente gasto en Investigación y Desarrollo porque la rentabilidad del Capital y la competitividad de las firmas dependen de la innovación, así como de la capacidad para comprender las potencialidades de las nuevas tecnologías y para organizar la apropiación para sí.

Schumpeter, por ejemplo estableció que el motor del desarrollo capitalista a largo plazo reside en este proceso de innovación y al mismo tiempo propuso una teoría sobre ciclos de los negocios que se centraba en la forma en que la economía capitalista absorbe y digiere sus innovaciones. En el modelo de Schumpeter, los cambios tecnológicos exógenos estimulaban los gastos de inversión, cuyas variaciones, generaban al mismo tiempo inestabilidad cíclica.

“…La innovación no se reduce sólo a las actividades aisladas orientadas a desarrollar nuevos productos y procesos, sino que también involucra el conjunto de desarrollo y mejoras increméntales realizadas en las distintas áreas (organización, comercialización, producción etc.) y las actividades destinadas al desarrollo de la calidad”. (Manzanares M.A: 1996: p 17).

El desarrollo de las innovaciones también se genera a partir de distintas actividades rutinarias efectuadas en la firma, que no necesariamente están vinculadas con el área productiva. La interacción del personal de la empresa, el intercambio continuo de opiniones para resolver problemas o para enfrentar nuevas situaciones y las respuestas que surgen y que se utilizan para que la empresa funcione y mejore su eficiencia económica, constituyen una fuente relevante de INPUTS para el desarrollo de actividades innovativas. Por lo tanto aumentan los espacios de las actividades innovativas y su difusión en la estructura de la empresa. Las actividades innovativas tienen un impacto en el conjunto de áreas operativas de la firma, lo que genera un feed-back continuo entre su sendero madurativo y los resultados que producen.

La búsqueda continúa de técnicas eficientes de gestión, orientadas a la mejora y a la racionalización del funcionamiento de las distintas áreas de la empresa, es decir, la implementación del concepto de calidad.

Azzone y Cainarca (1993) plantean la diferencia entre “calidad interna” (a nivel proceso) de la calidad externa (a nivel producto). La primera alude a la habilidad para minimizar las tareas que no generan valor agregado (desperdicio, tiempo de espera, colas, scraps, etc.). La calidad externa apunta a que los productos se adapten a las especificaciones de diseño y que satisfagan a los consumidores en términos de seguridad y performance. En la estructura organizativa de la empresa, el desarrollo de innovaciones y la forma en que se aprovechan sus resultados va constituyendo un patrimonio específico (firm specific) de tipo dinámico, fuertemente influido por la capacidad de gestión y planteamiento estratégico.