IMPLICACIONES CONSTITUCIONALES Y SOCIO-JURÍDICAS DE LA PROHIBICIÓN Y DESTRUCCIÓN DE LOS CULTIVOS DE CÁÑAMO EN COLOMBIA

IMPLICACIONES CONSTITUCIONALES Y SOCIO-JURÍDICAS DE LA PROHIBICIÓN Y DESTRUCCIÓN DE LOS CULTIVOS DE CÁÑAMO EN COLOMBIA

Juan Carlos Sánchez Gómez

Volver al índice

 

 

 

 

4.8 ESTADOS UNIDOS DE AMÉRICA

En los Estados Unidos, se avanza en la despenalización de ciertas sustancias psicoactivas, como el cannabis que ya ha sido despenalizado con fines terapéuticos en 10 Estados de la Unión siguiendo el camino de Holanda y Suiza que hace ya muchos años han puesto en práctica dicha política a la cual se han sumado más recientemente Bélgica, Inglaterra y es una decisión en Canadá, socio comercial de los Estados Unidos en el Tratado de Libre Comercio.

El cáñamo que viene siendo despenalizado en una buena parte de los países del norte. La diferencia estriba en que hoy esta actividad ha sido asumida por los propios norteamericanos. Se calcula que la cosecha de cáñamo tiene en Estados Unidos un valor superior a los 37 mil millones de dólares superando ampliamente a los 22 mil millones de dólares del maíz, que fue el segundo producto agrícola norteamericano, en el ano de 1999. Ahora el cáñamo es un producto cultivado en los propios Estados Unidos. Quizás por ello también ha dejado ser calificada como droga altamente peligrosa y ahora ha ingresado en lo que se llama las drogas blandas, al mismo tiempo que se han encontrado recientemente una serie de atributos y usos medicinales, que ya nuestras ancestros sabían, relacionados con usos para el tratamiento de ciertas enfermedades como la artritis y para la producción de sustancias médicas que aligeren el dolor en pacientes con enfermedades terminales.

Ahora bien, mientras en Colombia se planteaba la penalización de la dosis personal en el intento de referéndum del gobierno del Presidente Uribe, la revista “TIME”, publicó una carátula, la cual muestra que EEUU, se encamina hacia la legalización de la marihuana.

El artículo cuenta cómo el movimiento pro-legalización, ha ganado un terreno considerable en los últimos años. Así en 1986, sólo el 34% de los norteamericanos querían que la marihuana fuera legalizada, pero en la encuesta de la cadena CNN y TIME mostró que la situación ha cambiado radicalmente. Según el estudio, el 80% de la población del país está de acuerdo con que se distribuya la yerba para fines médicos y el 72% piensa que no se debe encarcelar a quienes porten o consuman cannabis.

El cambio en la opinión pública ha servido para que la pro-legalización ganara batallas significativas.

A los pocos días de publicado el revelador informe periodístico, un editorial del diario —THE NEW YORK TIMES—, titulado: “Un triunfo para la marihuana médica”, se complacía de que la —Corte federal de apelaciones— hubiera dictaminado que el gobierno no podía revocar las licencias de los médicos que recetan cannabis a sus pacientes.

Gracias al activismo, actualmente 10 estados, permiten el uso de cannabis con fines medicinales y otros más han reducido las sentencias para los usuarios.