NOTAS SOBRE GLOBALIZACIÓN

NOTAS SOBRE GLOBALIZACIÓN

Galo Viteri Díaz

Volver al índice

 

 

 

 

3.3 CONTROLAR LA HEGEMONÍA TRANSNACIONAL

Toda agenda cívica para transformar la economía global tiene que basarse en un plan de acción que fije los parámetros de relación con las transnacionales. Las ventas globales de las 200 principales empresas transnacionales supera en un cuarto la actividad económica de todos los países del mundo. Si se enumeran las 100 primeras unidades económicas del planeta, 51 sería empresas transnacionales y solamente 49 serían países.

i. Enfrentando el Poder Transnacional. Existen seis estrategias para confrontar el poder corporativo:

- Responsabilidades Empresariales: Una de las principales y más efectivas estrategias es la llamada “responsabilidad empresarial”, cuyo objetivo fundamental es lograr que las operaciones de las corporaciones sean socialmente responsables, generalmente vinculadas a políticas ambientales, laborales y respeto a los derechos humanos.

- Obligación Empresarial: Relacionada a las responsabilidades empresariales. El objetivo es lograr que las empresas transnacionales operen de una manera más abierta y democrática respondiendo a sus obligaciones con la sociedad. Generalmente estas estrategias se consiguen tras iniciativas legislativas que aseguran que las corporaciones, estadounidenses por ejemplo, actúen responsablemente en sus operaciones internacionales con la fijación de medidas y mecanismos regulatorios (pago de sueldos justos; prohibición de horas laborales adicionales para trabajadores menores de 18 años; exámenes de embarazo y la prevención de castigo a quienes denuncian prácticas ilegales o corruptas; respetar los derechos básicos de la OIT como el derecho a la sindicalización, salud y seguridad laboral).

- Remoción de Empresas: Activistas han desarrollado acciones que han conseguido eliminar de sus comunidades corporaciones transnacionales no deseadas.

- Nuevas Cláusulas de Operación Empresarial: Los ciudadanos están exigiendo en ciertos países, particularmente en Estados Unidos, tomar parte en el derecho a participar en las decisiones gubernamentales relativas a las normas, regulaciones y permisos que rigen la actividad empresarial, incluyendo el derecho a operar.

- Reestructuración Empresarial: Otra opción estratégica considera la naturaleza y la estructura corporativa de las actuales transnacionales. La primera meta es la presencia de leyes de “responsabilidad limitada”.

- Desmantelamiento de Empresas: Se están desarrollando estrategias para desmantelar la manera actual como las empresas están actualmente constituidas. Estas estrategias incluyen la eliminación de corporaciones transadas públicamente en las bolsas de comercio, de responsabilidad limitada.

El enfoque es transformarlas en: empresas de tamaño limitado; eliminación de las acciones transadas libremente en el mercado; y eliminación de regulaciones de responsabilidad limitada, que actúan como la principales características destructivas de las corporaciones, que dejan de lado una gama amplia de otras formas de estructura empresarial, que incluye distintas formas de propiedad como la laboral y empresas privadas que por constitución prohíben a los propietarios ausentes a controlar empresas por sobre otros intereses.

ii. Cuestionando la Colusión Estado-Empresa. Si el objetivo es desmantelar el dominio empresarial, es imperativo entonces desarrollar estrategias para enfrentar la toma del Estado y el rapto de principios democráticos por parte de las corporaciones. Una plataforma de alternativas a la globalización tiene que incluir un plan de acción para reemplazar el dominio empresarial con efectivas medidas de un gobierno democrático. Para muchas alianzas nacionales de la sociedad civil, se requiera probablemente de un programa de acción a dos bandas.

1. Eliminar la ayuda a las corporaciones, derechos especiales a las corporaciones y los mecanismos por los cuales las corporaciones ejercen presión sobre las políticas públicas: El dominio empresarial del proceso político no solamente niega la voz al ciudadano, sino que adicionalmente le niega la voz a empresas locales que las políticas públicas debieran beneficiar. En tanto que los ejecutivos empresariales tienen todo el derecho a participar en el proceso político como ciudadanos, las empresas mismas no tienen ese derecho a participar en el proceso democrático salvo cuando funcionarios de gobierno o grupos cívicos las inviten a entregar sus opiniones.

Algunas medidas apropiadas incluyen:

- Eliminar las actividades de pago de coimas y corrupción;

- Imponer medidas rigurosas que rijan las actividades de lobby de las empresas;

- Eliminar subvenciones, privilegios y los derechos especiales de las empresas;

- Establecer responsabilidades legales a ejecutivos empresariales y accionistas por daños.

2. Políticas para reconstruir economías que respondan a las necesidades humanas: Las empresas se han apoderado de las políticas públicas solamente para servir a intereses propios, las políticas nacionales favorecen el interés globalizado de las corporaciones transnacionales por sobre el interés de la gente y las comunidades. Este proceso tiene que ser transformado. El proceso político tiene que responder a las necesidades de la gente y priorizar las políticas nacionales cuyas metan sean construir políticas que otorguen seguridad económica a nivel nacional y local a todos. Las acciones necesarias incluyen reforzar la propiedad local y modificar radicalmente los sistemas monetarios y financieros que al menos restrinjan la especulación financiera y restauren la integridad del dinero.