NOTAS SOBRE GLOBALIZACIÓN

NOTAS SOBRE GLOBALIZACIÓN

Galo Viteri Díaz

Volver al índice

 

 

 

 

3. PROPUESTA DEL FORO INTERNACIONAL SOBRE LA GLOBALIZACIÓN

El Foro Internacional sobre la Globalización(203) propone varias alternativas al modelo de globalización en marcha. A continuación se detallan las principales.

3.1 DIEZ PRINCIPIOS PARA CONSTRUIR SOCIEDADES SOSTENIBLES Y DEMOCRATICAS

Los principios actuales de organización que gobiernan a la economía global son limitados y se encuentran al servicio de unos pocos en detrimento de la mayoría de la gente y del medio ambiente. El crecimiento económico, que por lo general descansa en la explotación de los trabajadores y trabajadoras y de los recursos naturales, se ubica en el centro de las prioridades del Fondo Monetario Internacional (FMI), el Banco Mundial (BM) y la Organización Mundial de Comercio (OMC). La ampliación del comercio internacional y el flujo de las inversiones son vistas por dichos organismos como un fin en sí.

No obstante, depende de la capacidad colectiva el que se pueda crear sociedades saludables y sostenibles que beneficien a todos y todas. Hay que transformar esa posibilidad en realidad. Las sociedades sostenibles deben basarse en ciertos principios fundamentales, que se detallan a continuación.

i. Nueva Democracia. La democracia florece cuando las personas se organizan para proteger sus comunidades, sus derechos y están pendientes de las acciones de los representantes políticos electos. En las dos últimas décadas, los gobiernos han transferido buena parte de su soberanía a las corporaciones globalizadas. Proponemos un desplazamiento de los gobiernos que se prestan a servir a las corporaciones transnacionales por un modelo que sirva a las necesidades fundamentales de la gente y de sus comunidades, un proceso que se hace mucho más simple a nivel local pero vital para todo nivel de gobierno.

ii. Subsidiariedad. La globalización económica implica, principalmente, una deslocalización y pérdida del poder político y del control económico de las comunidades. Es necesario, entonces, revertir esta orientación y crear nuevas reglas y estructuras que en forma conciente favorezcan lo local, siguiendo el principio de subsidiariedad, esto es, toda decisión política o de actividad económica a nivel local tiene que ser adoptada por ese mismo nivel de gobierno. Cualquier toma de decisión política o económica que afecte el terreno local debe residir allí. Solamente cuando alguna actividad adicional no pueda ser satisfecha a nivel local, la toma de decisión debe ser transferida al próximo nivel de gobierno: regional, nacional y finalmente mundial.

iii. Ecología Sustentable. La actividad económica tiene que ser sustentable económicamente para cumplir con las verdaderas necesidades humanas actuales sin comprometer a las generaciones futuras, en el cumplimiento de sus propias necesidades, y sin reducir la diversidad natural de la vida de la Tierra o la viabilidad del planeta para mantener los ecosistemas y la vida.

iv. Patrimonio Común. Tiene que existir una herencia común de los recursos que debe ser aceptada como un derecho inalienable para que todas las especies puedan compartirlos equitativamente. Existen tres categorías de recursos inalienables. La primera consiste en el intercambio natural del derecho a la herencia del agua, la tierra, el aire, los bosques y la pesca de lo cual depende la vida. Una segunda categoría es la herencia común a la cultura y a la sabiduría que son expresiones de creación colectiva de la especie humana. Finalmente, se debe reafirmar una herencia al bien “moderno” que incluye recursos como los servicio públicos proporcionados por gobiernos para cumplir con los principios básicos en entregar salud pública, educación, seguridad pública y bienestar social, entre los principales. Los esfuerzos de los individuos o las corporaciones por monopolizar la propiedad de esta fundamental herencia común de los recursos como el agua, la variedad de semillas, o la explotación de los bosques para el uso exclusivo del bien privado, excluyendo las necesidades de todos, no pueden ser aceptados.

v. Derechos Humanos. Buena parte del debate sobre los derechos humanos en los Estados Unidos y en las naciones ricas, se ha centrado tradicionalmente en los derechos civiles y políticos como primordiales. Es deber de los gobiernos asegurar estos derechos, pero garantizar además los derechos económicos, sociales y culturales de todas las personas.

vi. Trabajo/Subsistencia/Empleo. Las sociedades sostenibles tienen que proteger los derechos de los trabajadores en el sector formal y responder a las necesidades de sustento de un gran número de personas que subsisten en el denominado “sector informal”, y asistir a quienes no tienen empleo o se encuentran desempleados. Revertir las políticas globalizadoras que desplazan a pescadores artesanales de sus ecosistemas costeros y a agricultores de sus tierras, constituyen metas centrales para un mundo donde todos tengan derecho al trabajo y a vivir con dignidad.

vii. Seguridad Alimenticia y de Alimentos. Las comunidades y las naciones consiguen estabilidad y seguridad cuando las personas tienen alimento suficiente, específicamente naciones que tienen la capacidad para autoabastecerse en términos de la producción de alimentos. Adicionalmente, la gente desea alimentos seguros, un asunto cada vez más difícil de conseguir toda vez que las empresas agroindustriales transnacionales diseminan plaguicidas y productos químicos junto con la utilización de cultivos transgénicos alrededor del mundo.

viii. Equidad. Las actuales normas de la globalización económica, han ampliado la brecha entre las naciones ricas y pobres y entre los ricos y pobres al interior de la mayoría de los países. El desplazamiento social y la tensión resultante se han transformado en la amenaza principal para la paz y seguridad en todo el mundo. Una mayor equidad entre naciones y dentro de las mismas puede lograr reafirmar la democracia y las comunidades sustentables. La reducción de la brecha entre las naciones ricas y pobres requiere primero que nada la cancelación de las deudas ilegítimas de los países pobres. Requiere también la sustitución de las instituciones multilaterales que rigen actualmente al planeta con nuevos organismos que incluyan la justicia global dentro de sus principios básicos.

ix. Diversidad. Hace unas décadas atrás la arquitectura era diferente, el paisaje era distinto, al igual que con los idiomas, los estilos de vida, el vestuario y los valores. Decenas de miles de comunidades de alrededor del planeta habían perfeccionado el manejo local de los recursos, los cuales están siendo minados por los intereses empresariales globalizadores. La diversidad cultural, biológica, social y económica son los pilares centrales para una vida rica y saludable.

x. Principios Preventivos. Cuando algunas prácticas o productos contienen el potencial de producir daños a la salud humana o al medio ambiente, se deben tomar acciones de prevención para restringir o prohibirlas incluso si existe incertidumbre científica sobre si provocan daño o no, debido a que puede tomar años de estudios científicos el probar si causan daño o no, período durante el cual pueden causar efectos no deseados o irreversibles, pero quienes proponen tales prácticas o dichos productos deben asumir la responsabilidad de probar si es sano o no.