ESTUDIO DE FACTIBILIDAD PARA LA CREACIÓN DE UNA IPS PRIVADA DE TERCER NIVEL DE ATENCIÓN EN EL DISTRITO DE BARRANQUILLA

ESTUDIO DE FACTIBILIDAD PARA LA CREACIÓN DE UNA IPS PRIVADA DE TERCER NIVEL DE ATENCIÓN EN EL DISTRITO DE BARRANQUILLA

Consultor: Julio Mario Orozco Africano

Volver al índice

 

 

 

 

Vigilancia de riesgos ambientales

Para el análisis de la situación de salud de la población, es de gran importancia conocer los indicadores básicos de desarrollo humano como cobertura de agua potable, alcantarillado, recolección y disposición de residuos sólidos y demás aspectos relacionados con el saneamiento básico. Las deficiencias en estos servicios públicos se ven reflejadas en la morbilidad y mortalidad.

Los factores de riesgo asociados con el Agua Potable y el Saneamiento Básico en el Departamento del Atlántico se pueden inferir de la siguiente situación sanitaria.

Acueductos.

El Departamento del Atlántico cuenta con 19 sistemas de acueducto que abastecen a las zonas urbanas de los 23 municipios. El 73.6% de los municipios captan el agua de fuentes superficiales y el 26.7% de fuentes subterráneos.

La principal fuente de abastecimiento de los acueductos municipales es el río Magdalena, cuerpo de agua altamente contaminado por las descargas industriales de residuos sólidos y líquidos. La Laguna de Luruaco surte el acueducto del municipio de Luruaco; el Embalse del Guájaro abastece a Repelón y el Canal del dique a Santa Lucía. Se abastecen de agua subterránea los municipios de Sabanalarga, Usiacurí, Juan de Acosta y Tubará; Piojó dispone de un pozo profundo y un tanque de almacenamiento que sólo esporádicamente se utiliza. El Municipio de Baranoa utiliza como fuente de captación el río Magdalena y agua subterránea.

Se encuentran servidos a través de acueductos regionales los siguientes acueductos: • Regional No.1 Sabanagrande y Santo Tomás; • Regional No.2 Campo de la Cruz y Candelaria; • Regional No.3 Baranoa y Polonuevo.

Los municipios de Galapa y Soledad, el más grande del Departamento, se abastecen del Acueducto de Barranquilla E.S.P operado por la Sociedad de Acueducto Alcantarillado y Aseo-AAA.

El embalse del Guájaro presenta periódicamente un proceso de deterioro de sus aguas por irregularidades en el fenómeno de llenado y “lavado” que debe mantener a través del Canal del Dique. El nivel de este cuerpo de agua es regulado mediante compuertas, manejadas según demanda de los sectores agrario, pecuario y acueducto municipal.

Las aguas de la Laguna de Luruaco son pobres en contenido de nutrientes, razón por la cual es un cuerpo libre de material vegetal flotante.

El acuífero de Usiacurí tiene un alto contenido de compuestos azufrados que le transmiten un olor objetable.

En cuanto a conexiones la cobertura es del 78.8%. Sin embargo esta cobertura se ve afectada por la baja frecuencia (días de servicio a la semana) y continuidad (horas de servicio al día).

La calidad del agua de las fuentes requiere de un tratamiento completo para las aguas superficiales y desinfección y ablandamiento para las subterráneas.

El tratamiento de agua presenta deficiencias por deterioro de la infraestructura física de las plantas de tratamiento y redes de distribución, ausencia de laboratorio que permita hacer los ensayos de tratabilidad y control de calidad, deficiente dirección técnica que evalúe y optimice las operaciones y procesos.

La aceptabilidad promedio del agua del Departamento del Atlántico durante el año 2003, en cuanto a Coliformes Totales fue del 43.3%, muy inferior al mínimo exigido por el Decreto 475 de 1998 que es de 95%; durante este año ninguno de los municipios obtuvo una Aceptabilidad 100%, encontrando casos preocupantes como el de Usiacurí y Piojó con 0%.

Alcantarillado.

