SALARIOS, EMPLEO Y POLÍTICA SOCIAL

SALARIOS, EMPLEO Y POLÍTICA SOCIAL

Hilario Barcelata Chávez

Volver al índice

 

 

 

 

DÉFICIT Y CARENCIAS; ANÁLISIS DE PLANTEAMIENTOS DE TELLO M.

24 de Octubre de 1989

El país sufre de un déficit de 7 millones de viviendas, lo que significa que 18 millones de personas carecen de vivienda, a quienes tienen sufren las consecuencias de su deterioro sin poder repararlas.

Después de su escalofriante diagnóstico pasó al terreno de las soluciones. Su propuesta principal: determinar un “Piso Social Básico” (PSB) definido como un conjunto de condiciones mínimas de bienestar de los 4 elementos básicos de la vida material: alimentación, salud, educación, vivienda. Y asegurar que toda la población se encuentre sobre ese Piso, lo que significa dar acceso a los beneficios materiales y sociales a la población que ahora no lo tiene.

Para ello será esencial, canalizar recursos adicionales a atender las necesidades de la población en condiciones críticas, lo que implica redefinir las prioridades de la Política Económica del gobierno, y hacerlo responsable de la satisfacción de las necesidades de la población. Para ello propone una “Política de Bienestar” que deberá ser: a) integral, es decir, combatir la pobreza en su totalidad avanzando paralelamente en el mejoramiento de los 4 elementos básicos de PSB sin retraso en ninguno de ellos; b) deberá estimular las actividades productivas para mejorar las condiciones económicas de los pobres; c) deberá ser nacional; d) será participativa, es decir con el consenso de toda la población; e) descentralizada y f) solidaria, haciendo efectivos los derechos sociales a todos los mexicanos, lo que sustituiría al goce del derecho social exclusivamente gremial o por nivel de ingreso.

Para ello habrá que invertir el orden de prioridades de la Política Social, fortalecer la suficiencia alimentaria de básicos y aplicar la modernización tecnológica en las zonas rurales. Además cubrir la cobertura en salud y educación, principalmente en zonas marginadas, y con ello elevar la calidad de la educación primaria, e incrementar la eficiencia terminal. Dotar de servicios públicos las zonas que carecen de ellos, regularizar la tenencia de la tierra para dar seguridad a los propietarios y estimulando la producción, y crear un fondo de vivienda para no asalariados, y por sobre todo enfatizar la mejoría sustancial en los niveles de alimentación y nutricionales para crear un trabajador eficiente y productivo.

El punto medular de la estrategia planteada por Carlos Tello, es que uno de los objetivos de la modernización sea la justicia social, es decir, que la política social sea el eje de la política de la modernización del país y no un mero accesorio de ésta. Crear pues, (siguiendo a Tello Macías en su argumentación) una política económica que incluya como objetivos primordiales, el bienestar social de la población, el crecimiento con equidad, y la distribución del ingreso en beneficio de los pobres y los extremadamente pobres, permitiéndoles alcanzar el PSB.

Ya para finalizar, e intuyendo que la pregunta flotaba en el aire aclaró: se considera pobre a aquella persona que percibe menos de un salario mínimo y medio como remuneración.

Al concluir, en respuesta a una pregunta concreta explicó que el Consejo Consultivo del Programa Nacional de Solidaridad que él preside es un órgano plural constituido por 29 ciudadanos de diversas ideologías, sin representación partidaria, cuya función única y exclusiva es la de hacer propuestas más no tienen carácter ejecutorio; lo que llevó a concluir a algunos asistentes, no sin razón, que tal organismo es meramente accesorio pese a la reconocida capacidad y voluntad política de Tello Macías, pues difícilmente dicho Consejo Consultivo podrá ejercer influencia en las decisiones del actual gobierno en tanto la política económica de éste, marcha exactamente en sentido contrario a las propuestas del autor de conocidas obras como “La disputa por la nación” y “La política económica en México 1970-1979”.

Dos horas diez minutos después de iniciada la charla organizada por la Universidad Veracruzana bajo el nombre de “Combate a la pobreza y modernización”, concluía, dejando para muchos, los cauces abiertos a la discusión sobre el problema número uno del país: la pobreza. Dejando en otros abofeteado el ánimo pues es demasiada pobreza del país como para no pensar en ella, como para no hacer algo por ella, como para aceptar la idea que el proyecto modernizador del actual gobierno provocará, querámoslo o no, más pobreza.