POBREZA, MIGRACIÓN, REMESAS Y DESARROLLO ECONÓMICO

POBREZA, MIGRACIÓN, REMESAS Y DESARROLLO ECONÓMICO

Emeterio Guevara Ramos

Volver al índice

 

 

 

 

N. CAPACITACIÓN

Los fondos pueden tener actividades complementarias de capacitación que van desde el mantenimiento del proyecto hasta la nutrición, la salud básica y la capacitación profesional o productiva en general. La capacitación es el elemento fundamental de los componentes de fomento de la capacidad local de muchas operaciones de los fondos, especialmente en vista de la tendencia hacia una descentralización cada vez mayor de las actividades de éstos. Las organizaciones municipales y de la comunidad tendrán que hacer frente a funciones cada vez mayores en las etapas de diseño, preparación y ejecución de proyectos de los fondos.

O. LOS BENEFICIARIOS

Como ya se ha señalado, todos los fondos han logrado resultados relativamente buenos en la tarea de seleccionar a los pobres como beneficiarios de sus proyectos. La mayoría de ellos utiliza alguna variante de un sistema que mide la falta de servicios sociales y la demanda de los servicios existentes.

La distribución final debe basarse en que se presenten proyectos aceptables, y como las localidades más ricas y mejor preparadas están en una mejor posición para obtenerlos, habrá que proporcionar apoyo suplementario las áreas marginadas, para alcanzar dos objetivos un tanto incompatibles entre sí, el de beneficiar a los más pobres y el de tener un sistema de aprobación de los proyectos basado en la calidad y que obedezca a la demanda.

P. EL GÉNERO

Si bien tanto mujeres como hombres de comunidades de bajos ingresos son beneficiarios directos de proyectos de los fondos, un porcentaje desproporcionadamente elevado de los pobres en el estado son mujeres. Además, se ha demostrado que, cuando las transferencias se hacen a mujeres que encabezan sus hogares, el bienestar general de la familia mejora más que cuando éstas se hacen a hombres cabeza de familia.

Q. FINANCIAMIENTO INTERNO

En la actualidad, la mayoría de los países depende en muy alto grado del financiamiento externo de las operaciones de los fondos, como ocurre en general respecto de toda la inversión social. La continuidad de los fondos como instituciones permanentes dependerá de que se establezca un flujo constante de recursos financieros, de los cuales una proporción mayor deberá proceder de fuentes nacionales y estatales. El financiamiento externo no puede seguir determinando la supervivencia de los fondos de inversión social. A largo plazo, es la ciudadanía la que debe hacerse cargo de una proporción más alta del costo que esto representa.