MERCOSUR Y UNIÓN EUROPEA

MERCOSUR Y UNIÓN EUROPEA

Manuel Cienfuegos Mateo y otros

Volver al índice

 

 

 

 

2. El margen de referencia

A nivel teórico se puede pensar en el objetivo de la integración regional como un triángulo de políticas que consiste en las políticas internas (desde el crecimiento económico hasta los asuntos de redistribución de riqueza), las políticas externas (no económicas) y las políticas económicas internacionales.

Sin entrar en detalles (véase Preusse, 2004), se puede decir que la política exterior tiene por objetivo la búsqueda de seguridad y paz y se maneja por medio de amenazas, persuasión, cooperación y alianzas.

La política económica internacional, a su vez, se fija en políticas para mejorar el bienestar del pueblo por medio de la división internacional de trabajo. De esa manera, hoy en día, la mayoría de los países del mundo favorece mercados abiertos que tratan de organizarse por medio del multilateralismo representado por la Organización Mundial de Comercio (OMC) y del regionalismo2. Siguiendo este concepto en cuanto a las políticas económicas internacionales, muchos países pretenden participar en el sistema multilateral. Además tratan de mejorar sus ventajas económicas usando contratos especiales con sus vecinos y países de ideología similar (regionalismo).

En el regionalismo abierto, los instrumentos de captación de las ventajas de la participación en los mercados mundiales y aquellos de la cooperación política (formación de alianzas entre países con el fin de asegurar paz y seguridad) no existen aislados. Al contrario, mientras que la seguridad y la paz son precondiciones para el desarrollo económico, el éxito económico forma la base para el establecimiento del poder político. Entonces, ambos objetivos son interdependientes y su realización conjunta es indispensable para ganar el éxito político y la prosperidad económica.

Un fenómeno importante oculta esta interdependencia fundamental.

Es el del impacto diferente en el tiempo de distintos tipos de intervención: mientras que intervenciones políticas tienen impacto inmediato o de corto plazo (cerrar la frontera), los instrumentos del manejo del poder económico a menudo tienen efecto indirecto y se hacen sentir a largo plazo. Por ejemplo, el estancamiento económico y del empleo que se efectuará como consecuencia de decisiones políticas no congruentes se realizará años después de tomar la medida.

Por cierto, este hecho favorece a políticas de corto plazo.

De esa manera, la retirada de Venezuela de la CAN y la entrada al MERCOSUR tienen consecuencias potenciales en ambos ramos y a corto y largo plazo. Las consecuencias serán más significativas cuanto más integrada está la región y cuanto más importante sea el retirado (o el nuevo miembro respectivamente) con relación al conjunto.

A continuación analizaré el caso, tomando en cuenta estos dos aspectos.