SALARIOS, EMPLEO Y POLÍTICA SOCIAL

SALARIOS, EMPLEO Y POLÍTICA SOCIAL

Hilario Barcelata Chávez

Volver al índice

 

 

 

 

PERSPECTIVAS DE LA POBREZA EN AMÉRICA LATINA

De acuerdo con el estudio realizado por la CEPAL “Panorama Social de América Latina 2005” durante este último año, un 40,6% de la población latinoamericana se encuentra en situación de pobreza, mientras que un 16,8% no solo es pobre sino que esta en la pobreza extrema o la indigencia. El volumen de pobreza e indigencia en la región asciende a 213 millones y 88 millones de personas, respectivamente.

De acuerdo con las últimas mediciones de pobreza, correspondientes al año 2002, la pobreza y la indigencia alcanzaban a un 44,0% y un 19,4% de la población, respectivamente. Si bien cabe esperar que en el 2003 no se hayan producido variaciones muy significativas de estos indicadores, las mejores condiciones económicas reinantes en el 2004 y la disminución de las tasas de pobreza registradas ese año en algunos países permiten proyectar un quiebre de la tendencia que se venía observando. En efecto, la tasa de pobreza podría situarse en un 41,7%, con una disminución de 2,6 puntos porcentuales con respecto al año anterior, en tanto que la tasa de indigencia alcanzaría un 17,4%, lo que representa 1,8 puntos porcentuales menos que en el 2003. Estas variaciones fueron acompañadas por una disminución de alrededor de 10 millones de pobres, incluidos unos 8 millones de indigentes.

A su vez, se considera probable que en el 2005 continúe disminuyendo la incidencia de la pobreza y de la indigencia y que su reducción alcance 1,1 puntos porcentuales en el primer caso y 0,6 puntos porcentuales en el segundo. Esta nueva contracción respondería al hecho de que en el 2005 el crecimiento regional siguió siendo relativamente elevado, aunque más de un punto porcentual inferior al nivel del 2004 (5,9%). Ello permitiría al menos que el número de pobres e indigentes no aumentara e inclusive podría conducir a un leve descenso.

En términos del cumplimiento de la primera meta del Milenio, que consiste en reducir a la mitad, entre 1990 y 2015, la incidencia de la pobreza extrema, las cifras previstas hasta el año 2005 corresponden a un porcentaje de avance del 51% en la región. Este progreso es alentador, pero no hay que olvidar que sigue siendo insuficiente en términos del tiempo transcurrido del plazo total para la consecución de la meta, que equivale al 60% (es decir, 15 años de un plazo de 25).

Por otra parte, las nuevas mediciones de pobreza e indigencia disponibles dan cuenta de una evolución favorable en la mayoría de los países. En Argentina, las cifras para el año 2004 muestran una significativa recuperación respecto del 2002. En las áreas urbanas la pobreza descendió 16,0 puntos porcentuales y la indigencia disminuyó 9,8 puntos. México mostró una nueva reducción de las tasas de pobreza e indigencia entre 2002 y 2004, en una prolongación de la tendencia a la baja que viene presentando desde 1996. En este caso las disminuciones fueron de 2,4 puntos porcentuales en lo que se refiere a la pobreza y de 0,9 puntos porcentuales en materia de indigencia, y se caracterizaron por una fuerte concentración en las áreas rurales. Chile es otro de los países que presentó una disminución de la pobreza e indigencia entre el año 2000 y el año 2003, de 1,6 y 0,9 puntos porcentuales respectivamente. En Perú no se registraron avances en la lucha contra la pobreza entre 2001 y 2003, pero sí en lo que respecta a la indigencia, que disminuyó 2,8 puntos porcentuales. En cambio, los datos sobre Brasil revelan un incremento tanto de la pobreza (1,2 puntos porcentuales) como de la indigencia (0,7 puntos) entre 2001 y 2003. No obstante, las áreas rurales registraron una mejora de los indicadores de pobreza e indigencia. Por último, cabe mencionar que la República Bolivariana de Venezuela es otro país en el que recientemente se produjeron grandes avances en la lucha contra la pobreza. Si bien la CEPAL no dispone aún de nuevas estimaciones propias sobre el país, la información del segundo semestre del 2004 refleja una mejora notable.