ANUARIO DE ENSAYOS DE SUCESOS POLÍTICO-ECONÓMICOS EN MÉXICO Y SU REGIÓN CENTRO

ANUARIO DE ENSAYOS DE SUCESOS POLÍTICO-ECONÓMICOS EN MÉXICO Y SU REGIÓN CENTRO

Ángel Enrique Carrillo Picón y otros

Volver al índice

 

 

 

 

ENSAYO XIII. ¿Y sus derechos humanos?... ¡bien gracias! ¿Y la familia?

Con la “Declaración Universal de los Derechos Humanos”, emitida por la ONU desde 1948, quedan claros los derechos esenciales de todos los seres humanos.

Esos derechos, son generalmente desconocidos por la sociedad. Nadie reclama lo que no sabe que tiene. La población que conoce sus derechos desconoce cómo hacerlos cumplir o cómo obtener el apoyo que le garantice el respeto de los mismos.

El desconocimiento, conduce a los gobiernos al abuso y violación de esos derechos. Este ultraje conduce a la destrucción material y espiritual del ser humano y la sociedad. Causa sumisión, miseria y en casos, la muerte.

El que los gobiernos panistas pregonen que en México se respetan los derechos humanos, luego de que organismos internacionales confirman lo contrario, es burlarse de los mexicanos al pensar que estamos ciegos y torpes, y que no tenemos memoria histórica.

Amnistía Internacional y Human Rights Watch, con la Comisión Nacional de Derechos Humanos y reportajes de los medios, elaboró un diagnóstico de los derechos humanos en México. El país, padece graves problemas de corrupción policiaca, secuestros y extorsión de policías estatales y municipales, arrestos arbitrarios, confesiones bajo tortura y asesinatos extrajudiciales realizados por policías, y un pobre clima de derechos humanos. La policía continúa empleando tortura para obtener confesiones, las cuales son utilizadas por fiscales y aceptadas por tribunales. La policía continúa realizando arrestos arbitrarios, el sistema judicial es ineficiente y con corrupción.

La corrupción policiaca permanece como grave problema, con la participación de policías en secuestros, robos armados, extorsión y protección de criminales, particularmente narcotraficantes. De hecho, se registran casos de desapariciones por detención arbitraria. Hay acusaciones de uso de fuerza excesiva y violación de la ley internacional humanitaria en las detenciones.

Un compromiso de solo declaraciones de protección a los derechos humanos del gobierno de Felipe Calderón “no sirve”, declaró Amnistía Internacional, y lo que espera de este gobierno “es una manifestación concreta de protección a los derechos humanos”.

Señala: “el gobierno de Calderón” debe “cambiar esa actitud vergonzosa y de escándalo internacional en materia de justicia, y debe investigar a fondo e imparcial las graves violaciones a los derechos humanos. No basta con abrir averiguaciones previas, eso no es cumplir”.

Las tres causas que generan violaciones a las garantías en México son la pobreza, la discriminación y la impunidad. La pobreza limita los derechos de una persona, incluidos los civiles y políticos. La discriminación, se traduce en desigualdades en los derechos, margina a muchos mexicanos. La impunidad, provoca desconfianza de los ciudadanos hacia las instancias de procuración de justicia, por lo que el reto es: la modificación del sistema de justicia y el combate a la tortura.

Ante la impotencia para reducir la delincuencia, y con el pretexto de combatirla, son comunes las revisiones arbitrarias en las calles; en registros a vehículos y domicilios sin la orden correspondiente; acciones cuya legalidad es discutible, así como la saturación de cárceles y la consiguiente violencia, la degradación de los internos y de tratos crueles, inhumanos y degradantes.

En ocasiones también se hace para incrementar los ingresos de los municipios a través de detenciones por faltas administrativas. Sin embargo detener a un narcotraficante o a un asesino, que son peligrosos, no es lo mismo que detener a una persona por una falta administrativa, sin embargo, se les trata de la misma forma, y violando sus derechos humanos; hay casos documentados, de que en detenciones por faltas administrativas, se les golpea y se les impide hacer llamadas telefónicas para avisar a sus familiares; o se detiene a personas inocentes porque “parecían sospechosos”, o a menores de edad, simplemente por estar haciendo “bolita” en una esquina, o porque “traían” cerveza o alcohol aunque no anden tomados (claro que solo se hace en “vinaterías” que no son propiedad de influyentes), pero de todas formas se les cobra la multa por falta administrativa, incluso a menores de edad, y los familiares en su desesperación al esperar varias horas, pagan una altísima multa para que su pariente sea liberado; sin embargo a los verdaderos delincuentes, ladrones, vendedores de droga, conocidos por toda la ciudadanía, ni siquiera se les molesta. ¿Así se pretende combatir la verdadera delincuencia?

José Luis Soberanes, titular de la CNDH, espera que el gobierno de Calderón “respete el trabajo del organismo y que no utilice la maquinaria del Estado en su contra, como en la administración anterior”. Amnistía Internacional solicitó de manera urgente que muestre los planes de gobierno para proteger los derechos humanos en el país.

El nombramiento de Francisco Ramírez Acuña como secretario de Gobernación, conocido por su política de represión en Jalisco, no es garantía de que va a haber un cambio. Durante la gubernatura de Ramírez Acuña, cientos de jóvenes fueron víctimas de violaciones a sus garantías individuales.

Ante esas señales, Soberanes y AI podrían esperar en vano. Por el contrario, podría ser un sexenio muy largo para esos organismos, así como para todos los mexicanos.

Una última pregunta: ¿La Dirección de Seguridad de Lagos de Moreno, está respetando los derechos humanos? ¿Usted que opina?