ANUARIO DE ENSAYOS DE SUCESOS POLÍTICO-ECONÓMICOS EN MÉXICO Y SU REGIÓN CENTRO

ANUARIO DE ENSAYOS DE SUCESOS POLÍTICO-ECONÓMICOS EN MÉXICO Y SU REGIÓN CENTRO

Ángel Enrique Carrillo Picón y otros

Volver al índice

 

 

 

 

ENSAYO III. Del ISSSTE a las Afores

La reforma al régimen de pensiones del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE), que afilia a cerca de 2.5 millones de servidores públicos, fue promulgada por Felipe Calderón el sábado 31 de marzo, luego de un debate legislativo de sólo 15 días en ambas cámaras del Congreso, por medio de la alianza entre el PAN, el PRI, el Partido Verde y el Panal, se dio el despojo a los trabajadores al servicio del Estado, solo se opusieron el PRD, el PT y Convergencia.

Los mismos argumentos que hoy día pregonan los del PRIAN ya fueron esgrimidos en el pasado, al reformar el IMSS. ¿Acaso el instituto ya salió de su precaria situación financiera? ¡No! ¿Ha mejorado el servicio médico? ¡No! ¿Existen más hospitales? ¡No! Lo mismo va a pasar con la mentada reforma al ISSSTE.

La reforma representa el inicio del proceso de privatización de los servicios de salud, al convertir al Pensionissste en botín de líderes sindicales, encabezados por Elba Esther Gordillo, y de transferir a los banqueros el dinero de las pensiones de miles de trabajadores al servicio del Estado, a través de intermediarios financieros, las Administradoras de Fondos para el Retiro (Afore).

¿Qué suerte correrán los trabajadores del ISSSTE en las Afores?, pues la misma de quién ya se encuentra inscrito en una Afore, veamos…

En México, se privatizó el sistema de pensiones en forma forzosa, pero en Estados Unidos, por su peso político se discute si se privatiza. México lo copió del establecido en Chile por el dictador Pinochet.

Funcionarios de HSBC reconocen que las pensiones que se otorgan por las Afores, estarán “significativamente por debajo” del sueldo promedio que habrán recibido durante su vida laboral. Con la aportación actual y sin ahorro voluntario, un trabajador que gane 25 salarios mínimos mensuales obtendrá una pensión de 20 por ciento de su sueldo promedio. Mientras quien gane tres, alcanzará una pensión de entre 35 y 40 por ciento de ese sueldo, siempre y cuando haya aportado durante 40 años. ¡Eso fue lo que fue aprobado!

Y eso si no hay desviaciones del dinero, pues aun está presente que 20 mil millones de pesos de las cuentas del SAR de 1992, fueron sustraídos por el gobierno panista para respaldar la creación de la Financiera Rural en sustitución de Banrural.

Las consecuencias, serán más graves con empleados eventuales, pues necesitan cotizar 50 años para tener pensión. Si dejan de aportar por no tener empleo, con el cobro de comisiones terminarán por deberle a las Afore.

Las ganancias que ofrece actualmente una Afore no es garantía de que serán las mismas en el futuro.

El sistema de retiro no funciona, por los altos cobros por el manejo y saldo de las cuentas, que va del 10 al 30 %; lo que reduce el monto de las jubilaciones, pero deja ganancias por más de 65 mil millones de pesos a las empresas extranjeras dueñas de ellas, mientras en las cuentas de los trabajadores mexicanos no hay ganancia apreciable. Si el sistema fuera público como antes, esos recursos serían del Estado para hacer obra pública.

El promedio de rendimiento real de las Afores ha sido de 8.8 % anual, pero se le abona al trabajador sólo el 2.45 %. Los administradores se llevan dos tercios de ganancia. El riesgo aumenta cuando se destinan a inversiones especulativas en bolsa.

El gobierno sólo está obligado a cubrir una pensión mínima, el retiro digno es una ilusión, y le pueden salir a los ahorradores con que su inversión no tuvo el rendimiento esperado.

Lo correcto es que a la hora del retiro, el trabajador cuente con una pensión que le alcance, pero ahí está la incertidumbre.

Al contrario de lo que sucede en nuestro país, en este mes de abril, en sólo tres días, casi 100 mil argentinos se pasaron de los fondos de pensión privados al sistema estatal, haciendo uso de la opción que ofrece una reforma impulsada por el gobierno. Unos 11.5 millones de trabajadores en Argentina quedaron habilitados desde el jueves y hasta fin de año a elegir entre el régimen público o el privado gracias a esa reforma.

¿Qué debe hacer un gobierno para garantizar una pensión digna? El gobierno debe corregir el estancamiento de la economía mexicana. La seguridad social, debe basarse en la creación de empleos formales y bien pagados, junto con un sistema que promueva la eficiencia de las pensiones.

Se argumenta que el problema de las pensiones es por recursos insuficientes, por razones demográficas, pero realmente es porque no se crean nuevos empleos formales, con ingresos que aporten para constituir los fondos. El problema de la economía es que no genera suficientes empleos y no aumenta los ingresos reales, aunque los anuncios en TV por paleros de Calderón, digan lo contrario. Ahí está el fracaso, en el empleo.

Hay decenas de viejecitos viviendo en nuestras calles; cientos más subsistiendo penosamente en casas semiabandonadas y miles soportando el desempleo, la segregación y la miseria, los gritos y los malos tratos.

La generación que nos precede no recibe socialmente lo que sembró. Trabajó, creó a sus hijos, puso su grano de arena para que Jalisco sea mejor. En cambio, sin recursos ni una estructura social que lo sustente, el adulto mayor recibe con frecuencia la marginación, el abandono físico o emocional, lo que demuestra, que tanto les debemos y poco les pagamos. A eso condena a los pensionados del ISSSTE, el actual gobierno panista de Felipe Calderón.