SALARIOS, EMPLEO Y POLÍTICA SOCIAL

SALARIOS, EMPLEO Y POLÍTICA SOCIAL

Hilario Barcelata Chávez

Volver al índice

 

 

 

 

LO QUE DICEN LOS POBRES SOBRE LA POBREZA

En mi colaboración anterior presente algunos de los resultados de la encuesta “Lo que dicen los pobres realizada por Sedesol y que muestra aspectos cruciales acerca de la opinión de los pobres sobre la pobreza. En esta ocasión continúo y concluyo con otros datos igual de valiosos.

En primer lugar, vale la pena destacar el hecho de que para el 67% de los pobres del país es falso que la pobreza haya disminuido en los últimos años. Lo cual contradice los resultados presentados por el Presidente Fox respecto al mejoramiento de los pobres y deja claro que si hubo tal mejora, eso no fue percibido por quienes debieron haberse sentido beneficiados.

Es importante observar que al menos el 22% de los pobres valora de manera importante (casi en la misma proporción que otros aspectos) las acciones gubernamentales como necesarias para combatir la pobreza pues en respuesta a la pregunta ¿qué se necesita para acabar la pobreza? 11 por ciento respondió que más apoyos del gobierno y otro 11 por ciento dijo que se requieren mejores planes de gobierno, en tanto que el 25 dijo que más empleo y 24 por ciento mejores salarios.

En el mismo sentido, al preguntárseles ¿qué hacer para solucionar el problema? también se manifestó una alta valoración de las acciones gubernamentales, pues el 48 por ciento respondió que son necesarios los apoyos económicos del gobierno para la alimentación y la salud. Sin embargo, en las zonas rurales, se valoran más estos apoyos, ya que el 57 por ciento opina que lo mejor es que el gobierno dé ayuda económica a las familias y que apoye la alimentación y salud de los niños.

Sin embargo, los pobres consideran que para solucionar sus problemas lo que hay que hacer es “trabajar más”, pues esa fue la respuesta del 43 por ciento a la pregunta ¿qué podría hacer usted para vivir mejor? Adicionalmente, otro 13 por ciento opina que “tener un trabajo que permita atender a los hijos” y el 5 por ciento “poner un negocio propio. Es decir, el 61 por ciento de los pobres considera que su situación se puede mejorar mediante su propio esfuerzo. En cambio sólo el 18 por ciento señaló como solución buscar apoyos del gobierno. Lo anterior significa que los pobres requieren oportunidades para salir adelante por ellos mismos y si bien valoran la ayuda del gobierno, esto, en todo caso constituye una segunda opción.

También resulta relevante la concepción de los pobres respecto a los elementos que les proporcionan bienestar y seguridad. Y en este sentido se valora de manera muy importante la propiedad de la vivienda y la tierra, pues el 93 por ciento prefieren una casa propia, aunque no tenga servicios, a una rentada con todos los servicios y alrededor del 80 por ciento prefiere tener tierras para cultivar en una localidad aislada, pero que sean propias, a tierras en otro tipo de lugares, pero que no sean suyas, mientras que sólo el 18 por ciento prefiere vivir en una localidad con todos los servicios trabajando la tierra de otro.

Al preguntarle a los pobres sobre como entienden la justicia social, el 60 por ciento expresó que esto significa proteger a los más pobres o que cada quién reciba según sus necesidades. Solamente 15.2 por ciento considera que la justicia es dar a todos lo mismo. Seguramente por ello, 56 por ciento opina que el principio que debe orientar los programas sociales es el de de atender principalmente a las familias más pobres o a los grupos en desventaja.

Finalmente se observa que la gran mayoría de los pobres prefiere utilizar los canales institucionales existentes para influir en las acciones de gobierno, pues a la pregunta sobre cuál es la forma más efectiva para influir en las acciones del gobierno de México, el 71 por ciento se expreso en este sentido de la siguiente manera: 43 por ciento opina que votando en las elecciones; 11 por ciento hablando con el Presidente de la República; 10 por ciento escribiendo cartas a las autoridades y 7 por ciento piensa que hablando con los diputados. En cambio apenas s el 4 pro ciento de los pobres considera que la forma más efectiva es protestar en las manifestaciones públicas.

La información obtenida en esta encuesta representa un instrumento sumamente valioso para planear las acciones de combate a la pobreza y debieran ser estudiadas mas a fondo por quienes tienen esta responsabilidad, pues, al parecer, la opinión de los pobres, aún sigue siendo ignorada.