NOTAS SOBRE GLOBALIZACIÓN

NOTAS SOBRE GLOBALIZACIÓN

Galo Viteri Díaz

Volver al índice

 

 

 

 

CAPITULO IV. FACTORES DETERMINANTES DEL PROCESO ACTUAL DE GLOBALIZACION

Si bien en el punto anterior se hicieron ciertas referencias sobre la temática, resulta importante especificar cuales son los factores determinantes del proceso actual de globalización.

El Fondo Monetario Internacional(29) destaca la existencia de ciertos factores como impulsadores de la integración de la economía mundial:

i) Los adelantos tecnológicos, especialmente en comunicaciones e informática, que facultan a las empresas la coordinación en forma económica de las actividades de producción que se efectúan en distintos lugares, e igualmente facilitan la difusión más rápida y extensa tanto de las innovaciones tecnológicas como de los conocimientos especializados y reducen las fricciones del comercio internacional;

ii) Las políticas económicas que han apoyado la integración de las economías nacionales, en el sentido de que los países han disminuido las barreras artificiales a la circulación de bienes, servicios y capitales; y,

iii) Las instituciones de Bretton Woods, la Organización de Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE) y el Acuerdo General sobre Aranceles Aduaneros y Comercio (GATT) (en la actualidad la Organización Mundial de Comercio - OMC), que han cumplido un papel fundamental en incitar a un significativo número de países adopten sistemas económicos abiertos y sustentados en el mercado.

Lerda(30) anota tres factores principales de la globalización de la economía mundial: la tecnología, la organización corporativa y las políticas públicas:

i) Tecnología. Las aplicaciones separadas y conjuntas de las innovaciones en áreas claves como la microelectrónica y la informática se han reflejado de manera favorable en los costos de actividades con alto potencial “sinérgico” (comunicaciones, almacenaje, transferencia de datos e información y transportes en general). Este significativo avance permite reducir distancias, economizar tiempos, miniaturizar tamaños, reducir pesos, agigantar precisión, aumentar calidad, desagregar o agregar y, en último término, facilita una enorme gama de opciones para que las organizaciones puedan de forma flexible decidir acerca de qué producir, cómo producir, dónde producir y para quién producir, observándose una progresiva desterritorialización de las actividades económicas;

ii) Organización corporativa. La incorporación del progreso técnico, traducida en la fuerte disminución de costos de producción, comercialización y transacción, ha significado la adopción de modelos nuevos de organización por parte de las empresas transnacionales caracterizados por la “flexibilidad” y “adaptabilidad”, que pretenden ubicar cada función corporativa en el sitio más conveniente, con el fin de aprovechar las ventajas comparativas de cada territorio y adaptarlas a circunstancias cambiantes y difíciles de estimar, permitiéndoles mejorar su eficiencia y productividad mediante una exposición mayor a la competencia global; y,

iii) Políticas públicas. Son internacionales, de carácter multilateral, y nacionales. Dentro de las primeras se tienen los acuerdos en el marco del GATT-OMC, para la liberación del comercio de bienes y servicios, situación que ha conducido a una intensificación de las corrientes de comercio a nivel mundial, con una participación activa de las empresas transnacionales. Dentro de las segundas se destacan las políticas internas de liberalización y desregulación de mercados, formuladas, diseñadas y aplicadas en el contexto de programas de estabilización y ajuste o de reformas estructurales de carácter liberalizante, con el propósito de dotar a las economías nacionales de mayor eficiencia, flexibilidad, competitividad externa y capacidad productiva.

Por su parte, en la “Relatoría del Encuentro Internacional de Economistas sobre Globalización y Problemas del Desarrollo”(31), se manifiesta que el avance de las tendencias globalizadoras a nivel mundial, obedece a los ”numerosos adelantos científicos-técnicos que se vienen produciendo desde hace unos veinte o veinticinco años y dentro de los cuales se destacan los progresos en el transporte y las comunicaciones -que han posibilitado el abaratamiento de éstos y han revolucionado las nociones de espacio y tiempo-, así como los descubrimientos y desarrollo en materia de microelectrónica y tecnologías de información que han propiciado una significativa revolución en la organización de la producción, las formas de producir, el control de la calidad de la producción, en la educación, en la cultura y en muchos otros aspectos de la vida de los individuos y de las naciones”.

