IMPLICACIONES CONSTITUCIONALES Y SOCIO-JURÍDICAS DE LA PROHIBICIÓN Y DESTRUCCIÓN DE LOS CULTIVOS DE CÁÑAMO EN COLOMBIA

IMPLICACIONES CONSTITUCIONALES Y SOCIO-JURÍDICAS DE LA PROHIBICIÓN Y DESTRUCCIÓN DE LOS CULTIVOS DE CÁÑAMO EN COLOMBIA

Juan Carlos Sánchez Gómez

Volver al índice

 

 

 

 

2.4 EFECTOS NOCIVOS DE LA ERRADICACIÓN DE CULTIVOS ILÍCITOS –CÁÑAMO-A PARTIR DE LA FUMIGACIÓN CON AGENTES QUÍMICOS.

La tres últimas décadas se han caracterizado por la expansión considerable de los cultivos ilícitos en Colombia, salvo los de cáñamo , asociada, en parte, a una demanda externa en crecimiento y a una disminución de los cultivos en Perú y Bolivia. El “Programa de las Naciones Unidas para la Fiscalización Internacional de Drogas” (PNUFID) estima, que a nivel mundial existen 180 millones de personas que consumen drogas ilícitas, lo que equivale al 3% de la población mundial . El consumo total de cocaína se estima en 650 toneladas de las cuales 300 se consumen en Estados Unidos; 100 en Europa; 150 en América del Sur, incluidas 50 en forma de hoja de coca para consumo tradicional y las restantes en otros mercados .

En Colombia, la dinámica creciente de este tipo de actividad productiva ha estado asociada, por un lado, al comportamiento del modelo de desarrollo del sector rural en las últimas décadas en sus aspectos económicos, sociales, institucionales, políticos y ambientales y, de otro, a la naturaleza económica y transnacional del negocio del narcotráfico. Actualmente, las zonas con cultivos ilícitos se han convertido en el escenario donde convergen múltiples fenómenos con una gran capacidad de desestabilización nacional y donde sus estructuras sociales sufrieron grandes cambios en sus esquemas éticos y valorativos, patrones de consumo y costumbres.

La producción de cultivos ilícitos, entre ellos el cáñamo (generalmente en términos de mercado interno), ha estado soportada en la alta rentabilidad del negocio principalmente en las etapas de distribución, en la poca exigencia agronómica; en su condición de cultivos no perecederos que favorecen su acopio, transporte y comercialización; en una gran disponibilidad de recursos a los productores y mercados asegurados, entre otros, características que de manera conjunta, no se presentan con los cultivos lícitos.

De otro lado, se encuentra la transnacionalidad del negocio con gran capacidad de sostenibilidad económica debido a que la producción de materias primas es sólo un eslabón en la gran cadena de las dinámicas que deben satisfacer una demanda externa muy amplia. Así, la rentabilidad del negocio del narcotráfico se incrementa durante el proceso por la vinculación de otros sistemas de tráfico ilegal paralelo, como son el de insumos químicos, el de armas y el manejo de recursos financieros, entre otros.

Colombia realiza ingentes esfuerzos para disminuir los cultivos ilícitos. De un lado, promueve parcialmente, procesos de desarrollo para transformar las condiciones socio-económicas de las familias de campesinos, colonos e indígenas que permitan construir opciones económicas y de bienestar sostenibles que posibiliten su desvinculación de la actividad ilícita. De otro, a fin de complementar la actividad, utiliza la fumigación aérea para los cultivos de tipo industrial. Mediante esta doble estrategia le da un tratamiento diferencial a esta problemática. Así, en materia de desarrollo alternativo Colombia ha llevado a cabo proyectos productivos y complementarios que han beneficiado a 54.551 familias; de otro lado, se ha asperjado en el período 1999 -2001, solo de coca y amapola sin sumar los de cáñamo, un total de doscientos quince mil ciento nueve (215.109) hectáreas. Lo grave del asunto, es que por cada hectárea de cultivos ilícitos que se destruye, simultáneamente se están eliminando tres (3) hectáreas de bosque natural, es decir que para erradicar doscientos quince mil ciento nueve (215.109) hectáreas de cultivos ilícitos, se destruyeron setecientos sesenta cinco mil trescientos veintisiete (765.327) hectáreas de bosque natural.

