NOTAS SOBRE GLOBALIZACIÓN

NOTAS SOBRE GLOBALIZACIÓN

Galo Viteri Díaz

Volver al índice

 

 

 

 

3.5 DE BRETTON WODS HACIA LA BUSQUEDA DE ALTERNATIVAS

El afianzamiento de la democracia a nivel local y nacional es fundamental para construir sociedades sustentables, pero estos cambios no son suficientes. Bajo el entendido de que las empresas transnacionales son ahora de alcance global, es crucial desarrollar instituciones cívicas de alcance global que permitan equilibrar y regular a nivel global. A este efecto es necesario:

i. Unificar la gobernabilidad global bajo un reestructurado sistema de la Organización de Naciones Unidas. Las funciones de gobernabilidad global actualmente se encuentran divididas entre el sistema de la Organización de las Naciones Unidas (que cuenta con el Secretariado de las Naciones Unidas, sus agencias especializadas como la Organización Mundial de la Salud, la Organización Internacional del Trabajo, la Organización para la Agricultura y la Alimentación (FAO), y varias organizaciones de desarrollo y proveedoras de fondos de ayuda como el PNUD, UNICEF, y UNIFEM) y las organizaciones del sistema de Bretton Woods que incluye al Banco Mundial, el Fondo Monetario Internacional y la Organización Mundial de Comercio. El sistema de la ONU es quien dispone de un mandato más amplio, abierto y democrático, y sus actividades están centradas en dar una mayor envergadura a las prioridades humanas, sociales y ambientales. No obstante, en los últimos años la ONU se encuentra cada vez más bajo la influencia de las mismas corporaciones globales, y hacia los mismos fines, como las instituciones de Bretton Woods. Las instituciones de Bretton Woods actúan de manera secreta y son principalmente antidemocráticas, actuando generalmente con una visión económica cerrada al mundo y colocando los intereses financieros y empresariales por sobre los intereses humanos y del planeta.

La separación para gobernar los asuntos globales de un mundo dividido en dos entidades regidoras en competencia no es una política inteligente. Es el momento de reorganizar el sistema económico global para que gobierne bajo el alero de la Organización de las Naciones Unidas, a la cual se le proporcionen los recursos humanos y económicos para cumplir su mandato inicial e introducir reformas destinadas a reformar y reforzar las funciones democráticas de este ente global. Esto demanda desmantelar las instituciones de Bretton Woods y los bancos de desarrollo regional que funcionan como clones del Banco Mundial, trasladando las funciones fundamentales relacionadas con la gobernabilidad económica global a las Naciones Unidas, y purgar a la ONU de las influencias de las transnacionales.

ii. Debilitar o desmantelar las instituciones de Bretton Woods. La meta de una reestructuración total de las instituciones del gobierno económico deberá crear un sistema económico global equitativo y democrático, saludable, sostenible, y que apoye distintas economías locales productivas que funcionen dentro de un sistema cooperativo de relaciones internacionales. Dicho sistema buscaría las relaciones equilibradas y fijas del comercio; aminore la especulación financiera y deuda internacional; aliente la inversión productiva, la propiedad local y la dependencia local del ser; proteja a los países pobres de asaltos económicos inadecuados de presiones y predatorios por países más poderosos y corporaciones globales; y cree una tendencia para el pobre en relaciones internacionales de comercio e inversión.

1. OMC: Los mecanismos de la OMC son poderosos en materia comercial, bajo la influencia y las normas de las instituciones del sistema de Bretton Woods. En respuesta, muchos en la sociedad civil discuten para eliminar o reducir significativamente el poder de la OMC. Esto debe incluir a distintos actores e instituciones como la UNCTAD, los acuerdos ambientales multilaterales, la Organización Internacional del Trabajo (OIT), desarrollando los acuerdos regionales de comercio como el Mercosur en América Latina, SAARC en Asia del Sur, SADCC en Africa del Sur, y ASEAN en el Sudeste Asiático. De esta forma, mucho más fluida, menos estructurada, con un mundo más plural con una serie de mecanismos de control y balance que permita a las naciones y a las comunidades del Sur captar un espacio para desarrollar sus bases y sus valores, sus ritmos y sus propias estrategias y decisiones.

