ANUARIO DE ENSAYOS DE SUCESOS POLÍTICO-ECONÓMICOS EN MÉXICO Y SU REGIÓN CENTRO

ANUARIO DE ENSAYOS DE SUCESOS POLÍTICO-ECONÓMICOS EN MÉXICO Y SU REGIÓN CENTRO

Ángel Enrique Carrillo Picón y otros

Volver al índice

 

 

 

 

ENSAYO XXXVIII. Presupuesto del “Presidente del Empleo”

La Presidencia de la República entregó a la Cámara de Diputados el paquete financiero, en el que se propone un presupuesto de egresos para 2007 por un total de 2 billones 234 mil millones de pesos, 9.4 por ciento nominal más que en 2006, de los que cerca de 10 por ciento corresponderán a nuevo endeudamiento público. Sin embargo, en términos reales el gasto público resulta inferior al ejercido en el presente año.

Al retomar de manera parcial el plan de austeridad de su ex contrincante Andrés Manuel López Obrador, Felipe Calderón se bajó el sueldo en 10 por ciento y decretó la misma medida para los secretarios de Estado, subsecretarios, y titulares de unidad. Se “ahorrarán” 25 mil millones de pesos

Las metas de Calderón se quedaron cortas respecto a las de López Obrador, quien proponía en su “programa de austeridad” bajar el sueldo del presidente de la República a la mitad y reducir en 100 mil millones de pesos los gastos burocráticos. Esto quiere decir que la iniciativa del panista representa apenas la cuarta parte de la esbozada por el tabasqueño.

El problema es cuando a ese salario se le suma lo demás: séquito, propaganda, “imagen”, comunicación social, aparato de seguridad, transportación, “remodelaciones”, “cabañitas”, giras nacionales e internacionales, vestimenta, familia, parientes, etcétera, que elevan mucho el costo monetario que los contribuyentes deben pagar para que Calderón se sienta a gusto, ahí no hay recorte.

Las finanzas públicas, dependen cada vez más de los ingresos petroleros. Más de una tercera parte proviene de la venta del crudo, ¡y todavía así quieren privatizar PEMEX!.

El secretario de Hacienda, Agustín Carstens, dijo: no prevé cambios significativos respecto del 2006; es realista, y sobre todo, es austero, y agregó que se planteará una reforma para aumentar ingresos tributarios, ¿Será el IVA a medicinas y alimentos?

El interés central del Presupuesto, es reforzar la seguridad pública por medio de la policía y las fuerzas del orden; atrás queda la atención a las desigualdades sociales y a la pobreza, mientras la educación y la cultura se observan como innecesarios y se les practica, un recorte presupuestal demoledor, equivalente en tamaño al incremento que se asignará a las fuerzas armadas: 2 mil millones de pesos.

Los recursos públicos que se destinarán a cubrir intereses de la deuda y del rescate bancario (su pago, es lo que impide invertir en la creación de más empleo), supera a lo que se propone canalizar a salud o seguridad social, consumirá 11.95 por ciento del gasto neto total del gobierno, que en conjunto suma 2 billones 234 mil 400 millones de pesos.

Lo que más interesa a los mexicanos, es tener más empleo y menos pobreza, y eso depende del crecimiento económico: para 2007, el PIB se incrementaría 3.6 por ciento, contra un estimado de 4.7 por ciento en 2006; lo que realmente llevaría a 2.9 por ciento la tasa anual promedio de crecimiento económico en los primeros siete años del siglo XXI, es decir, los del “cambio” con “continuidad”, tendencia que se mantendría hasta 2012. Compárelo usted con el crecimiento del 6.7 por ciento promedio en los tiempos de López Mateos, cuando si participaba el gobierno en la economía, cuando no se aplicaba el neoliberalismo en nuestro país.

La propuesta de presupuesto fue rechazada por diversos sectores, pues está orientada a mantener la estabilidad macroeconómica, pero no a generar el empleo y el crecimiento necesarios, es insuficiente para diversos sectores, entre ellos el agropecuario. Por lo que Calderón no podrá cumplir su principal promesa de campaña, que es la generación de empleo.

El dinero destinado a los programas sociales, como “Oportunidades” tiene el propósito de crear un clientelismo electoral. El presupuesto plantea que la atención de los programas de seguridad social recibirían recursos por 213 mil 800 millones de pesos, 19 por ciento menos de lo que se destinará al pago de la deuda y del rescate bancario.

Nada distinto, de lo ya conocido, ni intento para mejorar: siguen las “reformas estructurales” al por mayor, en un país que lleva 25 años “reformándose para progresar” sin mayores resultados.

Los panistas, herederos ideológicos de Manuel Gómez Morín no son capaces de ver la relacion entre desarrollo cultural y respeto a la legalidad, entre bienestar y seguridad o, entre desempleo y delincuencia. Su idea del Estado se reduce a la fuerza pública del Estado. Lo demás, salud, educación, cultura, desarrollo social, es visto como innecesario. Corresponde al Congreso modificar este proyecto atroz de presupuesto; o, se consolidará la propuesta del calderonismo: una república policial y oligárquica, en la que la educación y la cultura serían privilegio exclusivo de los pudientes.