SALARIOS, EMPLEO Y POLÍTICA SOCIAL

SALARIOS, EMPLEO Y POLÍTICA SOCIAL

Hilario Barcelata Chávez

Volver al índice

 

 

 

 

MICROCRÉDITO Y DESARROLLO. EL BANCO DE POBRES EN BANGLADESH

En 1976, en Bangladesh (uno de los países más pobres del mundo) el profesor Muhammad Yunus, realizó un experimento: De su bolsillo presto 26 dólares a un grupo de 40 trabajadores, esto es, 62 centavos por persona. Con esa cantidad, cada uno compró materiales para un día de trabajo de elaboración de sillas o conservas. Al final de su primera jornada como propietarios de su propio negocio, ellos habían vendido el producto de su trabajo y pagaron el crédito. Así empezó el movimiento de microcrédito que se ha convertido en la mejor idea a nivel mundial para reducir la pobreza.

El experimento era parte de un proyecto elaborado y puesto en marcha por el Profesor Yunus (Jefe del Programa de Economía Rural de la Universidad de Chittagong) cuyo propósito era diseñar un sistema de crédito para proveer de servicios bancarios a los pobres del campo.

El proyecto derivó en una de las primeras experiencias de financiamiento para los pobres en el mundo: el Banco Grameen en Bangladesh (Graneen significa rural en idioma Bangla). Esta institución ha detonado el mejoramiento del bienestar de millones de pobres que hasta entonces, no contaban con instrumentos financieros para mejorar sus condiciones de vida.

Los objetivos del proyecto eran: a) crear facilidades bancarias para hombre y mujeres pobres; b) Eliminar la explotación que sufrían los pobres a manos de los agiotistas; c) crear oportunidades de autoempleo para un extensísimo número de desempleados rurales en Bangladesh; d) integrar en organizaciones sociales la población en peores condiciones, sobre todo mujeres pobres que eran jefes de familias, e) revertir el ancestral “círculo vicioso de la pobreza” de “bajo ingreso-bajo ahorro-baja inversión” y convertirlo en un círculo virtuoso de bajo ingreso, inyección de crédito, inversión, mas ingreso, más ahorro, más inversión, más ahorro.

Con el patrocinio del banco central del país y el apoyo de los bancos comerciales nacionalizados, el proyecto se extendió rápidamente a todo el país. En octubre de 1983, el Banco Grameen se transformó en un banco independiente, que es propiedad de los pobres del campo quienes poseen el 90% de sus acciones, mientras que el 10% es propiedad del gobierno.

El supuesto en que se sustenta la operación del banco es que los deudores individuales que obtienen un crédito, están en posibilidades de identificar y establecer una actividad generadora de ingreso, basada en procesos simples tales como: hacer pasteles, confeccionar prendas de vestir, o realizar servicios de transporte.

A las mujeres se les ha dado el acceso en igualdad de condiciones y se ha probado no sólo su solvencia moral, sino también su habilidad empresarial. Como consecuencia ellas han disminuido la dependencia respecto a sus maridos y mejorado sus hogares y los niveles nutricionales de sus hijos. De hecho más del 90% de los créditos que se otorgan los reciben mujeres.

Actualmente 8 millones de personas están consiguiendo microcréditos, la mitad de ellas en Bangladesh. El microcrédito se otorga ya en 43 países. Incluso en Estados Unidos, en ciudades como Chicago y Washington los solicitantes de crédito pueden empezar con créditos de 500 o 1,000 dólares suficientes para comprar herramientas para realizar trabajos de jardinería o para cortar el cabello.

La rigurosa selección de los prestatarios, la vigilancia establecida sobre sus proyectos y el sistema de repago basado en 50 pagos semanales, contribuyen a la viabilidad operacional de este sistema de banco rural diseñado para los pobres. Incluso el ahorro se ha fomentado. Bajo este esquema hay una provisión de 5 por ciento de préstamos para ser otorgados a un grupo y la misma cantidad es depositada en el fondo cada semana.