DESARROLLO INDUSTRIAL Y DEPENDENCIA ECONÓMICA EN MÉXICO. 1940-1970

DESARROLLO INDUSTRIAL Y DEPENDENCIA ECONÓMICA EN MÉXICO. 1940-1970

Hilario Barcelata Chávez

Volver al índice

 

 

 

 

3.2 El desarrollo industrial subordinado y dependiente consolidación del nuevo patrón de acumulación (1958-1970)

Una nueva etapa en el desarrollo económico de México se venía configurando a finales de la década de los cincuentas, inducida por ciertos cambios que se daban dentro de la economía.

El principal elemento que caracterizará esta nueva etapa, es la expansión de la industria transnacional, que en su lucha por obtener un mayor control de la economía nacional, termina monopolizando la producción industrial adquiriendo así, el control de ese sector, lo cual cobra amplia relevancia, no sólo porque la industria es el renglón más dinámico de la economía (eje del patrón de acumulación), sino porque, además, dicha posición de privilegio le permite marcar el rumbo y establecer las condiciones sobre las cuales se desarrolla la producción industrial. Esto significa, que el desarrollo industrial quedará subordinado a los intereses de la industria transnacional y a las formas y modalidades que ésta imponga.

Esta monopolización de que es objeto el sector industrial, tiene origen, no sólo en las mayores facilidades que encontrará la inversión extranjera en nuestro país, a raíz del establecimiento del conjunto de medidas de política económica, por parte del nuevo gobierno, a partir de 1958, sino también por la necesidad de expansión del capitalismo monopolista norteamericano, para acelerar a intensificar el proceso de acumulación de capital.

La existencia de condiciones adecuadas para la acumulación de capital y la penetración de capital extranjero, habla de una clara consolidación de la burguesía industrial en el poder y de la posibilidad de allegarse los elementos fundamentales para crear dichas condiciones, hecho que seda principalmente gracias a su mejor posición en la correlación de fuerzas existentes, lo cual se explica por el amplio poder que vino adquiriendo a partir de casi dos décadas de acelerada acumulación capitalista iniciada en 1940.