SALARIOS, EMPLEO Y POLÍTICA SOCIAL

SALARIOS, EMPLEO Y POLÍTICA SOCIAL

Hilario Barcelata Chávez

Volver al índice

 

 

 

 

EL MONTE DE PIEDAD. DESPIADADA POBREZA.

25 de febrero de 1998

Fundado en 1775 como casa de empeños, el Nacional Monte de Piedad, es una institución que históricamente ha servido como instrumento para resolver múltiples problemas económicos a grandes sectores de la población con escasos recursos y que por lo mismo se encuentran muy lejos de tener apoyo del sistema bancario.

En diferentes épocas, pero sobre todo, durante la presente crisis económica que vive el país, que ha pulverizado el ingreso familiar, el Monte de Piedad ha proveído de recursos económicos y ha contribuido a dinamizar la economía interna o por lo menos ha evitar un mayor deterioro.

Puede decirse que el Monte de Piedad ha funcionado como mecanismo para mantener un nivel de demanda interna de las clases mas pobres del país, en la medida que como institución financiera, este “Banco de los Pobres” ha permitido mantener un flujo constante de liquidez, beneficiando a miles de empresas nacionales que viven y hacen negocio con la venta de productos y servicios para estas capas de la población.

La importancia que esta institución representa se ha manifestado ahora que ha quedado fuera de funcionamiento debido a una huelga que ha mantenido paralizadas sus operaciones durante ya casi dos meses. En la medida en que dejó de prestar su servicio de financiamiento de la demanda, las ventas al menudeo comenzaron a mostrar un comportamiento a la baja, repercutiendo, desde luego, en cadena hacia los grandes mayoristas y empresas productoras. Enero y febrero son meses que muchos comerciantes consideran de alto nivel de ventas este año han quedado lejos de la expectativa debido a que el modo tradicional de reconstituir el ingreso familiar ha quedado cancelado temporalmente por el mencionado cierre.

De esta importante repercusión no son responsables, por cierto, los trabajadores del Monte, ya que, en todo caso, lo que están haciendo no es sino exigir un incremento salarial que se ve bastante justificado. Lo que no se ve muy justificado es la negativa de los directivos de la institución para otorgar un incremento salarial considerable argumentando que no existen recursos suficientes para hacer frente a tal incremento. Y tampoco resulta comprensible la negativa cuando dichos directivos otorgaron un donativo al TELETÓN por un monto de 40 millones de pesos, lo que habla de una salud financiera inequívoca. Hecho, éste, que causó una profunda irritación social entre los trabajadores del Monte porque no resulta válido que se regalen recursos (por noble que sea el fin perseguido) mientras se descuida la situación económica de la planta laboral que, por otro lado, también es un grupo poblacional con una amplia necesidad de apoyo. Y bien podría pensarse que antes de hacer donaciones el Nacional Monte debió haber evaluado que tenía otras prioridades como era atender las demandas de incremento salarial de sus trabajadores, propiciadas por el deterioro del poder adquisitivo del dinero.

No es que los discapacitados físicos o mentales no merezcan un apoyo de esta naturaleza. Pero las instituciones tienen la obligación de atender primero las necesidades de sus trabajadores y darles el beneficio de su posición financiera a quienes hay contribuido a lograrla. Porque, de otro modo, lo que se esta haciendo es apoyar a la producción de discapacitados sociales. Individuos que son incapaces de satisfacer sus necesidades básicas y las de su familia porque sus salarios son muy bajos.

Lo pero es que la falta de comprensión de estas premisas ha propiciado una cerrazón por parte de los directivos de la institución que ha impedido la solución al conflicto. Y esa cerrazón esta propiciando un impacto negativo muy importante en la economía familiar y en la economía empresarial.

Si el Monte de Piedad no vuelve pronto a funcionar se estará profundizando la recesión económica en sectores clave de la economía interna y, desde luego, se estará deteriorando el bienestar familiar.

Es hora de que la institución resuelva el problema canalizando los recursos necesarios para incrementar salarios y reabrir sus puertas. Al fin que puede pensar que esta participando en un TELETÓN DE LOS POBRES.