IMPLICACIONES CONSTITUCIONALES Y SOCIO-JURÍDICAS DE LA PROHIBICIÓN Y DESTRUCCIÓN DE LOS CULTIVOS DE CÁÑAMO EN COLOMBIA

IMPLICACIONES CONSTITUCIONALES Y SOCIO-JURÍDICAS DE LA PROHIBICIÓN Y DESTRUCCIÓN DE LOS CULTIVOS DE CÁÑAMO EN COLOMBIA

Juan Carlos Sánchez Gómez

Volver al índice

 

 

 

 

4.7 CANADÁ:

Desde un panorama eminentemente democrático, por vía legislativa se consolidó la despenalización del consumo de cannabis, así como también se otorgó la distribución y comercialización del mismo de manera restringida.

Lo siguiente, es parte del proceso que se adelantó en este país, para obtener la legalización de cannabis, el cual fuera determinante respecto del direccionamiento legalmente acogido sobre el cáñamo. El gobierno del Primer Ministro —Jean Chretien— iría a introducir la legislación que descriminalizaría la posesión de pequeñas cantidades de marihuana. No ocurrió. Mientras en un texto preparado para el discurso de Chretien, entregado previa y recientemente, incluía el anuncio de la medida, las palabras desaparecieron cuando —Chretien— realmente profirió su discurso, y el Ministro de Justicia —Martin Cauchon— anunció que ninguna medida sería tomada durante un plazo mínimo de dos semanas.

El postergamiento vino en medio a desentendimientos internos en el gobernante Partido Liberal sobre el plan y mientras Cauchon viajaba para Washington, DC, a un encuentro con el Fiscal General de los Estados Unidas, John Ashcroft, para informarle sobre la estrategia del decreto de Canadá. Oficiales anti-narcóticos de los Estados Unidos expresaron alta y repetidamente sus preocupaciones sobre la medida, llegando al punto de amenazar consecuencias para el tráfico entre fronteras, si ella pasa.

Pero, en cuanto el Tzar Anti-Drogas —John Walters—, el enemigo de las drogas Diputado —Mark Souder— y otros hicieron mucha bulla debido a los planes Canadienses, —Ashcroft— fue más diplomático. "El Fiscal General de los Estados Unidos se encontró hoy con el Ministro de Justicia Canadiense Martin Cauchon como parte de un diálogo contínuo sobre crímenes fronterizos," informó la única declaración de la Justicia sobre el mitin. "A nuestros países les gusta una relación de trabajo próxima, y el Fiscal General y el Ministro a menudo abrazan esa oportunidad para discutir esos temas importantes, más recientemente durante el encuentro de los Ministros de Justicia de ocho países, celebrado en Paris. Hoy, el Fiscal General —Ashcroft— y el Ministro —Cauchon— discutieron toda una variedad de asuntos EEUU-Canadá, incluyendo temas como anti-terrorismo, anti-narcóticos, extradición y asistencia legal mútua.

Sin embargo, si la declaración oficial era diplomática, —Ashcroft— expresó serias preocupaciones sobre el proyecto, según fuentes próximas al encuentro citadas por el “Toronto Star”. —Ashcroft— dijo a —Cauchon— que aun él estando de acuerdo "absolutamente" que Canadá "tiene el derecho de hacer sus propias leyes," el discordaba en disminuir las penas para posesión de marihuana y alertó para una entrada masiva de marihuana Canadiense a los Estados Unidos. "No negamos que haya preocupación del lado Norteamericano," dijo la fuente del Star. "Lo que importa ahora es que haremos sobre las penas contra las operaciones de cultivo de marihuana ilegal para terminar con ellas."

Sensible a las acusaciones de los norteamericanos, —Cauchon— insistió en decir que él no había ido a Washington para "consultar" —Ashcroft—, sino para informarlo. "Yo apenas quiero ser claro," dijo Cauchon, "que como Ministro de Justicia yo haré lo que pienso que es bueno para la populación Canadiense."

La Ministra de la Salud norteaméricana—Anne McLellan—, aparentemente discordó del proyecto gubernamental sobre el tema de la marihuana. McLellan, que bombardeó el sistema de distribución de marihuana medicinal edificado por su predecesor —Allan Rock—, se unió a los norteamericanos en preocuparse sobre el efecto que la descriminalización tendría sobre las exportaciones de marihuana para los Estados Unidos. "Yo he dejado bien claro que hasta que nosostros no seamos capaces de efectivamente manejar las operaciones ilegales de cultivo en este país, vamos a tener un gran problema," dijo McLellan a los reporteros esta semana.

Ella también alertó que la descriminalización podría causar un posible aumento a corto plazo del uso de la marihuana y que Canadá tenía que estar preparada para manejar ese tipo de problema. "

Sobre este concepto se dijo que no era legalización, esa es la razón por la cual los activistas Canadienses pro-marihuana se están apartando. "No apoyamos la descriminalización," dijo —Marc-Boris St. Maurice—, jefe del Partido de la Marihuana Canadiense . "Es virtualmente desconsiderable. No es un paso adelante, sino un paso a los lados," dijo a —DRCNet—. "Nuestra mayor preocupación es que bajo el decreto, más usuarios van a ser tenidos como blanco de tiro. Ahora, la policía se pasa por ciega porque arrestar algunos por causa de la marihuana no vale la pena, pero así que el gobierno perciba que existe dinero a ser ganado, ellos van a empezar a marcar a los usuarios."

Además de eso, dijo —St. Maurice—, el decreto bien podría elevar la centena de millares de Canadienses envueltos con el negocio de la marihuana a un riesgo aún mayor. "Los planes para aumentar las penas para cultivadores y traficantes realmente me enfurecen," dijo —St. Maurice—. También dijo: "Yo trabajo para el Montreal Compassion Club, entonces yo creo que eso me transforma en traficante. También, si el gobierno aumenta las penas para el cultivo y el tráfico, los pacíficos negocios de papá y mamá van a ser más fácilmente eliminados del juego, dejando todo más fácil para que los grandes criminales dominen el negocio. Ese sería un efecto colateral y un resultado de la falta de decisión sobre qué el gobierno quiere hacer,".

En vez de eso, —St. Maurice— señaló que Canadá debía adoptar el pedido de legalización y reglamentación del uso y comercio de la marihuana, del comité del Senado.

El o4 de septiembre, el “Comité especial sobre drogas ilegales”, presentó el informe encargado por el Senado de Canadá, en el que se muestra por unanimidad a favor de la legalización del uso del cannabis, mientras que advierte que debe venderse con una regulación especial como el alcohol.

“Esencialmente el Comité recomienda que la que la marihuana, a partir de ahora sea legal y esté disponible para uso restringido, (sólo en el país) a fin de que los canadiense puedan decidir si consumirla o no”; dijo el presidente del Senado —Pierre Claude Nolin— al comité y agregó: “En una sociedad libre como la nuestra depende de cada uno decidir si quiere consumir cannabis o no. No queremos incitar a ese consumo más que lo hacemos al del alcohol”.

En su informe de 600 páginas, el comité concluye señalando que: “…el cannabis no es una puerta de entrada a otras drogas, como se le ha considerado, y que es mucho menos peligrosa que el alcohol….la prohibición del cannabis es mucho peor para la salud y el bienestar de los canadienses que la misma sustancia”.