ESTUDIO DE FACTIBILIDAD PARA LA CREACIÓN DE UNA IPS PRIVADA DE TERCER NIVEL DE ATENCIÓN EN EL DISTRITO DE BARRANQUILLA

ESTUDIO DE FACTIBILIDAD PARA LA CREACIÓN DE UNA IPS PRIVADA DE TERCER NIVEL DE ATENCIÓN EN EL DISTRITO DE BARRANQUILLA

Consultor: Julio Mario Orozco Africano

Volver al índice

 

 

 

 

Vigilancia de riesgos asociados al consumo

Preparaciones farmacéuticas y afines

El departamento del Atlántico cuenta con un total de 357 establecimientos entre industrias productoras, distribuidores mayoristas y minoristas, de ellos 3 (0.84%) conforman el grupo de laboratorios farmacéuticos los cuales tienen como actividad básica la elaboración o fabricación de productos farmacéuticos; 354 (99.1%) corresponde a los establecimientos minoristas desde donde se satisface la demanda de medicamentos e insumos para la salud.

Fabricación de productos de aseo, higiene y limpieza e insumos para la salud.

Esta fabricación representa el 20% del total de establecimientos farmacéuticos y afines, y se realiza en seis industrias, de las cuales tres se ubican en el distrito de Barranquilla, dos en el municipio de Soledad dedicadas a la producción de pesticidas y una en Sabanagrande para la producción de detergente en polvo.

Calidad de la industria farmacéutica

La industria farmacéutica del Atlántico en lo que respecta a la producción es certificada por el INVIMA, teniendo en cuenta que desde el año 1995 ha venido exigiendo la certificación de Buenas Prácticas de Manufacturas, BPM, de acuerdo con lo establecido en el Decreto 677/95 con el fin de asegurar la calidad de los medicamentos, cosméticos y preparaciones farmacéuticas.

La calidad de los medicamentos registra enormes avances a partir de la creación del INVIMA, sobre todo por la adopción de las BPM, sin embargo existen seria dificultades en la capacidad de éste instituto para el control de la calidad de los productos la cual es limitada. Uno de los aspectos críticos se refiere a los controles necesarios para asegurar la calidad a todo lo largo de la cadena de distribución del medicamento hasta el usuario final. Asegurar la calidad implica la reducción del riesgo de adulteraciones y falsificaciones, fortaleciendo la capacidad de inspección, vigilancia y control. Existe la voluntad de implementar mecanismos que permitan desarrollar la capacidad del Laboratorio Departamental de Salud Pública, con el propósito de iniciar en el departamento esta etapa de complementación de la vigilancia, además de apoyar toda la región de la costa Atlántica en este sentido.

Distribución de la producción farmacéutica

En el Atlántico existen 14 distribuidores mayorista los cuales están ubicados en el Distrito de Barranquilla y a su vez autorizados para expender medicamentos de control especial. Esta autorización se otorga mediante resolución emitida por DISTRISALUD.

Comercialización de la producción farmacéutica

La comercialización de preparaciones farmacéuticas o afines y de insumos para la salud, se realiza a través de los 354 establecimientos minoristas denominados Farmacias – Droguerías, las cuales se encuentra distribuidas de la siguiente manera: la mayor concentración se encuentra en Soledad con 145 establecimientos, Malambo con 21, Sabanalarga con 24, Palmar de Varela 17, Sabanagrande y Galapa con 17 cada uno. En el resto de municipios el promedio de farmacias – Droguerías es de 8 a 10 establecimientos. Municipios como Usiacurí, y Piojó cuentan con 2.

De las 354 Farmacias – Droguerías, 48 se encuentra autorizados para comercializar medicamentos de control especial.

La vigilancia y el control de estos es responsabilidad directa de la Secretaría de Salud Departamental. El 73.2 % de las droguerías ubicadas en los municipios cumple con los requerimientos exigidos por ley. El 26.8% restante tiene dificultades en el cumplimiento.