2. Banco Mundial y FMI: Se recomienda para el Fondo Monetario iniciar un proceso internacional para crear una Comisión de Desmantelamiento del FMI destinada a velar por la distribución apropiada de todos sus bienes. La mitad de los miembros de la Comisión tienen que provenir de organizaciones de la sociedad civil, ya que han sido estos grupos quienes principalmente han traído a la luz pública el impacto destructor del FMI. Los pasos inmediatos de esta Comisión deben incluir:

- Desmantelar todos los programas de ajuste estructural en el Tercer Mundo y los ex-países socialistas.

- Reducir el personal profesional del FMI de 1.000 a 200, que va a la par con sus recortes de los gastos de capital y operacionales. Pasos similares deben ser adoptados en relación al Banco Mundial.

iii. Reforzar los poderes de control de otras organizaciones internacionales. Con el desmantelamiento de las organizaciones de Bretton Woods, se requiere aplicar un control y equilibrio institucional indispensable para reformar el sistema global financiero y para terminar con el poder transnacional global se tiene que llegar a reforzar el poder estatal y reformar a la Organización de las Naciones Unidas. A pesar de que las Naciones Unidas deben ser reforzadas en su mandato y recursos, las organizaciones internacionales deben tener la responsabilidad y autoridad no solo para este tipo de funciones ya que no es razonable pensar que puedan ser realizadas solamente por los gobiernos nacionales o locales. En lo posible, la principal función de las organizaciones internacionales es la de respaldar y lograr una efectiva gobernabilidad nacional y local. Existen argumentos de peso para reforzar la Organización Mundial de Salud, la Organización Internacional del Trabajo y el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente, que permitan enfrentar adecuadamente temas vinculados a la salud, el empleo y al ambiente.

iv. Crear nuevas organizaciones globales. Junto con la reforma de las agencias de la ONU, existe la necesidad de crear un número pequeño de nuevas organizaciones globales, bajo el ámbito y supervisión de las Naciones Unidas:

1. Crear un Tribunal Internacional de Insolvencia (TII). El alivio a la deuda en lugar de un mayor endeudamiento es una respuesta mucho más apropiada para solucionar el endeudamiento de los países de bajos ingresos.

2. Crear una Organización Internacional de Finanzas (OIF) bajo el mandato directo de las Naciones Unidas. La Organización Internacional de Finanzas (OIF) debiera trabajar con países miembros de la ONU para conseguir un equilibrio y estabilidad en las relaciones internacionales de las finanzas, liberar las finanzas nacionales e internacionales de las tergiversaciones de la deuda internacional, la deuda basada en el dinero, promover actividades productivas domésticas y la propiedad local de los recursos productivos y adoptar las acciones indispensables a nivel internacional para apoyar a las naciones y a las localidades en la creación de una vida sustentables, equitativa y productiva para la gente.

3. Crear Fondos Monetarios Regionales. Al tiempo de reconocer la legitimidad de la necesidad del acceso a préstamos de emergencia a corto plazo y que las finanzas deben ser locales en lo posible, hay que apoyar la creación de fondos monetarios regionales que sean responsables de atenderlas necesidades de todos los países de la región.

4. Reemplazar a la OMC. Existen tres tipos de propuestas provenientes de las organizaciones de la sociedad civil de todo el mundo respecto al tipo de regulaciones que deben primar para el reemplazo de la OMC:

- Hay quienes argumentan en un regreso a la idea original de una Organización Internacional de Comercio (OIC) más amplia, tal como fue propuesta después de la Segunda Guerra Mundial. Esta OIC debería adherir a las metas de empleo pleno y terminar con los carteles globales. La OIC tendría que ir más allá del concepto original de su mandato, adoptando metas ambientales y contar con estructuras más abiertas, más transparentes y democráticas.

- Otros argumentan en la necesidad de regresar al menos oneroso Acuerdo General sobre Aranceles Aduaneros y Comercio (GATT), pero convirtiendo al GATT en una institución más abierta, transparente y democrática.

- Otros proponen la eliminación de las organizaciones globales de comercio y fortalecer a las organizaciones regionales de comercio que ayuden en unificar criterios productivos y estrategias comerciales entre las naciones afiliadas.

5. Crear una Organización de Responsabilidad Empresarial (ORE) bajo el mandato y dirección de las Naciones Unidas. Mientras la fiscalización descanse en los gobiernos nacionales y locales, la ORE entregará a los gobiernos y a la ciudadanía en general información amplia y seria sobre las prácticas empresariales como la base para acciones judiciales y para gestar boicots por parte de inversionistas y consumidores.