NOTAS SOBRE GLOBALIZACIÓN

NOTAS SOBRE GLOBALIZACIÓN

Galo Viteri Díaz

Volver al índice

 

 

 

 

1.2 PAPEL CRITICO DEL ESPACIO REGIONAL

La profundización de la integración regional constituye una meta imperativa. La cooperación macroeconómica se ha transformado en un elemento fundamental para consolidar los procesos de integración comercial. Los adelantos en este campo de todos los acuerdos subregionales vigentes, deben continuar reforzándose a base del diálogo, el intercambio de información y la adopción de reglas macroeconómicas comunes que propicien el diseño de mecanismos más estrictos de coordinación macroeconómica y de regulación y supervisión prudenciales de los sistemas financieros nacionales. Igualmente, debe fortalecerse las instituciones financieras regionales y subregionales.

La expansión del comercio crea asimismo una mayor necesidad de armonización de los distintos sistemas regulatorios, debiendo avanzarse en lo que respecta a las normas sobre el fomento de la competencia y la regulación de los servicios públicos. De otra parte, resulta necesaria la creación de sistemas de innovación de carácter regional y subregional, y conducir a la adopción de esquemas más amplios de cooperación en materia educativa y de investigación y desarrollo tecnológicos. En el área de la infraestructura física, además de la formulación de normativas armonizadas sobre transporte, energía y telecomunicaciones, es esencial establecer redes de infraestructura y sistemas regulatorios concebidos en función de la integración regional.

En el caso del desarrollo sostenible, la adopción de medidas tendientes a proteger los ecosistemas compartidos y conseguir el apoyo de todos los países con tal objeto, constituyen el punto de partida de una agenda regional inspirada en el objetivo de reforzar la estabilidad de los ecosistemas más relevantes y valiosos desde una perspectiva global.

En materia social hay dos áreas de particular importancia. La primera es la protección de los trabajadores migrantes y de sus familias, a través de acuerdos que permitan trasladar los beneficios de los fondos de protección social de un país a otro. La segunda es la educación. En este campo se puede avanzar en la realización de intercambios regionales y la conformación de redes de expertos, gobiernos y organizaciones, con la finalidad de compartir buenas prácticas y estándares; además de contribuir al fortalecimiento de los sistemas nacionales de educación, estas actividades permitirían reforzar los regímenes de acreditación regional y contribuir a una mayor fluidez en la homologación.

Por último, cabe resaltar que las cláusulas democráticas de los acuerdos de integración y los foros que actualmente sirven de marco a los encuentros de los Jefes de Estado de la región, así como los parlamentos subregionales y latinoamericanos, constituyen los cimientos de una agenda ambiciosa de integración política que apenas se encuentra en sus etapas iniciales.