PROGRAMA DE FORMACIÓN DE HABILIDADES PARA LA GESTIÓN DE CONTENIDO EN LOS PROFESORES DE LA UNIVERSIDAD DE CIENFUEGOS

PROGRAMA DE FORMACIÓN DE HABILIDADES PARA LA GESTIÓN DE CONTENIDO EN LOS PROFESORES DE LA UNIVERSIDAD DE CIENFUEGOS

Raquel Zamora Fonseca

Volver al índice

 

 

 

 

CAPÍTULO I MARCO TEÓRICO DE LA GESTIÓN DE CONTENIDO EN LA SOCIEDAD DE LA INFORMACIÓN.

En este capítulo se referencia el estado del arte de la gestión de contenido como pilar importante en la sociedad de la información y las tendencias principales sobre la gestión de la información, la documentación y el conocimiento en las instituciones educativas,haciendo una caracterización de los rasgos esenciales y el estudio de las tendencias internacionales, se analiza y exponen las consideraciones curriculares en la formación de las habilidades en la gestión de contenido y se precisan en el capítulo los fundamentos teóricos para la formación de las habilidades en la gestión de contenido y el programa de formación de habilidades para la gestión de contenido a implementar en la Universidad de Cienfuegos ”Carlos Rafael Rodríguez”.

1.1 Reseña histórica de la gestión de contenido.

Las capacidades tecnológicas actuales y como resultado de su estructura interior, en esa nebulosa a la que puede llamarse "La Red", la información, los contenidos y los conocimientos han alcanzado una tercera dimensión: la ubicuidad: la información, los contenidos y el conocimiento pueden estar accesibles desde todas partes al mismo tiempo.

En ella, se desarrolló, desde muy temprano, uno de los sistemas de gestión de los contenidos más efectivos que han existido. Basado en la confesión, organizó una envidiable "intranet" y "extranet" para conseguir sus objetivos de conducción grupal; tanto durante su período gubernamental como cuando lo perdieron, y se dedicaron entonces, con ello, a gestionar la esperanza.

A sus predicadores no les agradó el surgimiento de la imprenta, aunque Gutemberg tuvo el acierto de imprimir la Biblia antes que cualquier otro libro. Después, la imprenta fue puesta a su mejor servicio

La Iglesia dispone actualmente de uno de los mejores sistemas de seguridad y protección informática que existe; al tema de la seguridad en la red no escapa nadie.

Al igual que aquel hacker de la obra de Humberto Eco "En nombre de la rosa"; saltaba todas las barreras corta fuego y finalmente, el veneno que llevaba en sus hojas el contenido prohibido, le hacía pagar con la vida el éxito de sus violaciones, esta nueva dimensión de la ubicuidad que han adquirido los contenidos en Internet, está urgida de medidas de seguridad que ofrezcan confianza y fiabilidad, como lo consiguió la tecnología del papel para el intercambio, almacenamiento y empleo de la información, a los conocimientos digitales.

Con la necesidad de estar informados, se suele decir: veamos que dice la televisión, la radio o el periódico; de tal suerte que convertimos una tecnología o un producto de la información y la comunicación, en un objeto de nuestra cotidianidad que se lleva encima como un reloj de muñeca para cuando lo necesitamos. Esto también pasa con Internet, y resulta normal oír expresiones similares a las mencionadas con respecto a los medios tradicionales.

Por otra parte, Mr. Bill Gates escribió: "en el fondo la mayoría de los problemas de las empresas son problemas de información, nadie sabe utilizar la información bien. La diferencia entre lo que gastan las empresas en tecnologías de información y lo que consiguen a cambio, proviene de un entendimiento incompleto de sus posibilidades, unido a una falta de visión en cuanto al potencial que ofrece la tecnología para hacer llegar la información oportuna en el momento oportuno a cualquier persona de la empresa", uno se siente tentado a concluir que vender tecnologías de información a "entendederas incompletas" y "débiles visuales", puede convertir a cualquiera en multimillonario, así como que, desde la época de los hombres primitivos, cuando se cazaba al mamut, hasta la fecha, intercambiar y emplear con efectividad contenidos y lograr un trabajo grupal en colaboración positivo y eficiente, puede hacer gastar recursos a unos, llevar a obtenerlos a otros y finalmente percatarse de que no se ha resuelto satisfactoriamente el problema principal. (3)

La gestión de los contenidos debe considerar que:

• Gestionar datos, información, contenidos y conocimiento, en su sentido práctico, es la misma cosa. Se trata, en definitiva, de manejar sus registros físicos; antes bajo el predominio de la tecnología del papel, ahora en las condiciones de la tecnología digital.

• Ya entramos en la previsible avalancha de contenidos disponibles en la red, poco estructurados y organizados, con necesidades acuciantes de un ordenamiento, clasificación y análisis para facilitar su búsqueda, uso y la disminución del consumo de tiempo para encontrar aquello que realmente se necesita.

• En el nuevo ambiente tecnológico, surgen nuevos nombres para viejos problemas relacionados con la gestión de los contenidos, un ejemplo de ellos, es el de los "agregadores" de información. A cada momento, en la red, se diseñan, con mejores prestaciones, servicios que transportan a este nuevo medio y con cualidades nuevas, los modelos de productos y servicios de información que existieron para la tecnología del papel.

• La tecnología del papel obliga a gestionar contenidos, registrados en soportes físicos audiovisuales prácticamente a escala referencial con muy baja integración para el manejo de los contenidos primarios. La era digital aporta la posibilidad, como nunca antes, de gestionar el audio, el vídeo, la fotografía y los textos de manera totalmente integrada.

• Poco a poco, se abren paso los contenidos que se pagan en la red y como antes, en la era del papel, se ha iniciado por los contenidos de más amplio consumo que, por su escala, soportan los más bajos precios.

• En la era del papel, muchos contenidos se sostenían con la publicidad, ahora se sustentan, en primer lugar, con el tráfico y, en segundo lugar, con las transacciones y con bastante poco de publicidad, a pesar de los intentos y de estudios optimistas, a mi juicio más orientados al credo publicitario que a la realidad palpable.

• Desde el punto de vista del mercado, existen dos grandes segmentos claramente distinguibles en el consumo de contenidos digitales: uno, el sector residencial y dos, el sector institucional y empresarial.

• La gestión de contenido no puede obviar las necesidades de protección y seguridad que dichos contenidos requieren en correspondencia con la sensibilidad que implican para sus generadores o propietarios en función de sus intereses vitales.

• Los gestores de contenidos digitales, no importa su profesión de origen, requieren lograr un dominio "suficiente" sobre las tecnologías digitales para la creación, diseño, organización, procesamiento y diseminación de dichos contenidos. Como en la era del papel, un editor, un periodista, un bibliotecario, un documentalista, un analista e infinidad de ocupaciones más, conocían lo suficiente, tanto sobre las tecnologías que se asociaban al empleo del papel y de otros soportes físicos, como para emitir un juicio profesional.