DERECHO: ¿CUÁL DERECHO?
DE LA CONSTITUCIÓN BURGUESA A LA CONSTITUCIÓN DE NUEVA DEMOCRACIA

DERECHO: ¿CUÁL DERECHO? DE LA CONSTITUCIÓN BURGUESA A LA CONSTITUCIÓN DE NUEVA DEMOCRACIA

Álvaro Bedoya Salazar

Volver al índice

 

 

 

 

 

4. LA CONSTITUCIÓN DE 1886 Y EL TORTUOSO SENDERO DE SU VIGENCIA

Se hace indispensable analizar algunos hechos de la situación internacional que contribuyeron, unos negativamente y otros en forma positiva a cualificar el desarrollo normativo de una nación como Colombia, que en la realidad no ha tenido vida independiente para planificar y aplicar una política interna que garantice los derechos y libertades del 95% o más del pueblo colombiano.

Primero, porque no logró funcionar como una verdadera democracia una vez definida la confrontación con el régimen colonial y feudal del imperio español.

Segundo, estar por un buen periodo de tiempo bajo la presión de las agencias privadas y gubernamentales del imperio británico, para el cobro de las acciones en las batallas por la independencia y el afianzamiento de sus intereses económicos sobre nuestros recursos y rutas comerciales. Y tercero, porque desde comienzos del siglo XX se afianzó aquí la hegemonía estadounidense, un tremendo escollo que se mantiene hasta el día de hoy.

Las influencias positivas comienzan con la Guerra de Independencia librada contra la monarquía inglesa por las colonias norteamericanas.

Como ya se ha visto, una cosa fue la Declaración de Independencia proclamada en Filadelfia por Washington, Jefferson y Franklin y que dio cimiento a la formación de su propia nación bajo una Constitución federalista adecuada a la ya afianzada autonomía de los distintos territorios, y otra totalmente distinta el Grito de Independencia en las colonias iberoamericanas. Ganada la batalla final contra los ingleses, Estados Unidos inicia una época de florecimiento industrial y agrícola

y de continua expansión territorial. A finales del siglo XIX, le compraron Lousiana a Francia y La Florida a España. Esto, más que una compraventa, reflejó la posición dominante de Estados Unidos frente a la debilitadas naciones continentales europeas, posición reflejada en la célebre Doctrina Monroe.