Según Frediani(32), la globalización actual se origina en cuatro elementos fundamentales que surgen a finales de los ochenta pero que se manifiestan fuertemente a inicios de los noventa:

i) Un origen político. La caída del muro de Berlín en noviembre de 1989 y el posterior colapso de la sociedad y del paradigma socialista;

ii) Un origen económico. La generalización a escala mundial de la economía de mercado y la apertura irrestricta de los países al libre comercio exterior;

iii) Un origen tecnológico. El vertiginoso desarrollo de la informática, las telecomunicaciones y la masificación del transporte aéreo de personas; y,

iv) Un origen sociocultural. La explosión del turismo de masas a nivel internacional, que conduce a los individuos mediante vivencias personales directas (más intensas que las virtuales conseguidas vía la televisión y el cine), a la internalización de valores y preferencias comunes, sin que interese su origen geográfico.

Bekerman y Camillo(33), manifiestan que varios acontecimientos estimularon el proceso de globalización en el transcurso de las décadas de los años 80 y 90. En los países desarrollados, la desregulación en ciertos sectores de los servicios, como el transporte y las telecomunicaciones, disminuyó los costos para los usuarios y mejoró su calidad. La desregulación financiera, por otra parte, permitió el desarrollo de nuevos instrumentos, lo cual cumplió un importante papel en el financiamiento de las fusiones y adquisiciones de empresas transnacionales y en la movilidad creciente de los mercados de capitales. La tecnología tuvo también una significativa función, de manera particular en el desarrollo del transporte, la información y las comunicaciones.

A estos factores se sumaron, anotan, las reformas de los países en desarrollo consistentes en liberalizar y desregular sus economías e incrementar su exposición al mercado mundial, así como para modificar la dinámica de la competencia empresarial.

La ONUDI (Organización de las Naciones Unidas para el Desarrollo Industrial)(34), manifiesta que la globalización tiene sus raíces en cuatro aspectos claves:

i) Los cambios de política en la economía mundial, concretamente la liberalización de las corrientes de capital y de comercio, la desregulación de los mercados y el desarrollo del sector privado (incluida la privatización), que abrieron oportunidades nuevas de inversión en la mayoría de países;

ii) La aceleración del progreso tecnológico que modificó las reglas del juego tanto para las empresas transnacionales como para los países en desarrollo anfitriones y las empresas de estos países;

iii) Las nuevas estructuras orgánicas de las empresas, que han sido posibles en parte gracias a la disminución de los costos de transporte derivados de los adelantos tecnológicos en las industrias de la información y las comunicaciones; y,

iv) El progresivo desplazamiento del poder económico del Norte y el Oeste a los países en desarrollo, en especial de Asia.

Bonefeld(35), resume los elementos definitorios de la globalización de la siguiente manera:

i) El significado y la creciente importancia de la estructura financiera y de la creación global de crédito, conduce al dominio de las finanzas sobre la producción: el capital financiero ha llegado a ser una fuerza independiente en el mundo, existiendo un creciente poder estructural ejercido por la superestructura financiera;

ii) La importancia en aumento de la “estructura del saber”: el conocimiento ha llegado a convertirse en un factor de la producción fundamental;

iii) El aumento en la rapidez de la redundancia de ciertas tecnologías y el crecimiento en la transnacionalización de la tecnología: se enfatiza en las industrias basadas en el conocimiento, la creciente dependencia de la innovación tecnológica y el riesgo creciente de la obsolescencia tecnológica;

iv) El ascenso de los oligopolios globales en forma de corporaciones multinacionales: las corporaciones no tienen otra alternativa que transformarse en corporaciones globales y transnacionales, las cuales junto con los bancos transnacionales, se han convertido en los poderes más influyentes, incluso con más influencia que los estados nacionales y sus economías nacionales; y,

v) La globalización de la producción, del conocimiento y de las finanzas: este desarrollo habría conducido a que, por un lado, se produjera la retirada del estado nacional como poder de regulación y, por otro, se da lugar a la globalización del poder político en la forma de una estructura de autoridad plural asociada con las Naciones Unidas, el G8.

La OCDE(36), dice que “los factores responsables de la aceleración del proceso de globalización han sido, entre otros, los siguientes: los cambios en las políticas económicas y comerciales, que han generalizado la liberalización de los mercados de bienes, servicios y factores; las nuevas estrategias de las empresas multinacionales que aprovechan las nuevas oportunidades de localización que la integración les presenta y la introducción de las innovaciones en los transportes y comunicaciones que facilita la integración de los mercados y la producción multinacional, y reduce los costos de producción y de los intercambios”.

Para Meller(37) los fenómenos que han contribuido a la globalización dicen relación con:

i) Reducción de los costos de transporte y de comunicación;

ii) Revolución tecnológica vinculada a la TV y a la informática;

iii) Mayoría de los países en desarrollo han acelerado su proceso de incorporación a la economía mundial;

iv) Gran aumento del comercio internacional;

v) Espectacular incremento de los flujos de capitales; y,

vi) El derrumbe del bloque socialista.

En resumen, existen una variedad de elementos y factores determinantes del actual proceso de globalización de la economía mundial.