SALARIOS, EMPLEO Y POLÍTICA SOCIAL

SALARIOS, EMPLEO Y POLÍTICA SOCIAL

Hilario Barcelata Chávez

Volver al índice

 

 

 

 

EL GASTO EN EDUCACIÓN

En su reciente informe titulado Panorama de la Educación 2006 sobre el gasto en educación, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo (OCDE) da cuenta de la situación que guarda nuestro país comparado con aquellos que también son miembros de esta.

En primer lugar destaca el hecho de que el gasto en educación como porcentaje de PIB en México permanece aún por encima del promedio de la OCDE. En el 2003, fue de 6.8%, por encima del promedio de 5.9% de la OCDE. Sin embargo, el gasto por estudiante de primaria en México, es de 1,656 dólares (ajustados por las diferencias en la Paridad del Poder Adquisitivo), lo cual representa apenas un tercio del promedio de la OCDE que es de 5,450 dólares. De igual forma es muy bajo el gasto por estudiante de educación secundaria, apenas de 1,495 dólares lo cual significa un cuarto del promedio de de la OCDE que es de 6,560.Lo anterior, a pesar de que en el período 1995- 2003, el gasto en la educación primaria y secundaria se incrementó en un 49%, siendo el quinto en importancia por cuanto a ese crecimiento.

En el nivel post secundaria el gasto por estudiante es de 2, 790 dólares significativamente más alto, pero este representa tan sólo la tercera parte del nivel promedio de la OCDE que es de 7,582. A este nivel, sin embargo, ha una distancia abismal de nuestro país con otros miembros de la OCDE. Aunque en el nivel de educación terciaria (universitaria y vocacional) el gasto por estudiante es de: 5,774 dólares, (lo cual es ligeramente superior a la mitad del nivel del gasto promedio por estudiante de la OCDE, que es de 11,254 dólares) el gasto promedio por estudiante considerando todos los años de estudios preparatorios es de 19,477 dólares, sumamente inferior al gasto por estudiante que Estados Unidos y Suiza realizan en un sólo año, de 24,074 y 25,900 dólares, respectivamente.

Por otro lado cabe destacar que la mayor parte de gasto educativo en México se invierte en el gasto corriente. Apenas un 2.8% del gasto en los niveles de primaria y de secundaria se destinan al gasto en capital, dejando muy poco presupuesto para mejorar la infraestructura educativa. Esto contrasta con lo que pasa en el resto de los países de la OCDE donde el promedio es de 8.2%. Además, la mayor parte del gasto actual en los niveles de educación primaria y secundaria se destina a la compensación del personal, dejando en el nivel de educación primaria tan sólo el 6.4% para otros gastos, en cambio el promedio de la OCDE es de 19.8%.

El gasto corriente que no se destina a los salarios se ha beneficiado muy poco de los aumentos significativos del gasto en general en la educación en los últimos años. Razòn por la cual estos siguen siendo muy bajo bajos con respecto a los estándares absolutos (un poco más de la mitad del promedio de la OCDE) A pesar de que desde 1996, los maestros en México han tenido el segundo aumento de salarios más significativo, con percepciones para un maestro con 15 años de experiencia del 34% sobre el período en el nivel de primaria y del 40% en la educación secundaria. En la primaria, la carga de horas de instrucción de un maestro en México es de 800 horas reglamentarias por año, ligeramente por debajo del promedio de la OCDE de 805 horas. Pero en contraste, un maestro de secundaria en México debe de enseñar 1,047 horas por año, el número más alto de horas reglamentarias de instrucción entre los países de la OCDE exceptuando a los Estados Unidos (el promedio de la OCDE es de 704 horas).

La proporción de estudiantes por profesores en México ha aumentado en la educación preprimaria a 28 estudiantes por maestro, debido a las políticas para incrementar la participación y a que este nivel se volvió obligatorio desde el 2002, 13 estudiantes más que el promedio de la OCDE. En la educación primaria existe una diferencia similar. En la educación secundaria en México, la proporción es de casi dos veces el número de estudiantes por maestro comparada con el promedio de la OCDE. Esta proporción tan alta puede influir en la cantidad de atención que se dedica a cada estudiante así como en la calidad de los resultados. Estas cifras representan un reto mayor para los maestros, pero también indican un progreso en el aumento de la participación escolar y en el número de estudiantes.

Tambièn sobresale el hecho de que sólo el 25% de los mexicanos de entre 25 y 34 años de edad ha completado los requerimientos básicos del nivel de preparatoria, y es por mucho el nivel más bajo dentro de los países de la OCDE, en donde este nivel de educación se esta volviendo obligatorio. De igual modo es relevante señalar que mientras que la gran mayoría de los estudiantes de 15 años de edad en los países de la OCDE han logrado por lo menos un nivel básico de eficiencia en el razonamiento matemático (son capaces de resolver las pruebas del nivel 2 de PISA), la proporción que carece del razonamiento suficiente varía extensamente: menor del 10% en Finlandia y Corea y de más del 60% en México. Esto es un indicador de cuántos estudiantes probablemente tendrán graves problemas al utilizar las matemáticas en sus vidas en el futuro.