IMPLICACIONES CONSTITUCIONALES Y SOCIO-JURÍDICAS DE LA PROHIBICIÓN Y DESTRUCCIÓN DE LOS CULTIVOS DE CÁÑAMO EN COLOMBIA

IMPLICACIONES CONSTITUCIONALES Y SOCIO-JURÍDICAS DE LA PROHIBICIÓN Y DESTRUCCIÓN DE LOS CULTIVOS DE CÁÑAMO EN COLOMBIA

Juan Carlos Sánchez Gómez

Volver al índice

 

 

 

 

2.5 USOS MEDICINALES Y TERAPÉUTICOS DEL CÁÑAMO

Tal como se indicó en la reseña histórica, el uso de las plantas de cáñamo, con fines terapéuticos y medicinales, mundialmente, ha sido reconocido antes y después de Cristo, hasta nuestros días.

Las virtudes de recuperación y bienestar que se han comprobado en diferentes países, respecto de la prescripción médica de consumo de cannabis y sus derivados

En ese orden de ideas, se hace conducente, señalar cuales son las aplicaciones en la salud humana, que ofrecen las plantas de cáñamo desde el punto de vista medicinal y terapéutico.

Es de anotar, que en Colombia poco o nada se sabe sobre las virtudes medicinales de las plantas de cáñamo, en este sentido, se la da calidad de paradigma al Derecho Comparado, en cuanto a nivel de información, porque a través del mismo se abarcan los conceptos de la ciencia, la cual estructura sólidamente el tema de la salud humana. Sin embargo en el capítulo del derecho comparado se fijarán con mayor atención los datos relacionados con el cáñamo desde la ciencia, la medicina y la legalidad en diferentes países.

Para el pretendido en este capítulo, se toma como referente bibliográfico, un informe suscrito por una reconocida personalidad en el campo de la medicina en Francia. Se alude al mismo, toda vez que gracias a su completa información sobre la planta respecto de sus formas de utilización y su incidencia en la salud de las personas, así como también establece un análisis comparativo en cuanto a grados de adicción, entre el cáñamo, el tabaco y el alcohol.

A continuación, se indica lo más importante del citado documento:

En Francia, en 1998, el Ministerio de Salud, ordenó la elaboración de un informe en el que se concluye que, comparada con otras drogas --heroína, alcohol, cocaína, tabaco, etcétera--, el cáñamo es el menos nocivo para la salud. El documento, conocido como “Informe Roques”, fue elaborado por una comisión internacional de especialistas en toxicomanías, encabezada por el profesor universitario y miembro titular de la Academia Francesa de Ciencias, —Bernard Roques—. El Informe destaca que el THC y la cannabis fumada se utilizaron en pacientes con sida para disminuir los efectos secundarios (vómitos, pérdida del apetito, etcétera) de los tratamientos a que están sometidos, y que en ningún estudio se encontraron efectos agravantes sobre el sistema linfático. En contraste, los estudios efectuados “in vivo” y sobre células demostraron que en dosis ampliamente superiores a las utilizadas con fines recreativos, los cannabinoides pueden perturbar el sistema inmunológico. En animales se mostró una reducción de la resistencia a las afecciones microbianas y víricas tras el tratamiento con THC, que se comporta como un inmunomodulador. Sin embargo, se debe tomar en cuenta de que las dosis utilizadas fueron muy elevadas. El reporte concluye que son necesarios más estudios para verificar los efectos directos de los cannabinoides sobre los procesos inmunitarios e inflamatorios.

Independientemente de los usos terapéuticos de la marihuana, nunca ha habido un estudio que demuestre daño cerebral, estupidez o locura causada específicamente por su uso o incluso abuso. Nadie ha consumido una sobredosis de marihuana, nunca, y tampoco nunca se ha ligado directamente una muerte con la marihuana.

En este orden de ideas, vale la pena transcribir literalmente unos apartes de dicho informe traducidos al idioma español, toda vez que en los mismos se hace una plena clasificación de la incidencia del cannabis en la medicina y terapéutica.