El 60.8% de las cabeceras municipales cuentan con infraestructura de alcantarillado; de estas, el 46.6 % se encuentra en operación con una cobertura promedio de 64.8%, y el 53.4% no han podido entrar en servicio. El 39.2% de los municipios restantes utilizan sistemas alternativos como pozas sépticas y letrinas, para la evacuación de las aguas residuales. En promedio el 30% de las viviendas en los municipios no cuenta con ningún sistema y las aguas residuales se arrojan a las calles y arroyos.

Los municipios de Sabanagrande, Sabanalarga, Santo Tomás y Puerto Colombia cuentan sistema de tratamiento de aguas residuales consistente en lagunas de estabilización, que presentan deterioro en su infraestructura. La laguna de estabilización de Puerto Colombia vierte sus afluentes a un arroyo que descarga en la Laguna de Balboa, fuente de pesca y antiguo sitio de diversión de nativos y visitantes.

El alcantarillado del municipio de Malambo, sin sistema de tratamiento, tiene como cuerpo de agua receptor una zona lacustre, utilizada para la pesca artesanal y fuente de abastecimiento de agua del Aeropuerto de Soledad y algunas industrias.

Parte de las aguas residuales del municipio de Soledad se descargan sin ningún tratamiento en el río Magdalena, arriba de las bocatomas de los acueductos Municipal, ocasionando problemas para su tratamiento periódicamente.

Disposición y recolección de residuos sólidos.

Con excepción de la ciudad de Barranquilla y Puerto Colombia, ninguno de los Municipios del Departamento del Atlántico, cuenta con un sistema de recolección, transporte y disposición final de los residuos sólidos municipales adecuado.

Los municipios de Piojó, Tubará y Usiacurí (13.04%), no cuentan con sistema de recolección de basuras y sus habitantes las arrojan a los arroyos, terrenos baldíos o las queman en los patios de sus casas. Del 86.9% de municipios restantes que tienen sistema precarios de recolección, llevan los residuos sólidos a los llamados “rellenos sanitarios”, que no son más que terrenos donde se disponen al aire libre, facilitando así la proliferación de insectos y roedores.

En el municipio de Soledad la proliferación de basureros a cielo abierto está poniendo en peligro la navegación aérea por la presencia de aves en el entorno del Aeropuerto.

El municipio de Puerto Colombia utiliza el relleno sanitario de la Triple A. En los restantes, se lleva a terrenos específicos donde son depositados a campo abierto sin ningún tipo de tratamiento.

Contaminación ambiental.

Los principales recursos hídricos superficiales se encuentran contaminados por las descargas de aguas negras y basuras así como por la utilización de plaguicidas, fertilizantes y sustancias tóxicas en la agricultura y ganadería de la región. No existe un monitoreo sistemático de los cuerpos de agua como las lagunas de Tocagua, Luruaco, Mesolandia y el embalse del Guájaro. No hay un programa de vigilancia epidemiológica relacionada con el manejo de las sustancias tóxicas.

De igual manera no existe un estudio completo sobre la calidad sanitaria de las aguas subterráneas del Departamento y por ende de los riesgos de la población que la utiliza.

  Se presentan diversos factores contaminantes del aire por actividades como la explotación de canteras en sitios cercanos a la población urbana, deforestación, flujo vehicular intermunicipal por carreteras que atraviesan las comunidades, movimientos de tierra para la construcción y preparación de terrenos para el cultivo utilización de carbón vegetal y leña para la fabricación del ladrillo y la cocción de alimentos en las viviendas subnormales urbanas y rurales, construcción de hornos artesanales para elaboración del carbón vegetal. Estas condiciones exponen a la población a contraer patologías propias del sistema respiratorio.

Sustancias potencialmente tóxicas. Plaguicidas.

En el municipio de Soledad se encuentran dos empresas que fabrican, mezcla y envasan productos plaguicidas, los cuales manejan excelentes condiciones higiénico – locativas y de control de calidad.

En los 22 municipios del departamento existen 33 entidades que expenden estas sustancias como producto terminado, los cuales proporciona cobertura para la población que así lo requiere.