Vale anotar, que los esfuerzos del Gobierno colombiano se ven minimizados cuando otros países no ejercen la suficiente presión para bajar sus niveles de consumo; prevenir y controlar la producción y el tráfico de sustancias químicas, la de armas y municiones y el lavado de activos que generan el mayor valor agregado en la producción de drogas ilícitas .

Con el fin de profundizar sobre los impactos ambientales que trae consigo la erradicación de cultivos ilícitos a partir de la fumigación con agentes químicos, los cuales infieren directamente sobre los conceptos de salud, en principio, se debe analizar la metodología en que se apoya la aplicación de dicha disposición normativa.

Los cultivos de cáñamo, se encuentran clasificados como cultivos ilícitos, por tal razón, en tratándose de los mecanismos actuales, utilizados para combatir los mismos, son exactamente iguales, es decir, la erradicación se implementa en la misma forma también para los cultivos coca, amapola, adormidera, y demás plantas que puedan producir dependencia, excepto los cultivos de caña de azúcar, uvas y tabaco, de los cuales se obtienen drogas que producen dependencia, como el alcohol y el tabaco, los cuales no están determinados claramente y que son causantes de altos índices de morbilidad y mortalidad en el pueblo colombiano.

Para efectos de desarrollar un planteamiento cierto sobre este asunto, se trae nuevamente a colación el estudio científico antes citado, realizado por la Universidad Nacional, en el cual se señala de manera real y sucinta, lo que se pretende exponer en cuanto a erradicación de cultivos ilícitos refiere, desde el desarrollo estructural de la materialización de disposiciones normativas, que a juicio del autor del presente trabajo, atentan gravemente contra la salud humana, hasta la forma en que se lleva a cabo la implementación de tales mecanismos.

“…El Plan Colombia consiste en la entrega de un capital cifrado en millones de dólares al país, por parte de los Estados Unidos, con el fin de realizar una inversión significativa en la erradicación de cultivos ilícitos. Este acto toca profundamente muchos hilos esenciales de la problemática colombiana, y su realización representaría consecuencias de tal magnitud, que podría conllevar a la multiplicación de los conflictos socio-económicos que ya de por sí desestabilizan al país. Se proyecta cumplir el objetivo mediante dos estrategias:

• La dotación necesaria de entrenamiento y armamento para que el ejército pueda destruir sitios de cultivo y laboratorios.

• Mediante el empleo de fumigaciones químicas y biológicas.

Cualquiera de las dos alternativas recibe fuertes arremetidas por parte de la población civil, congresistas, analistas e indígenas. Como vimos anteriormente en la actualidad, buena parte de quienes cultivan coca o amapola son familias desplazadas por la violencia, cuyo sustento básico depende del narcotráfico, y a las cuales la "apertura económica" anuló cualquier oportunidad de competir en la comercialización de productos agrícolas como papa o maíz. Cualquier forma de erradicación, sin que estas personas reciban una alternativa real que abarque sus necesidades básicas, resultaría en pobreza y más desplazamientos.

Fumigación. Esta técnica además de eliminar los cultivos ilícitos, causa daños a gran escala en cualquier especie vegetal y contamina los cursos de agua de los cuales se abastecen las poblaciones cercanas. El disturbio de las selvas con contaminantes de este tipo conllevaría a una reacción ecológica en cadena y a la pérdida de biodiversidad en flora y fauna. Los herbicidas químicos y biológicos, aunque confiables de acuerdo a Estados Unidos, podrían resultar altamente peligrosos (ver link herbicidas). Por otra parte, el proceso intensivo de fumigación, lo único que causaría es la movilización hacia otros sitios donde pueda comenzarse de nuevo la deforestación y el cultivo (ver links contaminación y degradación antrópica del suelo). Los datos existentes desde 1994, demuestran que el crecimiento del área cultivada de coca, aumenta cada vez más aunque se intensifiquen los procesos de fumigación (Defensoría del Pueblo, 2000)