Farmacovigilancia

El departamento cuenta con 4 instituciones hospitalarias de II nivel de atención y 1 de III nivel, las cuales iniciaron desde el año pasado la implementación del proyecto piloto de Farmacovigilancia el cual ha sido de interés para el país por cuanto no está desarrollado el programa a nivel nacional.

Este año se avanzó en los siguientes aspectos: • Sensibilización, capacitación y organización de los grupos responsables en cada una de las instituciones • Elaboración de los protocolos de vigilancia • Diseño de formatos para el reporte de eventos adversos Por lo anterior es necesario avanzar en la implementación de un sistema de vigilancia de los medicamentos teniendo en cuenta que sus potencialidades son enormes pero requieren de un importante esfuerzo para su utilización amplia y estandarizada Uso racional de medicamentos.

La automedicación y la prescripción no autorizada son dos problemas mayores para la Política Farmacéutica Nacional. A este respecto debemos avanzar en corregir grandes defectos del mercado farmacéutico que por la costumbre se han ido arraigando en nuestro país.

Son muy escasas las intervenciones dirigidas a la difusión de políticas de medicamentos y al uso racional. Los estudiantes y profesionales en formación son blanco privilegiado de estrategias publicitarias que buscan inducir la prescripción, no siempre sobre bases científicas.

Alimentos y bebidas

Se debe hacer énfasis en que el objetivo primordial de la higiene de los alimentos es impedir la transmisión de enfermedades al hombre por conducto de los alimentos y hacer que el consumidor reciba un producto sano, nutritivo y aceptable, considerándose la inspección de higiene de los alimentos esencialmente una función de Salud Pública.

Los productos alimenticios a la vez mas perecederos y de mayor riesgo epidemiológico para el hombre son las proteínas de origen animal (carne, leche y productos lácteos, pescados, aves y huevos) y sobre estos productos deben concentrarse las actividades de los servicios de Inspección, Vigilancia y Control, así como de los problemas de saneamiento del medio que afectan a los alimentos.

El departamento del Atlántico cuenta con un total de 4587 Establecimientos Especiales de Alimentos entre: Tiendas y graneros, expendios y fábricas de alimentos de bajo y alto riesgo epidemiológico, ventas en la vía pública, heladerías, restaurantes, bares, cantinas y mataderos.

Aunque en el año de 2004 se le realizó alguna clase de vigilancia e inspección al 70 % de ellos, solo el 35% cuenta con condiciones sanitarias adecuadas.

La carne es un alimento de alto riesgo epidemiológico que se encuentra disponible en el 100% de los municipios, pero su mayor riesgo lo genera el mal estado higiénico sanitario de los mataderos y la falta de inspección completa oficial en la totalidad de estos.

Existen 13 mataderos clase mínima, 1 clase tres, 3 clase dos y uno clase uno de los cuales solo el 11% cumple con condiciones sanitarias adecuadas.

Exceptuando al matadero de Galapa, Camagüey, en el departamento no existe matadero para el sacrificio de cerdos, estos se sacrifican en su casi totalidad en residencias sin ningún tipo de inspección por lo cual sus carnes son ingeridas con el consabido riesgo para el complejo Teniasis-Cisticercosis.

No se cuenta con un diagnóstico completo de la calidad de los alimentos que se expenden en el departamento, pero se sabe que del total de muestras de sal tomadas para examen en laboratorio solo el 28% salió apta para el consumo; en cuanto a leche salió el 70% aptas de las tomadas al nivel de fábrica, aclarando que estas son muestras tomadas en municipio diferentes a Barranquilla.

De los brotes de toxi-infecciones alimentarias presentados e investigados, la casi totalidad de ellos se debe a la ingestión de queso criollo y como agente etiológico el Estafilococo áureos.

Consumo de Sustancias Psicoactivas: En el Atlántico estudios realizados por el programa presidencial RUMBOS muestran una prevalencia significativa, en relación con el país, de problemas relacionados con el alcoholismo y el consumo de sustancias psicoactivas.