SISTEMAS LOCALES DE INNOVACIÓN:
LAS EMPRESAS PYMES METALMECÁNICAS DE TANDIL (1995 ¿ 2005)

SISTEMAS LOCALES DE INNOVACIÓN: LAS EMPRESAS PYMES METALMECÁNICAS DE TANDIL (1995 ¿ 2005)

Sergio Farinelli

Volver al índice

 

 

 

 

CAPÍTULO I. LOS NUEVOS PARADIGMAS TECNO-ECONÓMICOS, SU IMPLICANCIA EN LOS PROCESOS PRODUCTIVOS DE LAS PYMES.

1.1 Las modificaciones en el escenario productivo

1.1.1 Globalización y cambios en la producción

En las últimas décadas se han producido importantes transformaciones en el escenario económico internacional: la globalización de los mercados, las Nuevas Tecnologías de la Información y de la Comunicación (NTICs) y la emergencia de nuevos paradigmas tecno-organizacionales.

Este contexto tiene como características la volatilidad de la demanda y la segmentación de los mercados, la posibilidad de combinar escala y gama, el acortamiento del ciclo de vida de los productos y las incertidumbres estratégicas asociadas al nuevo escenario mundial. Dentro de este, las empresas y los agentes económicos han debido enfrentar una creciente presión competitiva, que surge como consecuencia de este conjunto de cambios, dado que se ha renovado la concepción sobre competitividad, considerándose como un fenómeno de naturaleza exclusivamente macroeconómica y sectorial y determinada por ventajas comparadas estáticas o por la dotación factorial. Dado que “con la globalización la capacidad para competir exitosamente depende en gran medida del desarrollo de producciones de alto valor agregado y de alto contenido en calidad” .

Si bien, para algunos autores la globalización aún carece de definición precisa. Sin embargo, la gran idea de la globalización es justamente que lo abarca todo “…abarca todo, desde los mercados financieros hasta Internet, pero ofrece muy poca condición de la comprensión humana contemporánea.”(Held, D: 2002)

Por lo tanto, este nuevo escenario produce cambios tanto en los factores que condicionan la competitividad de los bloques económicos, de los países, de las regiones, de los ámbitos locales y de las empresas, como en las modalidades a través de las cuales se desarrolla el juego competitivo. “El nuevo escenario competitivo “global” e “intensivo en TIC”, genera oportunidades pero, al mismo tiempo, el cambio de los factores que determinan las ventajas competitivas, plantea nuevos desafíos y sobre todo, amenazas”.(Kotler, M: 2000) La incertidumbre comienza a constituirse en una característica ineludible del escenario competitivo y con la que se enfrentan las elecciones y las decisiones de la empresa. Según Boscherini y Yoguel (1996), en el marco del proceso de competencia y en la búsqueda de diferenciación, impulsado por la globalización, las firmas buscan aumentar su capacidad innovativa entendida esta como la potencialidad para transformar conocimientos genéricos en específicos a partir de sus competencias estáticas y dinámicas derivadas de aprendizajes formales e informales, con el objetivo de diseñar e implementar estrategias, respuestas y acciones coherentes con el nuevo escenario, que permitan conseguir y mantener ventajas competitivas.

Las nuevas tecnologías de la información y de la comunicación renuevan los procesos de generación y difusión de innovaciones que exigen una gran capacidad de adaptación como: 1) calificación de los trabajadores y motivación e implicación con los objetivos de la empresa. 2) los distintos intercambios que produce la globalización son a partir de la difusión de las innovaciones tecnológicas, acceso al conocimiento tecnológico, cooperación en I+D (Investigación y Desarrollo) para proyectos de innovación, la adquisición de nueva tecnología externa etc. que representan los hechos más destacados de esta en lo referente a los lineamientos del nuevo paradigma tecnológico.

También la globalización se vincula fundamentalmente a la intensificación de los flujos de intercambio de bienes, servicios e informaciones entre las distintas sociedades. La expansión de los flujos de intercambio promueve una interdependencia cada vez mayor entre las diferentes partes del mundo.

Por todos estos motivos, las empresas amplían su esfera de actuación y agregan a sus funciones tradicionales el diseño y la implementación de innovaciones tecnológicas que tienden a generar ventajas competitivas en el diseño y en la productividad de sus bienes. Para afrontar este desafío, algunas empresas presentan como fortaleza una fluida relación con la sociedad de su entorno, hecho que les permite conocer con mayor certeza la realidad económica, social y político-institucional sobre la que tienen que actuar. “Actualmente el desafío que significa implementar estrategias en el seno de la globalización imperante se transforma en una tarea nada fácil para aquellos empresarios que desean innovar con tecnología su empresa”. (Kotler, M.:2000: p.36)

Las transformaciones antes mencionadas han generado un gran impacto en la organización social del trabajo, tanto en el ámbito de la empresa como en el de los espacios nacional e internacional, y en las condiciones existentes para la valorización del capital. Ante la situación descripta, surge la pregunta: ¿Cómo se sitúa lo local frente a las tendencias que imperan en el ámbito global?. En este sentido, Arocena (1998) advierte, que no hay una sola forma de analizar el tema de lo local frente a lo global. Para este autor, hay tres maneras de situarse en torno a la relación global-local:

- afirmando el carácter determinante de lo global sobre lo local. En esta posición, se afirma que las macrotendencias se reproducen en los espacios locales y que resulta casi imposible un planteo de desarrollo endógeno

- postulando lo “local” como alternativa a los males de la globalización. En esta perspectiva, se apela a la generación de conductas reactivas en el ámbito local para resistir a lo global

- destacando la articulación local-global. En este enfoque, se promueve una comprensión compleja de la sociedad contemporánea para superar las visiones anteriores Arocena, se identifica claramente con la tercera posición.

En síntesis, afirma que la globalización no sólo representa una amenaza, sino también, una oportunidad para que los mismos puedan desplegar su potencial ante las condiciones emergentes a escala global, se trata de propiciar una interacción permanente entre actor y sistema.

Para finalizar con relación a la globalización y el desarrollo empresario autores como Brusco (1992) y Piore (1992) propician fundamentalmente la articulación entre la estructura productiva y la lógica global. Consideran que la globalización de hecho impone un nuevo modelo de producción denominada flexible o postfordista basado en estrategias de innovación tecnológica y organización empresarial y, que por lo tanto, los espacios locales no pueden quedar al margen de dicha realidad y están desafiados a estimular la capacidad de competencia de sus agentes.

Las innovaciones no son una actividad aislada, las empresas entablan relaciones con otras firmas, la innovación es un proceso acumulativo, no sólo porque se asienta en conocimientos ya desarrollados, transformándolos y recombinándolos, sino también porque la innovación se introduce en la economía por etapas.