Herbicidas

Glifosato. Durante 1.999, fueron invertidos 10.000 millones de pesos en fumigaciones con glifosato; para ese mismo año se había triplicado el cultivo de cocaína en el país. Anualmente la Defensoría del Pueblo recibe quejas y reportes de la población campesina e indígena, que certifican el daño constante que el glifosato ocasiona en cultivos de maíz, arroz, plátano, piña, yuca, hortalizas, legumbres y en pastos, entre otros. También se ha reportado en Caquetá y Meta la muerte de animales y diversas sintomatologías como dolor de cabeza, y en varios municipios del país la contaminación de los cuerpos de agua (ver link impacto ambiental herbicidas). Aunque no se ha comprobado científicamente que exista una relación directa entre el glifosato fumigado y diversas afecciones humanas, se sabe que a concentraciones mayores a 100cc. Ya resulta altamente peligroso. Dependiendo del tipo de suelo, el glifosato puede ser absorbido y posteriormente tomado por las plantas. Por ejemplo, se ha encontrado glifosato en fresas, moras azules, frambuesas, lechuga, zanahoria y cebada después de su aplicación. Según la Organización Mundial de la Salud, su uso antes de la cosecha de trigo para secar el grano resulta en "residuos significativos" en el grano".

*En varios países desarrollados, el glifosato está clasificado entre los primeros plaguicidas que causan incidentes de envenenamiento en humanos. La mayoría de estos relacionados con irritaciones dermales y oculares en trabajadores, después de exposición durante la mezcla, cargue o aplicación del producto.

*Se han reportado náuseas, problemas respiratorios, aumento de la presión sanguínea y reacciones alérgicas. Médicos japoneses han registrado casos de envenenamiento, la mayoría de ellos por ingestión accidental de Roundup (nombre comercial del glifosato), pero también por exposición ocupacional. Los síntomas de envenenamiento agudo pueden incluir dolor gastrointestinal, pérdida masiva de líquido gastrointestinal, vómito, exceso de fluido en los pulmones, congestión o disfunción pulmonar, pérdida de conciencia, destrucción de glóbulos rojos y daño o falla renal. Algunos elementos que lo componen tienen potencial mutagénico, y por lo tanto puede provocar cáncer a las personas expuestas.

*Es tóxico en crustáceos, en peces y en lombrices de tierra, y en la microflora del suelo. Afecta a aves, mamíferos e insectos.

No obstante las insistentes denuncias por parte de la población sobre los daños y perjuicios relacionados al empleo de herbicidas, por ser parte éste de un plan de prioridad nacional, no puede exigirse licencia ambiental. Por otra parte, el Concejo Nacional de Estupefacientes tiene autonomía para definir la política antidrogas, y cuida por su estricto cumplimiento.

Para el caso específico de su función herbicida, parece ser que el Roundup sólo elimina las matas jóvenes de coca, ya que para secar las adultas se requerirían por lo menos tres fumigaciones. Aunque el gobierno de Washington ha reconocido, finalmente, que el glifosato, " evita la muerte real de las plantaciones", y que "según se estima, sólo logra efectividad de erradicación en un 27.58% de los cultivos", durante años apoyó firmemente el empleo del compuesto, ya que era proporcionado por la casa Monsanto, en Estados Unidos. No satisfecha con los considerables ingresos obtenidos por la venta a países suramericanos, actualmente trabaja una nueva versión de glifosato, más agresiva, y de entenderse, más nociva (Def, del P. 2000).

Bioherbicidas. Mucho es lo que se ha discutido respecto al tema de suplantar al glifosato con bioherbicidas. Una de las especies más mencionadas es el micopatógeno Fusarium Oxysporum, del cual se trabaja en la creación de una raza para el control de la coca (Agricultural Research Service del USDA -US Departament of Agriculture, en Beltsville, Maryland). Existen indicios de que dicha cepa ya ha sido probada clandestinamente en Perú: en cercanías a un laboratorio de Investigación de la DEA, en Santa Lucía se ubicó el foco de dispersión de una variedad de Fusarium que causó la epidemia en cultivos que los campesinos denominaron "seca-seca".

