MERCOSUR Y UNIÓN EUROPEA

MERCOSUR Y UNIÓN EUROPEA

Manuel Cienfuegos Mateo y otros

Volver al índice

 

 

 

 

4.3 El cambio del equilibrio político

La identificación de las características ideológicas básicas del Chavismo clarifica porqué algunos analistas toman la entrada de Venezuela al MERCOSUR como el comienzo de una nueva era en América Latina (Husar/Maihold, 2006, 1; Magnoli, 2007, 10 ss; Petkoff, 2005a). Aparentemente, estas voces asumen que es cierto que el Chavismo tiene el poder de cambiar significantemente el mapa político de América Latina.

Teniendo en cuenta la distribución de los recursos humanos, económicos y políticos de la región, esta propuesta no convence a primera vista. Económicamente y políticamente, Venezuela tiene una sola carta que vale: su riqueza de petróleo. Además, la popularidad y el carisma de su actual presidente son activos de los que el régimen se puede aprovechar políticamente. Estos vigores, sin embargo, al mismo tiempo demuestran la vulnerabilidad del Chavismo. El impacto venezolano en la región definitivamente depende de la persona de Chávez y del precio del petróleo. Aunque el mercado mundial de petróleo parece mantenerse estable de momento y Chávez ha consolidado su poder político en Venezuela, la vulnerabilidad del Chavismo, sin embargo, es relativamente grande.

Aun cuando las ventajas permanezcan válidas, sin embargo, parece difícil imaginarse que Venezuela (Chávez) pudiera llevar a cabo sus ideas sin el apoyo (o el consentimiento) de Brasil y Argentina, que son (y quedan siendo) las potencias dominantes de la región.

Entonces, la clave del problema es la situación política de Brasil (y Argentina). Argumenté antes, que la región, bajo los nuevos regímenes, se divide en una fracción moderada y pragmática y en una fracción extrema9. Lo que ocurre a nivel regional parece reflejarse en el nivel brasileño, donde los aficionados del presidente Lula, que se convirtió en un socialista “conservador”, se disocian de los tradicionalistas del partido trabajador. Aparentemente, este conflicto tiene un impacto negativo sobre la capacidad del gobierno brasileño de seguir un camino claro en sus políticas regionales. De eso modo facilita a Chávez propagar activamente sus propias ideas. Otro aspecto que también juega a favor de Chávez es, que la posición en Argentina en cuanto al concepto original del MERCOSUR también es ambigua y sus relaciones con Brasil son más reservadas que en la época de los noventa.

Dada esta situación, la ventaja de Chávez es que no tiene que luchar en contra de un eje insuperable de Argentina y Brasil para llevar a cabo sus ideas. Es que simplemente tiene que influir en el proceso político interno de estos países, usando su capacidad retórica al igual que sus recursos financieros.

No ésta la oportunidad para documentar las actividades que el presidente Chávez propone en detalle. Basta notar que hay pruebas suficientes que documentan la ingerencia masiva de Venezuela en los asuntos políticos de sus vecinos. Son exactamente estas actividades y su impacto potencial sobre el rumbo político interno de los países afectados que justifican la sospecha de que los países fundadores del MERCOSUR están subestimando el riesgo de la entrada de Venezuela al MERCOSUR (Husar/Maihold, 2006, 2).