ANUARIO DE ENSAYOS DE SUCESOS POLÍTICO-ECONÓMICOS EN MÉXICO Y SU REGIÓN CENTRO

ANUARIO DE ENSAYOS DE SUCESOS POLÍTICO-ECONÓMICOS EN MÉXICO Y SU REGIÓN CENTRO

Ángel Enrique Carrillo Picón y otros

Volver al índice

 

 

 

 

ENSAYO XVIII. Fascismo e intolerancia

La crisis económica de 1929, donde la clase media desapareció y millones de trabajadores perdieron sus empleos, creó un clima propicio para el surgimiento del fascismo y el nazismo.

Los trabajadores del mundo padecieron insatisfacciones, por lo que surge un movimiento obrero para mejorar las condiciones de los trabajadores. Para contrarrestar esta situación, la burguesía alentó el surgimiento de grupos políticos dedicados a combatir el avance del movimiento obrero. Estos grupos sostenían una ideología caracterizada por disimular los intereses de la burguesía utilizando un lenguaje aparentemente revolucionario, y para combatir cualquier forma de oposición al gobierno. La ideología fascista proponía la militarización de la sociedad, la supresión de la democracia, la negación de la individualidad y la lucha contra los derechos obreros y de los trabajadores.

El italiano Benito Mussolini formó el partido fascista y organizó escuadrones paramilitares “Camisas Pardas”, cuya actividad consistía en intimidar con violencia, a obreros y campesinos, y sostenían que era necesario subordinar las organizaciones sociales al Estado.

Similar al fascismo fue el nazismo. En febrero de 1933 los nazis hicieron arder el parlamento alemán, pero culparon a los obreros y se lanzaron a una cacería humana. Así consiguen que el gobierno prohibiera una lista de organizaciones obreras y que fueran arrestados sus dirigentes. La burguesía alemana había apoyado al nazismo, por miedo al avance del movimiento obrero. Las organizaciones obreras fueron prohibidas, las leyes progresistas fueron invalidadas, los salarios descendieron y la industria bélica ofreció a la burguesía jugosos contratos.

Los nazis implantaron una dictadura basada en una doctrina discriminatoria y autoritaria. Realizaron concentraciones donde se manipulaba a la gente mediante discursos; utilizaron la prensa como medio de propaganda, los periódicos y noticieros se convirtieron en un medio para manipular a la población mediante la aplicación de una idea que afirmaba que “una mentira repetida cien veces se convierte en una verdad, los nazis se valieron del uso de propaganda subliminal, captada de manera inconsciente por el ser humano, utilizando hasta el cine.

Cuando Hitler hablaba, numerosos agitadores profesionales comenzaban a mecerse entre la multitud. Después de unos minutos la multitud también comenzaban a balancearse. Las movilizaciones nazis partían de considerar a las personas meros instrumentos.

¿Habrá semejanza? con:

o el abuso de autoridad de la policía estatal y federal, contra el pueblo de San Salvador Atenco, en Oaxaca, etc., genera asombro e indignación, recordando la brutalidad de tiempos supuestamente superados; ya que estaríamos enfrentando una situación sólo comparable a lo ocurrido durante el conflicto de 1968.

o Más de 10 millones de trabajadores mexicanos laboran sin percibir ninguna remuneración y sólo lo hacen por las "propinas" o ganan menos de un minisalario al día, y casi 30 millones no reciben las prestaciones de ley, por ejemplo de acuerdo con información del Congreso del Trabajo, 11.5 millones de trabajadores no recibieron aguinaldo, por carecer de prestaciones.

o Las cadenas televisivas de México, en lugar de información nacional creíble, generan la dominación ideológica y cultural de las mentes de los mexicanos para las grandes trasnacionales y los estados que las sirven. Invertir en una buena agencia de información independiente es, por tanto, invertir en la defensa civil y de la independencia nacional.