PLANIFICACIÓN Y DESARROLLO REGIONAL Y LOCAL EN VENEZUELA

PLANIFICACIÓN Y DESARROLLO REGIONAL Y LOCAL EN VENEZUELA

Alexis Guerra

Volver al índice

 

 

 

IV. Las cuentas regionales. Aspectos conceptuales y metodológicos.

La experiencia internacional recomienda la construcción de las Cuentas Regionales orientadas, en primer lugar, al registro de las actividades de producción por ramas de actividad económica y a las cuentas de algunos sectores institucionales. A tal efecto, la EUROSTAT ha desarrollado versiones preliminares de propuestas metodológicas para la elaboración de las Cuentas Regionales referidas al valor añadido bruto y a la formación bruta de capital fijo por rama de actividad, a las Cuentas de los Hogares y a los cuadros del Gobierno General. Estos métodos de contabilidad regional, pueden servir de punto de partida, o de orientación; para los países que decidan elaborar Cuentas Regionales.

Aspectos conceptuales del SCN como los referidos a las unidades institucionales residentes de una región se aplican en el contexto de las Cuentas Regionales, en este sentido se identifican las siguientes unidades: Unidades Regionales cuyo centro de interés se encuentra en una sola región, en donde realiza la mayoría de sus actividades. Es el caso de los Hogares, los gobiernos estatales y municipales, muchas instituciones sin fines de lucro, parte de la seguridad social y algunas sociedades públicas o privadas cuyos establecimientos se hallan localizados en su totalidad en una región en particular. Unidades Multirregionales, cuyo centro de interés se encuentra en más de una región pero que no se refieren al país en su conjunto. En nuestro caso podemos citar a Petróleos de Venezuela o la empresa pública Cadafe. Por último, tenemos las Unidades Nacionales, cuyo centro de interés no puede ser identificado con una región o conjunto de regiones; es el caso las actividades de administración pública y defensa del gobierno central.

Con relación a las dos últimas categorías de unidades institucionales mencionadas, la asignación regional de las transacciones plantea una serie de dificultades, principalmente para elaborar un conjunto integrado de cuentas. Estas dificultades explican en parte por qué ningún país aplica el sistema completo para cada región. No obstante, muchas transacciones que realizan estas unidades pueden localizarse en regiones, como es el caso de la venta de electricidad, la producción de petróleo y de refinados de la industria petrolera y las remuneraciones a los asalariados pagadas por el gobierno central.

La metodología de cuentas regionales describe a las unidades institucionales residentes, como “unidades locales”. En principio, la residencia de la unidad local define el criterio de regionalización de las variables: producción bruta, consumo intermedio, valor agregado bruto, gasto de consumo final y formación bruta de capital fijo.

Las “unidades locales” pueden estar conformadas por una o más Unidades de Actividad Económica local (UAE local). Estas UAE locales son establecimientos pertenecientes a las unidades locales, donde se desarrolla una actividad productiva de manera principal. Esta definición permite que se puedan registrar actividades secundarias en las UAE locales.

Se debe procurar la adopción de una metodología única que permita la comparación regional y temporal de los datos. Por tanto el coordinador de las estadísticas debe identificar, conjuntamente con los otros organismos participantes, los indicadores más adecuados para la construcción de una serie histórica de Indicadores y Cuentas Regionales.

La elaboración de cuentas de producción y de generación del ingreso de las principales actividades económicas de algunas regiones, pareciera en principio una tarea posible, para lo cual habría que orientar algunos esfuerzos relativamente bajos. De esta manera sería posible medir el PIB regional desde la óptica de los productos, mediante la cuantificación del valor de la producción de los principales bienes y servicios producidos en dicho espacio geográfico y del valor de los insumos empleados en esa producción.

También permitiría obtener el correspondiente valor agregado de las actividades y la remuneración de los asalariados. Este mismo esfuerzo permitiría el fortalecimiento de las estadísticas referidas al empleo de la fuerza de trabajo y de la formación bruta de capital fijo.

Recomendaciones internacionales proponen la aplicación de tres diferentes métodos de regionalización. En primer lugar define un Método Ascendente que supone la elaboración de las cuentas a partir de la información de las unidades locales y obtener el resultado regional por agregación. Por otro lado plantea la aplicación de un Método Descendente que supone la elaboración de las cuentas a partir de los agregados nacionales, utilizando algún indicador regional que esté relacionado con la variable a distribuir y que refleje lo mejor posible la participación regional en el agregado nacional. Por último, sugiere la utilización de un Método Mixto, como una combinación de los métodos anteriores.

En este sentido, para la estimación de la producción bruta, la metodología de las cuentas regionales propone la asignación del valor agregado bruto a la región donde reside la unidad de producción; no obstante que las remuneraciones causadas en este proceso, no necesariamente representan los ingresos de los hogares residentes de esa misma región, dado que una unidad local podría emplear trabajadores que son residentes de otras regiones. En este caso, el método de regionalización se debe hacer con arreglo a la unidad local que produce o transfiere el bien o servicio.

La regionalización del Producto Interno Bruto exige en primer lugar considerar los principios generales utilizados para medir los valores agregados en cada una de las actividades económicas seleccionadas, mientras mayor sea el grado de apertura mejor representatividad tendrá la regionalización. Se recomienda adoptar las unidades económicas locales como unidad de observación para las cuentas regionales por ramas de actividad económica; sin embargo, existen dificultades para el desglose de las actividades de las unidades multiregionales.

Los lineamientos internacionales, recomiendan también la utilización de métodos directos antes que los métodos que impliquen estimaciones (indirectos) y los métodos ascendentes son preferibles a los descendentes. Sugieren también la aplicación de enfoques mixtos renta-producción.

Dadas las limitaciones estadísticas y la existencia de cálculos representativos a nivel nacional, los responsables de la elaboración de las cuentas regionales han optado por regionalizar el PIB a partir de los indicadores disponibles; es decir, mediante la aplicación de un método descendente, centralizado e indirecto. Sin embargo, para algunas actividades siempre será posible la aplicación de la recomendación deseada, tal es el caso de aquellas actividades como la representada por los servicios del Gobierno General donde una porción importante del Valor Agregado está representado por las remuneraciones de los asalariados y por tanto puede hacerse la distribución en función al personal ocupado por entidades.

Por otra parte, actividades económicas como el servicio de transporte y el suministro de electricidad y agua, que suelen abarcar más de una región, se recomienda asignar el valor agregado a la región donde es residente la unidad de producción. En estos casos los gastos realizados por las restantes regiones se estarían registrando como una importación de servicios producidos por la región donde reside la unidad productora.