*La variabilidad genética de un patógeno cualquiera le permite un amplio rango de adaptación. En EEUU, la Agencia de Protección Ambiental de Florida se opuso enfáticamente al empleo de F. oxysporum. El director de dicha agencia afirmó que "No sólo es difícil, si no imposible, controlar las dispersiones de Fusarium. Los hongos mutados pueden causar en enfermedades en un gran número de cultivos". La infestación de Fusarium oxysporum en cereales ocasionó la muerte de miles de personas en Rusia a fines de la segunda Guerra Mundial.

*En cuanto a la selectividad de la variedad Erythroxylum de dicho hongo, que se postula como el candidato a usar en la guerra contra la coca, podría eventualmente atacar sólo las plantas de coca. Pero siendo el tratamiento probado bajo condiciones ex situ, no se tiene ninguna seguridad de que las condiciones medioambientales del suelo, micro y macroclimáticas, y la vegetación de entorno, no produzcan una alteración del comportamiento esperado, y en el peor de los casos, favorezcan la dispersión de Fusarium a manera de plaga. Los científicos norteamericanos afirman que esta variedad sólo atacará plantas que pertenecen al género Erythroxylum, del cual hace parte la coca. Si se tiene en cuenta que de 283 variedades de coca conocidas, sólo 2 son usadas para la extracción de la materia prima de la cocaína, asumiendo que la especificidad del hongo sea correcta, se eliminarían 281 variedades, las cuales pueden tener importancia medicinal, alimenticia y religiosa para las comunidades indígenas (Def. del. P. 2000).

*Talvez el aspecto más importante a considerar sobre F. oxysporum es su alta tasa de permanencia en el suelo. Una vez dispersado, las esporas del hongo pueden permanecer almacenadas en el suelo, conservando su viabilidad durante 20 años o más. En otras palabras, de ser aplicado y resultar comportándose como plaga, no habría modo de erradicarlo totalmente a corto plazo.

*F. oxysporum es considerado un patógeno humano, entrando al organismo con la respiración y la ingestión de alimentos que lo contengan. Una vez diseminado en órganos como los pulmones, riñones, aparato gastrointestinal, ojos y cerebro, los riesgos de mortalidad son del 51.6%.

*Tebuthiurón. Es un herbicida de amplio espectro, es decir, destruye indistintamente la vegetación sobre la que cae. Devasta bosques primarios y secundarios y elimina la capa orgánica del suelo (Pinillos, 1996). Estados Unidos sugirió pruebas experimentales en Colombia para su empleo en cultivos de coca, mientras el fabricante del compuesto advirtió acerca de su incontrolable toxicidad.

*Otros herbicidas comunes son el Imazapyr, Diuron, Triclopyr, Bromacil, Picloram y la Hexazinona; de éstos sólo el Triclopyr es de menor espectro (selectivo) y tiene un grado mínimo de residualidad en el suelo (algo más de mes y medio).

Entre 1997 y 1999, la Defensoría del Pueblo recibió denuncias del empleo de Tebuthiurón y de Imazapyl (otro herbicida de amplio espectro) en el departamento de Putumayo. El Concejo Nacional de Estupefacientes y el Ministerio del Medio Ambiente, reconocieron que se habían empleado estos compuestos sólo durante una fase experimental. Es necesario resaltar en el presente documento, la actitud irresponsable de estos dos estamentos. No es necesario probar experimentalmente, en los campos de nuestro país, compuestos cuya alta toxicidad ya ha sido ampliamente demostrada en otros países. Un descalabro de tales proporciones, puede traer consecuencias tan nefastas, como imposibles de reparar”.

Las fotografías que se indican a continuación, aportadas en la investigación en comento, ilustran en parte, una de las reales consecuencias, causadas por la fumigación con agentes químicos.